sábado, 22 de noviembre de 2014

Robespierre y Pablo Iglesias.






        Hoy vamos a diseccionar un personaje digno y comparativo de los tiempos que corren. En mi opinión excesivamente maltratado por la Historia. Evidentemente no tengo ningún ánimo de rehabilitarlo pero sí es cierto que se le ha comparado con los más malos de la Historia, en esencia y si observamos su trayectoria no fue para tanto. Es uno de esos personajes que la evolución social de Europa, cuando menos no ha querido para nada recordarlo pero fue un claro ejemplo de los tiempos que corren y que por aquel entonces corrieron. Acompañadme a un nuevo viaje en el tiempo. Nos vamos a la sociedad que lo cambió todo, nos vamos a la Revolución Francesa y a su líder más carismático, Maximiliano Robespierre. También compararemos a Robespierre con el también más carismático del parnaso político español, Pablo Iglesias. Y como no... a los Jacobinos con Podemos. Acompañadme pues, una vez más en la máquina del tiempo. Sabed que esto es un blogg de Historia pura y dura pero sí admite comparación y reflexión por mi parte. Robespierre será el protagonista y Pablo Iglesias su imitador.

        Corría el año 1732 cuando en Arras vendría al mundo un niño llamado Maximiliano en el seno de una familia de rancia tradición jurista. Abandonado por su padre, Robespierre recaló en el domicilio entonces de sus abuelos donde a decir verdad tampoco fue bien tratado. Su inclinación, devoción e inteligencia le llevan a solicitar una beca en la orden de los jesuitas. Señalar que las órdenes católicas reservaban filantropicamente plazas para los desamparados aquellos los cuales no podían costearse unos estudios y el joven Maximiliano fue uno de ellos. Imaginad a un Robespierre codeándose con hijos de aristócratas, nobles e incluso obispos, ya que la simonía en no poco se daba en la iglesia católica francesa. Ignorado, maltratado y vilipendiado por menesteroso Maximiliano tomaría muy buena nota de ello, empero sería el primero de su promoción acabando sus estudios como número 1. Tal fue su exitosa trayectoria que en lo anecdótico resaltaré que un joven Luis XVI, una especie de Mariano Rajoy Brei a la francesa usanza fue recibido en loor de multitudes en tan prestigioso centro. Así las cosas, Robespierre sería primero el encargado de redactar y leer el discurso de bienvenida al monarca y segundo, años más tarde de cortarle la cabeza en la guillotina. Y es que queridos amigos la Historia es así de caprichosa y cuando dos enemigos íntimos se ven dos veces el desenlace final de natural es trájico. A Rajoy pronto le cortará la cabeza su propio partido, su propia casta corrupta.

        Poco a poco Robespierre entra en círculos de los intelectuales de la época, Voltaire y Montesquieu fueron dos de ellos. Una vez acabada la carrera, Robespierre regresa a Arras en compañia de su hermana y es allí donde decide ejercer el Derecho carrera la cual sin duda lo llevarán a la ruina más miserable. Y es que Robespierre llevaba mal, muy mal el tener que defender públicamente a un desaprensivo ante un juez, ya que era virtuoso de nacimiento. Su carrera se vio también en no poco mermada por interminables tertulias con los intelectuales de la región. Prestaba más atención a la política que a la cuchara y esto será decisivo a la hora de establecerse en París. En 1789 se convocan los Estados Generales y Maximiliano es dignamente votado por los plebeyos de su región y la burguesía.

        Y es que en Francia había Tres Estados, a saber: La Aristocracia, el Clero y la Plebe junto con la Burguesía (el Tercer Estado). Demográficamente hablando, Francia era el país más poblado de Europa. En el S.XVII poseía más de 20 millones de habitantes y en el XVIII aumentó la cifra a 6 millones más. Así las cosas los dos primeros Estados englobaban a 800.000 habitantes y el Tercer Estado a 25.000.000 de personas las cuales y en esencia debido a una pésima gestión social, clerical, nobiliaria y real no podían alimentarse ni de pan. Señalar que la situación tanto política como social en Francia era lamentable, caótica. Por si no fuera poco, estaba el país enfrascado en una guerra contra 15 países y mantenía las fronteras debido al exceso de población francesa la cual proporcionaba una interminable infantería para la época.

