viernes, 19 de diciembre de 2014

La tregua de Navidad en el frente de Ypres.




         Hoy os voy a contar una historia que merece ser contada. Una historia que a la sazón el próximo día 24 de Diciembre cumplirá 101 años. Uno de esos espisodios clave del devenir histórico del hombre y que siempre se ha pasado por alto. Y es que para nada ha merecido nunca la atención por su trascendencia pero fue allí y en esas fechas un 24 de Diciembre de 1914 cuando se dio cita tan paradójico pasaje. El ser humano es un animal racional que piensa a diferencia de los animales en pasado y futuro y como buen bípedo también en presente. Así como los animales solo viven el presente el ser humano tiene consciencia de que nació de alguna forma y desde luego morirá de otra. Siempre está pensando en lo que pasará y transita su escaso tiempo cavilando filosóficamente sobre ese constante devenir y esa espada de Damocles. Creedme si os digo que tan solo esa ventaja sobre los animales es lo que nos otorga ser dueños y señores de la Tierra. Nuestro cerebro tiene tal capacidad de captación que sobrepasa el instinto y lo racionaliza todo. Hasta lo irracional, que es el futuro actuando por consiguiente bajo premisas pasadas y futuribles. De ahí, lo más nefasto, el ansia de poder y por lo tanto la guerra, la superchería, la religión, el dinero, el poder, la fama son constantes anhelos y respuestas de las cuales el ser humano se sirve para subsistir haciendo de ellas una serie de castas las cuales las más de las veces son fagocitadas tanto ética como moralmente por ellas mismas. Es el ejemplo del típico cazador cazado o.... si lo quereis ver más fácil aquella frase de Paco Costas el cual decía en su programa sobre educación vial: "El hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra...".

           Pero hubo un día que el hombre en su inmundicia vivió tan solo el presente. El presente en mitad de una trinchera llena de piojos, ratas, cadáveres, barro, suciedad, enfermedad, frío, hambre, sueño, cansancio...... en esencia, toda su evolución hasta entonces se volvió contra él mismo en el frente de Ypres, Bélgica. Vamos pues, con esa historia. Os aseguro no os defraudará:

        Corría el año 1914 y más en concreto un 24 de Diciembre cuando unos atribulados soldados alemanes e ingleses se disponían a pasar unas navidades en el frente. Congojas por doquier la situación no era baladí ya que tampoco tenían mucho que hacer sino espantar ratas, limpiar letrinas, y disponerse a pasar una nueva monótona jornada a la espera de acontecimientos sobre enemigos acérrimos. La soldadesca, aburrida y creedme que el aburrimiento era una constante en las trincheras decidió decorar la posición con árboles de Navidad. Regalos por doquier venían de la retaguardia, tanto del estado mayor como de las familias de aquellos infelices en forma de licores, chocolates, fotografías...... toda aquella vianda era buena para acompañar tan mal trago. Al fin y a la postre, la jornada del 24 iba a ser tan magra en acontecimientos como la del 23 o la del 25. Sin novedad en el frente.

          Con estos mimbres, los alemanes aburridos y hartos empiezan a entonar "Stille Nacht" o.... "Noche de Paz". Hay que señalar que en no poco desde el seno eclesial católico y con Benedicto XV a la cabeza ya había empezado un llamamiento a la paz en aquellos días. Y es que queridos amigos proseguir con la carnicería en Navidad era un auténtico dislate. Por aquellos entonces una Europa muy vacía de hombres y muy llena de mujeres había comenzado ya a pergeñar un movimiento pacifista por parte de las féminas las cuales hartas de ver a sus maridos, novios, tíos, padres y hermanos de tan calamitosa traza no tuvieron ningún empacho en manifestarse en contra de tan brutal guerra.

          Retomando el hilo argumental, y como bien he dicho antes el "Noche de Paz" fue correspondido por los ingleses los cuales siguieron cantinela en boca al unísono con los teutones. Y.... claro, un villancico seguido de una bandera blanca de un bando para emular con otra bandera lechosa del otro fue dando poco a poco sus frutos. De repente un alemán se erigió por encima de la trinchera sin ser atravesado por un tiro de francotirador en la cabeza, mas un soldado de su graciosa majestad esta vez escocés hizo lo mismo. Sería Dios el que evitaba los disparos?. De continuo un soldado más, otro y otro y todos en frente, en el frente, de pie y completamente desarmados. 50 metros separaban ambos ejércitos lo que ha venido siempre a denominarse como la "tierra de nadie". 50 metros de dudas, sentimientos encontrados, odio contenido, riesgo y muchas, muchas contradicciones.

