sábado, 10 de mayo de 2014

Carrero Blanco II. La Operación "Ogro".




       Tiene guasa la cosa. Corría el año 1973 cuando se llevó a cabo un proceso. El Proceso 1001. Un proceso en contra de los dirigentes más recalcitrantes de la indómita C.C.O.O. El año 1973, de ordinario y como todos los años gozaba de 365 días, pero desde luego los acusados empezaban con mal pie, muy mal pie. Entre los 10 acusados Marcelino Camacho, Nicolás Sartorius y un cura rojo llamado Francisco García. El abogado, José María Gil Robles gesticulando en mitad del juicio a Nicolás Sartorius le hacía contínuos haspavientos con la mano y las cejas. Nicolás no entendía la que se le venía encima y es que gestualmente le estaba indicando que lisa y llanamente a Carrero se lo acababan de cargar. Era un 20 de Diciembre de 1973 y los del Proceso 1001 pasarían a la Historia de España como los 10 de Carabanchel, ni más ni menos. Los diez de Carabanchel que las pasaron más putas que Caín. Porque.... una cosa era ser un desafecto al Régimen y otra muy distinta verse en mitad de un sarao, delante de un juez y con un Presidente del Gobierno de cuerpo presente.


       La historia de la Operación "Ogro" no fue sino la de una conspiración, al menos para mí como la copa de un pino. Carrero unos días antes había despachado en un diálogo de sordos solo comparable con el de Franco y Hitler en Hendaya con el Secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger. Por lo que ese día estaba en Madrid. Carrero, muy remolón a entrar en la OTAN se mantuvo bastante inflexible para con el americano. Señalar que el atentado fue a 154 metros de la embajada norteamericana en Madrid y que allí se hospedaba Kissinger, aquel que años más tarde le darían un premio Nobel de la Paz. Por cierto, no se a que fin.

      El comando llevaba muchos días trabajando en los bajos de la calle Claudio Coello 104 de Madrid haciéndose pasar por empleados de eléctricas. La excusa, era que un escultor necesitaba más potencia eléctrica para poder trabajar. El portero de la finca era de profesión Policía Nacional y en horas libres conserje. Señalar que esta buena persona no se enteró de nada y que jamás llamó la atención a los terroristas. El plan era hacer un tunel con forma de "T" y que llegase hasta el centro de la calle para introducir en el mismo 100 kilos de goma 2 y detonar la carga explosiva cuando pasase el auto de Carrero Blanco, que como era preceptivo vendría de misa de 9. La devoción es lo que tiene.

      La obra no comenzó sino como una monumental chapuza. Perdieron unas pistolas que se dejaron en un bar de la zona, carecían de licencia de obras (tampoco el portero se la pidió), y así disparate tras disparate el magnicidio fue consumándose. Carrero en un principio no iba a ser asesinado, sino raptado dentro de la iglesia por terroristas vestidos de curas, para así poderlo canjear por 150 presos vascos, pero de buenas a primeras deciden asesinarlo. Como anecdotario señalar que los terroristas comulgaban al lado de Carrero en un loco empeño por seguir sus movimientos y que el número de teléfono de Carrero Blanco aparecía ni más ni menos que como otro más en el listín de teléfonos ordenado por nombre y apellidos o por calle "Hermanos Bécquer" de Madrid. Increíble pero cierto. Con estos mimbres, Carmen Pichot, mujer de Carrero unos días antes había recibido una llamada en la cual una voz le decía: "Almirante, el comando está controlado".

       Así las cosas un 18 de Diciembre de 1973, los terroristas se dispusieron a dar el golpe. Pero un retraso por parte de Kissinger para el 19 hízo que se demorase el atentado. Fue pues, un 20 de Diciembre cuando a las 9.36 horas se perpetró el tremendo estallido que hízo saltar el coche de Carrero a una altura de 30 metros con un peso de 2500 kilos más sus tres ocupantes e ir a parar al patio interior de un convento de los Jesuítas de la calle ya citada. El atentado se había realizado con éxito.







       Lo que en realidad empezó como una monumental chapuza acabó siendo un éxito rotundo y en toda regla. Los terroristas tuvieron además la perspicacia de aparcar un Austin Morris en doble fila para que el conductor del coche de Carrero Blanco, a la sazón un Dodge Dart aflojase la marcha y entonces detonar la carga letal con mayor virulencia si cabe. Solo hubo un pequeño problema, el Austin estaba cargado también de goma 2, no estalló y tuvieron que avisar a las autoridades para que ni se les ocurriera tocar ese coche ya que era la más viva representación de la muerte sobre Madrid.

        Así las cosas Carrero Blanco, ultracatólico, ultraconservador, franquista hasta la médula, antimasón y anticomunista no llevaba nunca escoltas porque creía en la Divina Providencia y en su excelsa misión en la vida al lado del General Franco, pero al final, voló, vaya si voló.

        Diferentes fuentes aseguran que los archivos secretos norteamericanos del año 71´ y desclasificados en 2008 dicen que la CIA ordenó matar a Carrero. Pero esos archivos nadie los ha visto, antes bien pienso que independientemente de toda esa farándula se lo cargó la CIA. Señalar que como bien he dicho antes no quería entrar Carrero en la OTAN y recalcar que España por aquel entonces era el país más rico en Uranio de Europa. Pero aquí se dieron muchísimas casualidades como para que no pescaran a los terroristas in fraganti. El recientemente fallecido Adolfo Suárez dijo una frase lapidaria al respecto: "Dudo bastante si a Carrero lo han matado con dólares o con rublos". Frase bastante elocuente.

