viernes, 17 de julio de 2015

El General Custer y... "Little Big Horn".



        "EL ÚNICO INDIO BUENO ES EL INDIO MUERTO."
                                                                                  GENERAL SHERIDAN.


            Con esta lamentable frase empezamos el siguiente capítulo de este blog. Porque sabed que hubo un día en el cual el hombre blanco se abrió paso a codazos por el norte de América desplazando en mucho al aborigen en sus diversas vertientes. Apaches, Siuoux, Arapahoes, Pies Negros, Cheyennes y demás tribus fueron completamente masacradas, diezmadas y ultrajadas por el hombre blanco. Haremos un repaso por las diversas vicisitudes que rodearon a estos infelices y de como la forja de un país, EEUU poco a poco tomaba forma ominosamente. El Lejano Oeste, esa tierra tan alegremente representada en películas del Oeste con sus saloons, sus borrachos, pendencieros, juerguistas, pistoleros de mal o buen vivir, sus cabareteras de buen ver o mal ver, sus tramposos tahúres de cartas marcadas, horcas a maravilla Winchesters y Colts sin cuento crecía ajeno a un genocidio de proporciones ciclópeas donde se calcula más de 2.000.000 de aborígenes indios serían desplazados, mancillados y masacrados parejo al sistemático exterminio del tótem de la pradera, el bisonte. Recorreremos esta vez nuestro nuevo episodio de la mano un personaje y de un hecho en forma de batalla. El yo, será el General George Armstrong Custer y lo consumado su canto de cisne, la Batalla de Little Big Horn. A fe, que moriría con las botas puestas......!.

           
     Para empezar, señalaré que el que tenga estima a Custer, este no es su post, desde luego. Así que si es un hincha del generalito en cuestión puede cerrar el blog porque ante todo y sobretodo fue un sinvergüenza como pocos dio el Ejército Norteamericano. Natural de Ohio fue nacido el 5 de Diciembre de 1839 y su origen era alemán. Señalar que "Custer" viene del apellido "Küster" de la zona de Renania, Europa Central. Custer enseguida sintió afición por la carrera de las armas e ingresa en West Point en el año 1857 para graduarse el último de su promoción y si mal no recuerdo en el 34º puesto, año 1861. Pero Custer salió en la foto. Una cruel Guerra de Secesión o "Civil War" como dicen los norteamericanos sería su trampolín para saltar a la fama y lograr no pocos réditos militares. Sobre Custer, diré que era extraordinariamente valiente, rápido, impaciente y esto es mal asunto para un militar, ya que de ahí a la subestimación del enemigo hay si no un paso dos zancadas. En cuanto a la Guerra Civil norteamericana y a título anecdótico diré que murieron 10.000.000 de personas. Y a título comparativo aportaré que en todas las guerras que libró EEUU en el siglo XX esta cifra nunca se superó aunque parezca increíble.

           
     En cuanto a Custer, diré que la bandera sudista fue entregada por el General Lee a nuestro malandrín particular al final de la Guerra de Secesión y es que Custer estaba ya desde hacía bastante tiempo tutelado por el autor que afirma la frase de encabezamiento de este post. El General Sheridan, un genocida.

              Custer, todo un Brigadier a los 23 años fue reducido su rango al de Capitán ya que el Estado Mayor consideraba no justificado su mérito para ostentar tamaña índole. A posteriori, fue sometido a un consejo de guerra por actos de negligencia militar y apartado de servicio y sueldo durante un año. Declaraciones nefastas hacia los indios norteamericanos en las que involucraba pacatamente al mandamás estadounidense propició que el Presidente Ulisses S. Grant y si mal no recuerdo dieciochoavo gobernador americano hicieron lo apartara definitivamente del ejército para volverlo a rehabilitar debido a presiones populares, puesto que Custer había descubierto oro en Black Hills en una expedición con 1.200 hombres.