      Que nadie se engañe. Hoy en día el que tiene trabajo, es un burgués y el que carece de el un plebeyo. Con estos mimbres he de resaltar que tanto los ricos en España como los pobres y el clero no pagan ni un impuesto. Véase los pobres de solemnidad porque no tienen un centavo, véase los ricos de solemnidad porque tienen una Sicav junto con el clero (Bardem y Almodóvar son buenos ejemplos). Así las cosas solo pagan impuestos resaltables los que día a día trabajan por paupérrimo sueldo. No obstante, decir que incluso Montoro a los parados los pone bien en su sitio pese a su condición, ya que también el parado o plebeyo como sería en el caso de la Revolución también paga sus impuestos. Todo un despropósito. Podemos, promete arreglar este galimatías.



       Pero volviendo a Robespierre, establecido en París en una sucia y maloliente habitación compartida entra en contacto con un personaje básico en su trayectoria política, Mirabeau a la sazón Presidente de la Asamblea General. Mirabeau, hombre pendenciero, juerguista, bebedor y libertino sin duda alguna catapultará a Robespierre a la política otorgándole la vitola de dar más de 180 discursos en favor del Tercer Estado, véase el de los más pobres y el de los burgueses. Resaltaré que Hitler fue un magnífico orador pero Robespierre aún lo fue más, lo que pasa es que no hay documentos gráficos al respecto. Una oratoria, fría, envenenada con giros inesperados sus cotertulios nunca supieron si era peor cuando estaba hablando o cuando en mitad de un discurso intercalaba un largo silencio (hasta ahí, Pablo Iglesias no llega, ni siquiera Felipe González). Los silencios de Robespierre convencían. Así las cosas, se puso de manifiesto el triunvirato. Marat, Danton y Robespierre integrarían la facción Jacobina e instaurarian por añadidura el "Terror" en Francia, la Revolución Francesa estaba en marcha. Tres líderes tiene Podemos que relumbran más que el sol, Pablo Iglesias, Teresa Rodríguez y Carlos Jiménez Villarejo que pese a que este último porta corbata pertenece a la nomenklatura. No obstante, dudo bastante pasen a la Historia tanto como los anteriores. Éstos últimos son políticos, los otros monstruos de la Historia que soñaron, cavilaron y en no poco triunfaron. Triunfará Podemos como lo hicieron ellos?. Imposible llegar a tal cota. Todos somos hijos de nuestro tiempo y como tales nos debemos a ello.

   


        Ante la pecaminosa situación el rey huye de París. Su verdadera vocación era la de crear un ejército de salvación con las diferentes potencias europeas y retomar la actividad real en Francia como si nada hubiese pasado. Interceptado su carruaje pasaría a ser un traidor y esto le costaría a la larga la cabeza por un solo voto -360 contra 361- en la llamada Convención Nacional. La plaza de la Concordia sería el escenario de la ejecución. Luis XVI había cambiado su número por el de "ciudadano Luis Capeto" Su esposa, la austríaca Maria Antonieta también sería ejecutada. En cuanto al delfín de Francia omito detalles por lo ominoso de su muerte. Señalar que María Antonieta, no tuvo culpa de nada pero sí es cierto que su gasto era completamente exacerbado. En lo anecdótico reseñaré una circunstancia la cual no se sabe si fue cierta pero resumo en breve interlocución:

          -Que ocurre, porque la gente está tan revuelta?.

          -Alteza, el pueblo está hambriento, ya no puede alimentarse ni de pan.

           -Pues tiene fácil solución, que se alimenten de pasteles...

         Algo perecido a politicastros nepotistas tales que Ana Botella a la cual promete desplazar Podemos no sin razón.



        Ejecuciones sumarísimas, desmanes y asesinatos sin cuento propiciarían la huída de los jacobinos de París pero Robespierre se quedó y es acogido por una familia de carpinteros. Esto a Maximiliano Robespierre le propició una fama y prestigio sin límites. Apoyado por el brazo armado de los Sans Culottes y la Comuna de París se erige como lider indiscutible de los jacobinos y crea el Comité de Salud pública. Señalar que el movimiento 15M es el de Podemos y en no poco salvando la agresividad de los Sans Culottes son el brazo indignado del partido de Pablo Iglesias y esta vez con razón.

