viernes, 15 de enero de 2016

El D.R. Martin Luther King. "I have a dream....".






       Resulta más que innegable pensar que en el país de la oportunidades casi una cuarta parte de la población las tenía y aún tiene negadas por activa, pasiva y perifrástica. Resulta más que innegable pensar que uno de cada diez hijos de negros en EEUU tienen a un padre en la cárcel. E históricamente resulta más que innegable pensar que esa mal llamada tierra de oportunidades pese a ser una de las  primeras naciones en abolir la esclavitud se olvidó por completo de desterrar el racismo. Sí, amigos estamos hablando de EEUU la mal llamada tierra de las oportunidades donde año a año, década a década los negros tenían reservados los asientos al final del autobús. Tenían que ceder tales a los blancos y en no poco los bares y restaurantes les reservaban unos carcelarios aseos en clara diferencia y deferencia para con la otra raza. Pero no un hombre sino un santo, un decente se atrevió a cambiar todo esto. Un hombre sin tacha aparente y un valiente además de un hombre BUENO. Su nombre Martin Luther King. El Doctor Martin Luther King. Quizá el americano más importante del Siglo XX junto con su enemigo íntimo John Edgar Hoover.







     Nacido el 15 de Enero de 1929 Martin no se llamaría ni Martin, ni Luther ni nada parecido. Sino Michael King. Atlanta (Georgia) sería su lugar de nacimiento en el seno de una familia extraordinariamente religiosa no por nada su padre era un reconocido pastor Baptista. La familia embebida de religiosidad protestante a maravilla decide visitar Alemania, cuna de la Reforma Protestante y es allí donde Michael se daría cuenta de que su nombre no iba a ser el de pila y su padre lo rebautizaría como Martin Lutero King. Era el año 1934 y Martin tenía 5 años. Acababa la familia de visitar la casa y la universidad donde Martin Lutero había vivido y estudiado.

       Antes de nada señalaré que Martin era un fuera de serie. Estamos ante uno de los mayores intelectuales del Siglo XX. Por raza infravalorado, nunca pudo estudiar en prestigiosos colegios de blancos lo cual no fue óbice para que el pequeño acabara el bachiller con dos años de antelación culminando y a posteriori sus estudios de Sociología en una universidad para negros cuando los blancos de natural los comenzaban a esa edad. Por lo que se matricula en Teología y en 1951 obtiene su segunda licenciatura a la edad de 22 años convirtiéndose en Doctor en Filosofía en 1955. Casi nada..... Señalar que se le acusó de plagio en su tesis, cosa aparentemente cierta pero dado que el trabajo presentado fue reveladoramente más extenso fue perdonado. Y destacar que su vocación religiosa le llevó a seguir los designios de su padre. Se hizo reverendo baptista.


    Decir, que en los años 30 e imbuídos por la Crisis del 29´ los negros en EEUU comienzan a demandar derechos constitucionales. En realidad, hacía ya muchos años el negro era de pleno derecho igual que el blanco pero una corriente xenófoba por parte de los sectores más recalcitrantes de la ultraderecha americana abogaba por y en la práctica relegar a la población afroamericana a un segundo plano. Por unir ejemplos ya citados en el encabezamiento, no podían utilizar los mismos pabellones deportivos y en materia de Sufragio Universal el voto estaba supeditado a la lectura y la escritura antes de ejercer tal derecho en los estados del Sur para una población negra, las más de las veces analfabeta. Esto unido a torturas, humillaciones y no pocas veces matanzas hacían del Sur de EEUU un sitio completamente inhabitable para la sociedad negra. Una sociedad negra aterrorizada por los expeditivos métodos del Ku-Klux-Klan de raigambre masónica (Albert Pike) y que jugaban en esa delgada línea entre la extorsión manifiesta y el asesinato.


   Nos situamos en el Primero de Diciembre de 1955 cuando en Montgomery una negra llamada Rosa Parks se dispone a subir al autobús. Conminada por un pasajero y después obligada por el conductor del mismo se niega a ceder asiento a un blanco ante lo cual fue obligada a apearse. Es encarcelada y definitivamente acusada de alterar el orden público. Fue el fin de los autobuses urbanos de Montgomery ya que increpados por el pastor Martin Luther nadie los utilizaría. Martin Luther, convencido seguidor de las doctrinas de Gandhi siempre abogó por la no violencia y la resistencia pasiva. No se conoce ni un sólo episodio en el cual aconsejara tal o cual medio violento. Antes bien, evitó no pocas catástrofes. El boicot siempre fue su justa divisa.