        No me dolerán prendas si afirmo y en mi opinión, que Custer buscaba denodadamente la presidencia de los EEUU adquiriendo galones militares para ello. Y es que Jackson, Harrison y Ulisses S. Grant así lo habían conseguido.

     
    Como antes ya he referido, EEUU fue un país que se abría paso a codazos mediante colonos y el ferrocarril. Y Custer era extraordinariamente proclive a introducir a los indios nativos en reservas para así no obstaculizar al hombre blanco.

        Nos situamos pues en el año 1868, más en concreto en el mes de Noviembre cuando Custer en expedición punitiva arrasa un poblado Arapahoe sito en el rio Wichita exterminando así a hombres, mujeres y niños en cantidad cercana a 200 y donde solo había 11 guerreros provistos de arcos y flechas. El mismo jefe Arapahoe "Marmita Negra" sucumbió al ataque en una razzia de magnitudes bíblicas. Custer además de general no poco chulo, macarra, y torpe era el culmen del racismo y un extraordinario asesino.

   

  Ulysses S. Grant, no muy partidario de las "heróicas" acciones de Custer empieza a desconfiar de él  y los indios ante el inminente brazo armado norteamericano dan pábulo al negocio con el gran jefe blanco. Montañas Negras, territorio a la sazón Sioux en Dakota es comerciado por los indios y valorado en 600 millones de dólares de los cuales solo reciben 6 y para colmo de males se les recluye en reservas donde no tenían ni oficio ni beneficio.

     
  Apoyado por Sheridan y Terry, Grant accede y le otorga la tropa de vanguardia del Séptimo de Caballería a Custer y éste fue el principio del fin del General Custer en la Batalla de Little Big Horn. Ash Creek, Montana.

        Señalar que el Séptimo de Caballería constaba como regimiento de 12 escuadrones de 50 personas cada uno. Más los exploradores o pisteros indios por lo que era una guarnición de más o menos unos 600 hombres. Custer, seguro de sí mismo sabe muy, muy bien lo que se hace. Anejo a la unidad se le ofrecieron tropas auxilares las cuales él rehusó para tal acción como bien he dicho en subestima para el enemigo y en no poca bravuconería para así obtener mejores resultados ante sus adláteres. Hay que decir que su reputación en lo académico y militar era del todo nefasta. Prisa, mucha prisa tenía Custer y las tropas de auxilio no iban sino a entorpecer su acción bélica y meritoria.

        Nos encontramos en una media hora cualquiera del 24 de Junio de 1876 y Custer se dirige hacia un campamento de fugitivos indios de sus reservas que constaba de diversos pueblos aborígenes tales que Sioux, Pies Negros, Arapahoes..... Según cuentan los exégetas mal aconsejado por un pistero americano sobre la cantidad de enemigos, según otros biógrafos por un nefasto explorador indio, Custer recibe una muy mala información de la cantidad de guerreros y pertrechos nativos. Custer divide a su séptimo en dos batallones y a la vez uno de los dos en otras dos unidades para así hacer una formación en tenaza con el General Marcus Reno por una parte y el Capitán Frederick Benteen por otra.

       A estas alturas nuestro aciago protagonista, se las prometía muy, muy felices pero..... no sabía que ellos eran 600 y que aquel miserable poblado contenía más de 4000 guerreros indios con un 20 por ciento dotados de Winchester 44 de repetición con 13 cartuchos por cargador. Reno ataca en formación y es repelido a la primera de cambio con una retirada a la desbandada persiguiéndole nada más y nada menos que más de 1500 indios uniéndose en última instancia a Benteen organizando una escaramuza de la cual los americanos se llevarían la peor parte. Custer, procede a atacar un poblado con 1500 guerreros menos pero que aún contaba con 2500 en una negligencia y disparate militar como nunca dio el ejército de EEUU haciendo gala de un ridículo sublime y una más que torpe acción militar. Y es que Custer, creyendo el poblado estaba completamente vacío de guerreros indios pensó lucrarse con los inocentes que aún quedaban ahí, pero le salían indios hasta debajo de los tipis.