        Y.... queridos amigos, es aquí donde a Robespierre se le empieza a ir definitivamente la pelota. Perfectamente vestido, impoluto siempre, con su verborrea empieza a filosofar y a utopizar. Es aquí donde en no poco Robespierre se asimimila al indiscutible líder de Podemos, Pablo Iglesias, con sus tinos, desatinos, fortunas y adversidades. Robespierre, inicia paradójicamente el estado de la virtud. Basa toda su filosofía en la llamada virtud la cual solo es accsesible derrotando a las castas.Véase al caso, Nobleza y Clero. Robespierre en un principio fue lejano a la pena de muerte pero llegado a este punto sostiene que la virtud solo es en los tiempos que corren materializable mediante el Terror. Una vez eliminados los traidores incluso dentro de su propio jacobinato el poder habrá que devolvérselo al pueblo. Se calcula que desfilaron por la guillotina unos 10.000 parisinos y otros 40.000 más en el resto del país. Y es que hasta su otrora mentor Mirabeau había tenido favores con el rey. Podemos también enarbola contra las castas. Pero las cifras bailan y en la Vendée se pusieron las botas de asesinar a clérigos. Cualquier cifra en la Revolución Francesa es despreciable. Murieron cientos de miles de personas de toda condición.

       

       En esencia, se quedó solo. Y es que en la política francesa de la época raro era personaje que no despuntara sin la aquiescencia del Clero o de la Nobleza. Francia se convirtió en una montaña rusa la cual subía y bajaba y en esos ires y venires rodaban no pocas cabezas. El único que jamás tuvo ninguna relación nepotista fue Robespierre, de ahí su apodo, "El Incorruptible" (un estilo a Pablo Iglesias) Robespierre también llevaba coleta.  Libre del pecado socialy nepotista Robespierre fue modelando la Revolución desplazando al Clero y la Nobleza. Suprimió en no poco los privilegios eclesiales, cambió hasta los meses del año y Notre Damme lo declaró como templo de la virtud y de la razón y él su sumo pontífice. Señalar que a Jean Paul Marat lo hizo santo de su nueva religión. La situación se tradujo en dislate tras dislate. En el ajedrez estaba completamente prohibido la figura de la reina y del rey los cuales serían sustituidos por la bandera y el "oficial general" respectivamente. Por añadidura señalar que se impuso el tuteo y la fea costumbre para mí de adjudicar a tierno infante el nombre en función del santo del día fue sutituida por nomenklaturas de dioses griegos o romanos. Así las cosas, volvemos a la facilona pero si captativa forma de expresión de Podemos, el tuteo, el camaradeo e intercalación de alguna expresión mal sonante no digna de la gola y flema del político al uso alejado del pueblo. El cual considerándose culto no es sino un papanatas favorecido por su casta con no pocos títulos en su haber. Y es que la clase obrera en España blasfema a todas horas. Registradores, jueces, notarios y algún electricista reconvertido a gris político tal que Corcuera en el PSOE. Un obrero, Ministro del Interior siempre es prestigioso para el rancio populismo barato de la izquierda española. No así Pablo Iglesias ni Robespierre, ambos gente cultivada.

        En cuanto a Marat fue asesinado en la bañera. Decir que jamás vi un cuadro más bonito que "El asesinato de Marat" de Louis David. Charlotte Corday la cual con la excusa de entregarle una lista con nombres contrarios a la Revolución no tuvo ningún empacho en asesinarlo con un cuchillo de carnicero. Evidentemente fue guillotinada. Marat, y en mi opinión tiene cierta comparación y salvando obstáculos con Pablo Echenique científico a la sazón y con distrofia muscular. Ambos aquejados por lo ominoso de la vida son y fueron el adalid necesario de captación para los más desvalidos, cosa la cual no me parece nada mal. Más vale un minusválido inteligente que un guapo ladrón como Mario Conde, si bien este además de guapo es inteligente a maravilla. Aunque para guapo Pedro Sánchez, el nuevo fichaje del PSOE que en mi humilde opinión delante del espejo tiene a Adolfo Suárez como personaje a imitar.
Marat, médico de profesión tomaba numerosos baños para paliar sus enfermedades epiteliales debido a que había estado escondido durante años en las alcantarillas de París. Su asesina, una anarquista lamada Charlotte Corday la cual con la excusa de darle una lista con los siguientes guillotinados le asestó una puñalada en el corazón al jacobino. En estos momentos me dan a lamer una gota de sangre de Marat y me sabría a gloria. La Revolución, es la Revolución y Marat su santo. Viva la Revolución Francesa!!!.

         Una vez asesinado Marat, Montmartre o monte de los mártires pasaría a denominarse el Monte de Marat.