         Corto caminar de la soldada hacia el enemigo para al fin y a la postre estrecharse unos las manos con los otros e insisto en un desconocimiento total de lo que podía llegar a deparar tal negocio. Al fin y al cabo, sin duda alguna más valientes que en el campo de batalla. En esta vida para matar hace falta tener arrestos pero para mirar cara a cara a tu enemigo íntimo muchos más.

         Vestidos de campaña. Verde caqui lento y temeroso caminar en nota concordante con un conflicto el cual ellos no habían decidido llevar a cabo, la suspicacia era la máxima de la reunión. Para definitivamente, ora a diestra, ora a siniestra, miradas a los caídos en tierra de nadie estrechándose unísonamente la mano en el mayor triunfo que dio la Primera Guerra Mundial. Porque si algo hay completamente cierto es que lo único que se ganó en esa guerra fue la antesala de la Segunda por méritos propios. Todavía más surrealista.

        Unos a trinchera alemana, otros convidados a trinchera inglesa intercambiaron regalos, presentes y enseñaron algo tecnológico para la época, fotografías de sus seres queridos. Y es que queridos lectores los tiempos por aquel entonces avanzaban que era una barbaridad. Sobre todo en cuanto a muerte y destrucción se refiere... Como se entendían?. Ni lo se, ni me importa. Y a ellos sospecho tampoco. Los gestos, ademanes, muecas, sonrisas y lágrimas y rictus se entremezclaban con los chapurreos. Religiones comunes, a la sazón cristianos protestantes unos, cristianos anglicanos otros, junto con más de un católico irlandés, evoluciones culturales similares y gustos estéticos y aficiones parecidos se entendieron muy bien. Mas sus países estaban enfrascados en una terrible guerra que ninguno de ellos y más llegados a este punto de inflexión y sin cortapisas alcanzaban a comprender. Un disparate en toda regla que refleja en no poco la incongruencia de la guerra. El más terrible invento que parió la puta raza humana y todo en función de un futurible. Era el fin de los imperios europeos y solo se merecía acabar de ese modo. A partir de esa guerra todo fueron paises, nunca imperios. Un futurible, cierto e incierto, lo suficientemente cierto como para fagocitar 10.000.000. de almas entre las cuales estaban las de nuestros protagonistas para mayor gloria de la guerra.

        Y... es que como bien he dicho no pocas cosas tenían en común ambos bandos. Una de ellas, el futbol. De esa guisa con el suelo helado, embarrado y lleno de cráteres iniciaron un romo partido de balompié con una pelota a saber de que material hecho. Porque las pelotas son para los niños y en el frente no abundan ni pelotas ni muñecas. Porterías improvisadas junto con uniformes como impedimenta disconforme pero no beligerante se inició el encuentro y sin árbitro, arrojando un resultado de 3 a 2 en favor de la selección alemana no por nada actual campeona del mundo.

       De esa facha acabaron nuestros protagonistas para luego y en paz enterrar a sus muertos en tierra de nadie dándoles una gloria que para ellos hubiesen querido en vida aunque solo fuera por unos instantes.

        Diré que como no, los mandos montaron en cólera y es que el mandado siempre está de acuerdo en todo ya que no le queda sino la máxima que obedecer. En su ignorancia se siente cómodo así pero es la base de la pirámide a merced de un vértice que de natural engolado y flemático en su silla caliente no piensa lo mismo. Y es que en diferentes posiciones de Ypres la tregua de Navidad llegó a extenderse hasta primeros del año 1915. Sencillamente la soldada no quería combatir. Así las cosas los imperios como ya muy bien apunté se estaban devorando a sí mismos al no admitir tal tregua y por añadidura amenazar sopena de soliviantamiento pacífico fusilar a los adláteres de la mismísima paz.