     
  Custer ordenó la retirada a una colina de unos 70 metros de altura perseguido por otros 1500 indios. Una vez tomada la colina, la llamada "Colina de Custer" aparecieron por el otro lado los otros 1500 guerreros nativos que habían perseguido a Reno ya que éste había puesto pies en polvorosa creciendo el armamento indio robado a Reno por si fuera poco.

       Y...... así fue como acabó la bandera........:


       Subastada en 2010 por 1,6 millones de euros.... evidentemente por Sotheby´s.

       Custer de esta guisa:

            Como bien he dicho antes.......... duraron media hora. Decir también que los americanos iban de pichones por la vida. Carabinas Springfield de un solo cartucho. La llevaban de Anís de lo Mono... Y Custer con pistola y los pelos largos al aire. "Cabellos Rubios" lo llamaban, si bien tal apelativo no está nada claro.
         
            El batallón de Custer fue completamente diezmado. Se dieron todo tipo de salidas más o menos honrosas. Una de ellas evidentemente, el suicidio y cuentan como no pocos al no reunir el valor necesario para hacerlo se hacían matar por sus propios compañeros. En cuanto a Custer, unos dicen se suicidó otros murió con las botas puestas. En ambos casos, nadie le quitó las botas, ni las pistolas, ni el pañuelo, ni nada de su impedimenta ya que junto con el cadáver de un valiente fue el único no fue mancillado ni saqueado. Su nombre, Miles Walter Keogh irlandés y católico a la sazón había combatido como un auténtico héroe habiéndolo hecho antes bajo tutela papal en Europa en la embajada del Papa Pío IX.

               

          A Custer solo le cortaron la falange del dedo izquierdo y maldita cabellera se la podrían haber cortado también mas luego echada a los cerdos. Pero sí unas mujeres indias con unas flechas le abrieron los tímpanos para que escuchase desde el más allá aquellos camelos de sucesivas expediciones no punitivas en favor de la no agresión para con la población indígena.

       
   En cuanto a los supervivientes Benteen y Reno junto con unos pocos más lograron arribar escapada y contar lo acaecido en Little Big Horn. A resultas de ello el alto Estado Mayor decidió que a las malas había Custer perecido como pésimo militar y posible futurible y merecido en su carrera. A las buenas, de esa no hubiese escapado de otro consejo de guerra por negligencia militar, una vez más. Benteen y Reno siempre desconfiaron de Custer, no así Sheridan que fue un genocida al igual que el personaje que nos ocupa. Sheridan se había quedado sin su SS particular, George Armstrong Custer.

          Respeto a la familia Custer, mal, muy, muy mal. En Little Big Horn murieron 5 familiares de Custer. Sus hermanos Boston y Tom junto con un sobrino y un cuñado ocuparon la macabra terna familiar. 5 mochuelos de un solo disparo.

       No obstante, el general Arthur Saint Clair sería también pasto de los indios norteamericanos. Los Indios Miami y Suami le dieron bien pal pelo en una expedición punitiva de una masacre de 2000 americanos contra 632 indios en una de los mayores desastres que más recuerda el ejército norteamericano en un fuerte denominado Recovery en Ohio.


          Según cuentan, una de las bazas que utilizó el cleptómano, morfinómano, nazi del Tercer Reich y Mariscal del Aire, Hermann Göering cuando se vio acorralado en los Juicios de Nuremberg fue decirle esto al juez Jackson:

        "Y...... ustedes no hicieron lo mismo con los indios norteamericanos......?????".