        Respecto a nuestro personaje, Robespierre se encontró sin apenas nada que hacer. Lo había limpiado todo. Por añadidura, los réditos militares eran positivos, pero Ayy... amigos, en la sombra conspiraba otro jacobino, Joseph Fouché. Fouché fue el rey de la mascarada, no hubo, hay ni habrá hombre capaz de cambiar de chaqueta tan hábilmente como Fouché. Fouché, un misántropo de tomo y lomo conspiró contra Robespierre y lo llevó a la guillotina. Y es que Robespierre muy pasado de rosca tuvo a gala en su incorruptibilidad la amenaza de leer ante el Comité de Salud Pública los últimos traidores a la Revolución, esta vez de su propio partido, el Jacobino. Sencillamente el jacobinato se había erigido como casta y él era su sumo pontífice. Había pues que eliminarlo. Demasiado poder para una sola persona que amenazaba con no poco en desventrar su propia creación, su propia casta.

         Robespierre, acorralado por su propia casta fue interceptado y detenido justo antes de firmar un documento el cual daba rienda suelta al pueblo a la insurrección popular. Y... es que a río revuelto Robespierre pensábase salvado. Un policía con el feo nombre de Merda interceptó a Robespierre justo cuando éste escribía "Ro.........." como colofón y rúbrica de un llamamiento al populacho, documento que todavía se conserva (quien lo pillara). Merda le pegó un tiro en la cara pero su pasaje a la guillotina estaba ya sellado de antemano. Conducido entre estertores de dolor llegó el 10 de Thermidor fecha la cual fue guillotinado. Pasó del dolor al descanso eterno.

            Y.... queridos amigos, seguidores de este blogg esta es la breve, brevísima historia de Maximiliano Robespierre, el Incorruptible. Acabará Pablo Iglesias igual?????. A saber.

           Tras Robespierre vino la oligarquía de nuevo, el Directorio y el gran militar, gran político, gran estadista, gran comandante, Napoleón Bonaparte. En mi opinión una de las mentes más preclaras que dio la Humanidad. -El que no sea adicto a este blogg que se de por enterado, soy de natural bonapartista-. Hipotéticamente hablando y en caso de futurible si ganara Podemos las elecciones vendría otro Napoleón?. Lo dudo bastante él solo fue uno y todo en uno, pero los hombres de negro seguro. Así las cosas con el país intervenido gracias al nuevo Robespierre, adiós a los mangantes de cuello blanco, adiós a las CCAA, optimización del funcionariado, fuera al nepotismo, adiós a las empresas públicas y sí a Europa. Tecnocracia. Nunca hemos sido más europeos que ahora, sencillamente nos une con los alemanes, ingleses, franceses y fineses una fiducia de un billón de euros. Imposible separarse de Europa, sopena ésta vuelva a la Revolución Francesa y a Robespierre de la mano de Pablo Iglesias o..... Amanecer Dorado en Grecia.

          Con estos mimbres resaltar que Podemos al fin y a la postre se verá a la larga fagocitado por su misma casta, la de siempre al igual que Robespierre. Aquella que jugó a los triles después de la muerte del General Franco y que parió una Constitución para alimentar a los que estuvieron y siguen estando. Choca mucho y me enfada en gran medida que a Pablo Iglesias se le pongan palos en las ruedas, que lo critiquen a maravilla y que lo denosten como político. Así lo único que se consigue es darle alas. Decir que es valiente, se la trae al pairo y expone sin ambages su indiosincrasia. Y es que España es así..... No sabe para nada acatar y aceptar con deportividad las reglas del juego. Un juego parido en una Constitución la cual ha de respetar a los partidos políticos. Pablo Iglesias y sus correligionarios son unos más, así como el NSADP lo fue con Adolfo Hitler que sí ganó unas elecciones y por cierto, con menos porcentaje de paro que arrastra España.

          En mi opinión, Pablo Iglesias es la virtud personificada al igual que Robespierre. Sin ánimo de ser exhaustivo, diré que no se va a presentar Podemos a las autonómicas ya que su estrategia es a nivel nacional y no regional. Sencillamente ocultan con esta actitud lo que pueden llegar a ser capaces. Me parece un acto de cobardía sin límites pero sí es cierto que el Nacionalsocialismo fue un socialismo a nivel nacional solo que de natural necesitaba de un Espacio Vital y el Comunismo un socialismo a nivel internacional como se ha demostrado en Cuba o Corea del Norte. Hitler estaba obsesionado por la pureza racial, Stalin por la lucha de clases. Seamos francos, la estrategia de Podemos es por completo darle la vuelta al sistema y para ello no se empieza  por las CCAA sino por España entera al igual que lo hizo el General Franco en su cruzada.


      Y.... ahora escuchadlo, así está España, quesquesé sé merdé:

https://www.youtube.com/watch?v=NYDomSSPhXw


       Como referencia lectora, "Que es el Tercer Estado?" de Sieyes.