       En no pocas ocasiones la excepción confirma la regla. Y como siempre hay una nota discordante en un personaje de excepción en el devenir de algo que narra el pasado que es la Historia. Un enlace entre trincheras estaba completamente horripilado por aquella circunspecta paz, su nombre Adolfo Hitler. Y es que apuntaba a maneras ya de aquella. Merecedor de la Cruz de Hierro se la dieron por méritos en el campo de batalla mas nunca logró pasar de cabo debido a sus pocas dotes de mando y poca intimación. Ahí lo dejo, que cada uno saque sus conclusiones.... El cabo de Bohemia.... Siempre ridículo so pena cuando llegó a ser dueño y señor de toda Europa.

        Según cuentan las crónicas más de 6000 soldados se vieron involucrados en aquella tregua de Navidad en diferentes sectores de Ypres y los documentos que aseveran tal epopeya pacífica no están en archivos, ni encerrados bajo llave y ni aún el Vaticano, KGB, CIA, Mossad, MI 5 los poseen. Fueron sencillamente las miles de cartas que enviaron aquellos infelices a sus familias describiéndoles el devenir de aquellos días. Unos días de paz en los cuales lograron ponerse de acuerdo unos con otros por unas horas e incluso días.

       Así las cosas, y en años sucesivos la vieja Europa de los imperios cada vez que se acercaba la Navidad bombardeaba las posiciones para insuflar odio entre los bandos y no establecer tregua alguna entre los "amigos" de las trincheras. Una guerra que prometía ser de unos meses duró 5 años.



         Como conclusión y ante todo y sobre todo.... Feliz Navidad. Y pensad en no poco que en estos días que nos ocupan y sean las que fueren nuestras creencias todo aquel mando, supervisor, gerente, superintendente, jefe de negociado, amo (eso me suena a esclavitud), dueño del negocio, o jerifalte (hay tantos adjetivos para el que manda....) no te saluda con una sonrrisa, no te desea una Felíz Navidad, no te conmina a una excepción es que no tuvo la infancia adecuada o cuando menos su destino estuvo en manos del demonio. Un desafortunado destino, desde luego. Si lo hace, es que merece la pena.


         Feliz 2016 a todos. Y..... recordad que el próximo día de Nochebuena hará 101 años de esto que os acabo de narrar. En familia, con amigos, con seres queridos sabed que hubo un día en el cual unos infelices no lo tuvieron tan facil como nosotros y que construyeron lo que es nuestra Europa, Europa....

    Y....ahora, vedlo y escuchadlo. Como siempre.

        Navidades del 83. Mis padres me regalaron un walkman con una cinta de Paul McCartney que se llamaba "Pipes of peace" para que la escuchara. No se que habrá sido de tal cinta...... el caso es que al poco tiempo echaron el video por la tele y lo vi. Con 11 años nunca lo comprendí y de mayor siendo conocedor de la historia que aquí os narro en este nuestro blogg, llegué a la conclusión de que el acontecimiento que yo de pequeño no alcanzaba a comprender sin duda estaba muy claro y bien resumido en un vídeo que vi de pequeño y en una canción que me se de memoria. Siempre preferí a los Rolling antes que a los Beatles pero entrambos........... definitivamente no se con cuales quedarme. Hoy sí me quedo con un superviente de los de Liverpool. Con Paul McCartney y..... sus "Gaitas para la paz". Ypres, Bélgica. 24 de Diciembre de 1914. Ved el vídeo, merece la pena. Esto es Historia, como siempre:

https://www.youtube.com/watch?v=dAmPVNSrLbs


       Y..... si quereis ver más un consejo en blanco y negro y creo que repetido en este blogg hasta la saciedad en un alegato a favor de la paz. De Stanley Kubrick, "Senderos de Gloria". "Paths of Glory". Sencillamente no se le puede pedir más a un travelling en una trinchera y es que Kubrick fue el rey de la cámara y de todo el universo cinematográfico, claro..... Es sencillamente perfecto!
      Valiente hijo de puta el general. Una obra de arte del Séptimo Arte, valga la redundancia.

https://www.youtube.com/watch?v=heBGl75P92M

https://www.youtube.com/watch?v=heBGl75P92M