    En otro orden de asuntos, los sindicatos, partidos políticos e instituciones de tal o cual calado rechazaban la militancia negra por lo que se ven obligados a crear sus propias instituciones sociales en iglesias baptistas como sedes sociales por lo que Martin crea la Conferencia de Cristianos del Sur orquestada alrededor de las iglesias siempre, siempre, en torno al concepto de la no violencia. El planteamiento del D.R. King era muy, muy sencillo: "Si una ley es injusta con no cumplirla, sobra". Martin Luther King poco a poco iba convirtiéndose ante la sociedad blanca como el "negro bueno", pacífico y con una profunda base evangélica cristiana. Así las cosas, movimientos tales como el árabe de Malcolm X, los Panteras Negras o el Power Black no calaron en la sociedad americana ya que estos contemplaban la violencia. Señalar que en EEUU ya hubo una guerra civil que de la cual y como resultado más aperente la segregación racial había sido desterrada. Pero EEUU estaba cayendo en el mismo fallo una y otra vez.

Martin Luther King acabaría en la cárcel infinidad de veces. En realidad los jueces no querían encarcelarlo porque aparentemente no tenían base para ello, ante lo cual le imponían multas de un dólar que King se negaba a pagar por lo que ingresaba en prisión. En otro orden de asuntos, su casa también se vio atacada con cócteles molotov ante la pasividad policial. Con tales desmanes hacia el gurú negro sus adláteres un día pasaron a la acción violenta. King, se enfadó mucho, suspendió todo tipo de protestas como castigo ejemplar y definitivamente dedicó un día entero a la oración, para él y sus conmilitones como signo inequívoco de penitencia. Pero King y emulando a Pancho Villa y Lawrence de Arabia se dio cuenta que de su lado los medios podían jugar un papel más que revelador. Consecuencia de ello la segregación racial se vería eliminada de los autobuses. 


  Por si no fuera poco sus tácticas eran lentas pero extraordinariamente eficaces. Se movían en base a una serie de pequeños éxitos para así lograr al fin y a la postre victorias rotundas. Poco a poco iba minando ley y acto en mano las malas praxis de los estados del Sur. No contento, escribe artículos, publica libros y se calcula que para el año 1962 había dado más de 3.500 mitines. John Fitzgerald Kennedy empezó a ver con buenos ojos aquel hombre que reclamaba unos derechos plasmados en la Constitución Norteamericana pero que en la práctica no eran tales. El siniestro John Edgar Hoover el que fuera director del FBI por más de 50 años estaba al acecho y buscaba y rebuscaba a King allá donde fuese. King, se había convertido en un hombre completamente observado hasta el extremo de no tener vida privada. Cámaras, micrófonos, espías..... eran todo uno por arte de Hoover el cual quería encausarlo en actividades antiamericanas, ergo comunistas pero no lo lograba. Y es que King había comenzado también una campaña de boicot hacia aquellas tiendas y negocios se demostrara segregaban racialmente a los negros las cuales al fin y a la postre amenazarían ruina inminente. Estaba claro que sin la etnia afroamericana EEUU se iba al garete. Así las cosas, resulta poco menos que contradictorio que un país el cual eliminó la esclavitud para incorporar al negro al consumo tuviera la torpeza de actuar como aquí narro. Pero un negro era rival social para un blanco. Y en un país en el cual el estado de bienestar era más bien escaso eliminar a una etnia o anularla socialmente era una ganga. En un país sin igualdad de condiciones para todos el racismo es el primer gérmen. Pero evitarlo es caro, muy, muy caro.......... por lo visto un M-16 sale más barato.


Martin Luther King con el paso del tiempo no se había convertido en un político o activista al uso, se había convertido en un profeta y en una ocasión fue apuñalado estando a punto de perder la vida. Hoover seguía espiándolo sin descanso pero era completamente imposible acusarlo de ningún vicio extraño. Monógamo, pese a ser fumador nunca lo hizo en público, abstemio, casado, magnífico cristiano protestante y mejor padre de 4 hijos poco podía sospechar la puritana sociedad norteamericana que Hoover sí era un soplapollas como ellos decían. O... lo que es lo mismo, un homosexual. El secreto se lo llevaría a la tumba al igual que sus miles y miles de archivos que acabarían en una trituradora de papel a su muerte. TODOS los presidentes americanos y TODO aquel que fuera algo en EEUU comían en la mano de John Edgar Hoover, como he dicho durante más de 50 años.

     Luther promovió no pocos movimientos. Uno de los más importantes fue "Viajeros por la Libertad". Una especie de diáspora negra de todos los estados de América (los negros tenían mucho tiempo libre ya que la tasa de paro era más que reveladora) hacia el Sur, para ayudar a sus semejantes, ojear y luchar por su causa según los postulados de King.