     
  Se calcula que de una población de entre 8,5 y 10 millones de aborígenes a principios del XVII una vez encontrados con la población blanca se redujeron a 850.00-1.000.000 hasta donde arranca nuestra historia. Enfermedades, alcoholismo ligado al desarraigo y la apisonadora blanca hicieron muy, muy bien su trabajo. Los llamados "vaqueros" lo tuvieron extraordinariamente fácil en parte: Disparar al bisonte. Sin bisonte el Indio era imposible subsistiera. Su carne lo alimentaba, su piel lo abrigaba y sus tendones eran muy preciados para la elaboración de arcos. Se calcula que entre 1870-1875 se exterminaron más de 2.500.000 bestias, muchas de ellas para solo servir un plato muy codiciado de lengua de bisonte cocinada a la "gourmendise" en Dodge City para así tener bien contento al opulento vaquero y de paso bien jodido al indio.

     
   Un cazador, Doc Angl se cepilló 85 bisontes en media hora, McCarney, 91 y Harry Andrews de 115 disparos 85 derribos pero sin cambiar de posición. Era más que normal que un cazador de bisontes abatiera en torno a más de 5000 piezas en toda su vida laboral. Daba igual..... al fin y a la postre había que joder al Indio. De los 75 millones de bisontes genuinos norteamericanos a día de hoy hay 350.000. No está mal.... Es curioso saber que el bisonte acabó en reservas, como los indios...... Si bien los Hard Rock Café han ido a parar a los indios Semaloas, nota harto curiosa.

       
    A día de hoy la población indígena norteamericana.... mal, muy mal. Barack Obama ayer afirmó que uno de cada 10 padres negros están en la cárcel, imaginaos sobre la población nativa. Todo un desastre, y se estima que el índice de alcoholismo supera en 4 al ordinario en todo el territorio norteamericano. El 12 % mueren de esta guisa. No digo más. Todo un guerrero Apache, Gerónimo ("el que bosteza") fue encontrado muerto un 17 de Febrero de 1909 borracho como una cuba en un lago. Recluido en una reserva se dedicaba a vender los botones de su guerrera a los turistas que una vez vendidos volvía a coser unos nuevos para luego gastárselo en alcohol.


     A día de hoy el Séptimo de Caballería ya no va a caballo. Va en helicóptero. Y es que sí es cierto que es una gloriosa división pero no pocas veces ha hecho el ridículo. Custer uno, Vietnam ya............... superlativamente. Y es que el patriotismo hay que soltarlo en pequeñas dosis y nunca de golpe sopena el país se llene de falsos patriotas y no pocos cobardes a la vez que incautos.

      Y.... ahora vedlo y leedlo.

       En cuanto al vedlo. Completamente lamentable. "Murieron Con las Botas Puestas" de Raoul Walsh, año 1941. Como Errol Flynn un héroe americano y alcohólico redomado da vida a Custer y como Caballo Loco un extraordinario actor de orígen mejicano llamado Anthony Quinn (el malo) se parten el cobre en "Little Big Horn".
        Pobrecicos americanos!!!!!!!. Y cuán pérfidos los indios. Aún sale un abuelo asaetado por algún malvado piel roja diciendo ARGHHHHHHH!!!!!!, MALANDRINES, A UN POBRE ANCIANO, SIGUE TÚ!!!!!!. Ja, ja, ja!!!!!. Custer, herido en su orgullo sigue tirando al indio. Pero....... no desde una colina a los tipis como hacía antaño.
         El gran jefe Caballo Loco el malo, mata a Custer de un balazo para mayor gloria de América. Estoy completamente convencido que el muy inútil de Custer se pegó un tiro o le metió un flechazo entre pecho y espalda un piel roja cualquiera. Ridícula a todas luces, convenían películas del tipo. La Segunda Guerra Mundial se acercaba inexorablemente a EEUU. Y...... sus presidentes lo sabían...................................... No comment, con ver el video de la carga sobran comentarios. Yo es que de pequeño siempre iba con los indios. Vedlo, vedlo......:

https://www.youtube.com/watch?v=sXeAspbDCWc