La gota que colmó el vaso fueron los sucesos de Birmingham en 1963. Eugene "bull" Connor ex-alcalde de la ciudad había perdido debido a una excesiva "pulcritud" segregacionista pero se había erigido como jefe de seguridad pública. Así las cosas y de una iglesia reunidos, salieron unos niños y adolescentes hacia el centro de la ciudad gritando "Queremos Libertad!". La policía los embistió con perros de presa, cañones de agua y con una catapulta cargada de ladrillos. Las imágenes horrorizaron a la opinión pública y Kennedy impulsó una más que amplia reforma social en contra del segregacionismo. Estaba claro que el tema se le estaba subiendo literalmente a la chepa a JFK. La respuesta por parte de la comunidad racista blanca no se hizo esperar y atentaron contra el reverendo A.D.King, a la sazón hermano de nuestro protagonista y el Ku Klux Klan mató a cuatro jóvenes negras con bombas en una iglesia Baptista. La cosa se estaba poniendo fea, muy fea.


Ante tales adversidades Kennedy promovió una campaña en favor de Martin Luther King. El negro bueno, religioso sin cuento y pacífico a maravilla se había ganado la simpatía del hombre más poderoso del mundo si bien le duraría poco. Kennedy sería asesinado en Dallas, Texas, el 22 de Noviembre de 1963. Y un visionario King se anticipó a una nueva terna de leyes que iba a promulgar Kennedy para marchar sobre Washington. King haciendo caso a esa su conciencia que siempre le decía: "Si una ley es injusta, con no cumplirla sobra" desoyó a Kennedy y éste le autorizó la marcha antes de su ya más que inminente muerte. Era el día 28 de Agosto de 1963 y a John Fitzgerald le quedaban 3 meses de vida pero viviría para contarlo. Como todos podéis imaginar y ante millones de personas no ya negros sino de todo tipo de etnias y religiones Martin Luther King comenzó su discurso con: "I HAVE A DREAM......". Según cuentan estuvo magnífico con un poder de oratoria más que sobrecogedor.

       Pero la bonita relación de JFK con Martin se vio cercenada por el asesinato del primero. Y..... sin haberse promulgado la nueva famosa Ley de Derechos Civiles. King y su gente estaban muy pendientes del nuevo presidente Lyndon B. Johnson. Si Kennedy era un individuo atractivo, refinado y pomposo Johnson era el reverso. Un tipo rudo que había sido granjero. A bordo del Air Force One Johnson juró la Constitución y en 1964 rubricaría de su puño y letra la nueva ley de Derechos Civiles para la segregación negra con la sin par satisfacción de Martin, era el 2 de Julio de 1964. Johnson, cometería un enorme fallo. Ese fallo fue Vietnam.

       
  1964. King estaba en su mejor momento. Había conseguido unos Derechos Civiles para los negros y no solo eso, el mundo reconocería su labor otorgándole sin mácula el Premio Nobel de la Paz. Johnson no contento revisaría la Ley del Derecho al Voto y definitivamente un negro solo necesitaría de una papeleta para poder votar además de un censo. Llegados a este punto, recalcar que al igual que aquí para votar en EEUU hay que estar inscrito en un censo y a los negros del sur tal bicoca no se les permitía fisicamente si bien sí legalmente tenían ese derecho.

        Con estos mimbres, las tasas de paro entre la población negra eran más que reveladoras. Tener un derecho no es sinónimo de nada siempre y cuando no te favorezca y Martin inicia una nueva campaña para la equiparación y fomento de derechos tanto políticos, sociales como económicos a la vez que se erige en firme detractor de la Guerra de Vietnam puesto que su religión y su fe así se lo exigían. Acusado de traidor a la patria y de comunista convencido King empieza a caer en las garras como no, de John Edgar Hoover. Por lo que a partir del año 1965 su imagen se va deteriorando. En realidad, King había sido toda su vida un socialdemócrata pero eso en EEUU era ser radical de izquierdas, ergo un comunista. Y es que el malnacido de Hoover se pensaba que King con firmar unos derechos tenía más que suficiente.....

       Si a día de hoy EEUU carece por completo de una justicia y una seguridad social gratuitas no digo nada en la América del año 1967.... Por lo que King inicia una campaña de derechos civiles en ese sentido pero esta vez extensible a toda la sociedad americana. Pretendía llegar al denominado sistema de bienestar europeo y adaptarlo a su país. Eso sí que era y es un sueño..... Su posición era simple y reveladora ya que sencillamente pensaba que el dinero destinado a sufragar armamento había que destinarlo en tales lides pero América estaba gastando millones y millones de dólares en una más que injusta guerra en Vietnam. A día de hoy, ni Barack Obama otro negro Premio Nobel de la Paz ha logrado la empresa que arriba suscribo. Qué pensaría King si viese un negro en la Casablanca?

      
   Acusado de antipatriota, en Marzo de 1968 afirma en un mitin que durará poco y que había estado en la cima de la montaña a la vez que lo único que había hecho era cumplir con la voluntad del Señor y que podía ser asesinado en cualquier momento. En mi opinión, King ya había previsto de aquella hasta su propio epitafio. Ese mismo mes asomado con unos amigos en la terraza de un cochambroso motel de los que él utilizaba en sus giras a lo largo y ancho de Norteamérica de un seto salió una bala.
  Un francotirador había asesinado al D.R. Martin Luther King con una bala explosiva tipo dum-dum que fue a alojarse en su cuello y mandíbula desplazándole la corbata. Acto seguido, King movió los labios en un rictus que solo la muerte otorga pero fue incapaz de pronunciar una sola palabra. El hombre más importante de América había muerto. Tenía 39 años. Al igual que Moisés no había llegado a Canaán, Martin no acompañaría a sus acólitos a la Tierra Prometida, si bien de su mano la habían visto todos. Tan solo había que pisarla.

       La reacción de la clase negra americana no se hizo esperar. Numerosas manifestaciones, rebeliones, y revueltas se dieron cita falleciendo más de 49 personas en disturbios de todo tipo. Solo en Baltimore murieron 4 personas y 700 resultaron heridas. Estoy completamente convencido de que ni siquiera King viéndose muerto hubiese aprobado tamañas reacciones multitudinarias por parte de su etnia. Etnia, que y dicho sea de paso se había ya extendido otras clases sociales y religiones. Johnson, le hizo un funeral de estado. El primer funeral de estado a un negro y acudieron más de 400.000 personas en una despedida no a un hombre sino de un mito en más que relevante homenaje a la paz.

     
   Johnson, Hoover, la CIA, el FBI......... se barajaron muchas hipótesis acerca del asesino. Lo que sí es cierto que un agente del FBI fue el primero que certificó su defunción en la terraza de aquel maldito motel de mala muerte y nunca mejor dicho. Y es que el FBI de Hoover estuvo presente hasta en el momento que le dispararon. Definitivamente el asesinato se le endilgó como siempre pasa en EEUU a un lobo solitario muy al estilo Lee Harvey Oswald, aquel que asesinó a JFK. Esta vez y como es lógico no era un comunista inventado, sino un racista quizá también inventado llamado James Earl Ray. Lo cierto era que King había sido asesinado, como muy bien atestigua la foto del hijo pequeño de King poniendo flores en la tumba de su padre.


     Y.... esta es la vida del D.R. en Filosofía Martin Luther King. En mi opinión el hombre más importante que dio la América del siglo XX. Y..... gracias a Dios esta vez el hombre más importante también fue el más bueno. La Historia está llena de vidas de sátrapas que en no poco he descrito en este nuestro blog pero era ya hora de hacerle un homenaje a una de las más preclaras, justas y compasivas que dio el Ser Humano. Su divisa siempre fue la justicia, su país EEUU y su gente América entera porque sí amigos Martin luchó por el honor de América. De una América justa sin ciudadanos de segunda ni de primera, por la igualdad, por el derecho y por la ética. En esencia, un patriota. A día de hoy en EEUU las cosas han mejorado ostensiblemente pero rara es la fecha del año en la cual no nos desayunamos con cualquier abuso por parte de la policía norteamericana sobre algún individuo de raza negra u otra etnia pareja. EEUU es un país que en mi opinión exhibe un falso patriotismo aderezado siempre con barras y estrellas pero muy poca gente cae en el quid de la cuestión de tal patriotismo. Embarcado en multitud de injustas guerras a fe que las únicas justas que libró en el Siglo XX fueron la Primera y Segunda Guerras Mundiales. El resto injustas sin cuento. Ejemplos como Corea, Vietnam, Afganistán o la segunda guerra del Golfo Pérsico fueron guerras estériles para convencidos patriotas que acabaron al fin y a la postre dando sus vidas sin nada a cambio. En esencia, engañados. El patriotismo, siempre ha de ser tutelado por el estado y administrado en pequeñas dosis si no se quiere caer definitivamente en el engaño y el vilipendio hacia sus ciudadanos. Ciudadanos que en el caso de los americanos siempre lo dieron todo de una forma más que generosa pero sin saber que era injusta.

   Y..... ahora escuchadlo. Ramones. "The KKK Took My Baby Away.....". El Ku-Klux-Klan se llevó a mi chica.