       De lo que sí estoy completamente seguro es que ni a la Santa Sede ni al gobierno norteamericano les interesaba ya el Régimen. Les había servido de mucho hasta ahora pero con un clero revolucionado, los obispos vascos a favor de ETA, el hastío del pueblo y una pérdida total y absoluta de interés por parte de Norteamérica de que España fuese todavía un bastión anticomunista el Régimen del General Franco no le interesaba ya ni a las ratas. Eso fue un hecho. En otro orden de asuntos, Europa estaba muy, muy bien saneada de las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial, perfectamente democratizada y en medio de esa ortodoxia un irreductible país llamado España seguía templando la guitarra inmerso en una dictadura militar que si bien no molestaba para nada a EEUU sí era agonizante.

          Señalar que murieron tres personas. Carrero, el conductor y un acompañante. Estos dos últimos en el acto y Carrero ingresó muerto en el hospital. Cuando el médico pudo examinar el cuerpo del Almirante tocó su tórax y era lo más parecido a una bolsa llena de agua. Así pues, no había nada que hacer.


          La Transción española empieza al menos para mí ese día 20 de Septiembre de 1973 y acaba en los Juegos Olímpicos del año 92´. Soy de los que piensa que la misma la orquestó la CIA. EEUU y Occidente querían poseer este portaaviones europeo que es España y el régimen autoritario del General Franco ya no interesaba. También decir que con o sin ayuda de la CIA España hízo su Transición ella sola sin ayuda de nadie. En Europa fue una vuelta a las democracias después de la Segunda Guerra Mundial con un organigrama muy, muy bien detallado y con mucho dinero norteamericano gracias al Plan Marshall, pero en España, no. Cuando leáis este post y si alguno es de mi generación sabed que hablo de oidas ya que yo nací en 1972. Tened en cuenta que la Transición la hicieron nuestros padres y amigos de esa edad. Trabajando mucho, las más de las veces pluriempleados y que en no poco ellos son hijos de la Dictadura Militar del General Franco. Híjos de Laureano López Rodó, Sabino Fernández Campo, de Carrero, de Muñoz Grandes, Castiella, Arias Navarro, Torcuato Fernández Miranda, Tomás Garicano Goñi, Agustín Rodríguez Sahagún, Manuel Fraga, Adolfo Suárez, Carrillo, Marcelino Camacho, Enrique Tierno Galván, Labordeta, Jordi Solé Tura, Gregorio Peces-Barba, Herrero de Miñón, Juán Carlos I de España, de la Iglesia Católica, del Opus Dei , Falange y... porqué no decirlo asumiendo el PCE su puesta de largo en una Democracia siendo un partido antes totalitario por mucho rojo de salón que me lo llegue a discutir, al fin y a la postre para diseñar nuestra Democracia los más tercos fueron los del PCE que manidamente albergaban todavía una efímera esperanza en volver a rendir cuentas ante un país que en no poco seguía lamiéndose sus heridas.

            Nuestros mayores supieron como nadie cambiar sus vidas hacia un mundo más "libre" si cabe ese adjetivo como tal, o cuando menos y sin duda alguna diferente. En un lado o en otro lograron ponerse de acuerdo entre ellos y pasar de una dictadura a un nuevo juego de triles llamado Constitución y donde habría que guardar sitio a los que estaban y a los que iban a venir. Sabed también que en parte la forma de pensar de nuestros mayores se debe en no poco a esa época la cual sin duda alguna les marcó para siempre y que su forma de hacer las cosas se debe muchas veces a la sociedad donde uno ha sido educado. Quizá no sean los más modernos pero sí fueron los más trabajadores. Quizá no fueron los más listos pero sí los menos tontos. Quizá no fueron los más piadosos pero sí los que más perdonaron. Quizá fueron los que más rezaron pero sí los que también más blasfemaron y quizá en no poco les debamos lo que somos ahora. Más para bien que para mal. Y pensad que los que poco a poco van muriendo se las tuvieron que ver con esos personajes del Régimen al igual que con los de la Transición como actualmente nosotros nos las tenemos que ver con ministros, presidentes y concejales inoperantes. Esos políticos de la Transición sí fueron operantes. Ellos sí estaban definidos políticamente y no como los politicastros de ahora que en realidad tienen poco o ningún margen de rectificación porque la nomenclatura europea y..... a Dios gracias los tienen cogidos por los cojones. Porque si no.... no se que sería de España. Los antiguos políticos eran en su gran mayoría y exceptuando a fanáticos como Carrero intelectuales que sabían de la Intrahistoria de su pueblo. Gente culta. Al parecer ahora han pasado de ser filósofos, catedráticos o simplemente librepensadores a los oficios rimbonbantes de Jueces, Fiscales, Abogados del Estado o Registradores. Zapatero no sabía ni lo que valía un café.......

         Y evidentemente nadie permitiría que la esposa de un ex-presidente fuese una lamentable alcaldesa de Madrid en una sociedad como Dios manda políticamente comprometida como la que vivieron nuestros mayores en esa Transición.




        Esta última foto, en verdad, es completamente vergonzosa. Enrique Tierno y Ana Botella. Sobran comentarios entre una catadura moral y otra. Uno, un monstruo político que publicaba los bandos en verso en las calles de Madrid como si fuese un pueblo. Otra una oportunista que nadie la votó pero que llegó a alcaldesa tal que si yo pongo a mi mujer a limpiar portales. Como era... "A relaxing cup o Coffee.....".



    Aquí tenéis la imagen del vuelo del Almirante Don Luis Carrero Blanco. Rodada por Emilio Ruiz del Río en la película: "Operación Ogro". Evidentemente, no se le puede pedir más.

https://www.youtube.com/watch?v=-OBPWxSOPpA




   PD.: Dedicado a los que siguen estando y a los que se fueron tantos míos como vuestros. Como mis padres y mis abuelos que tuvieron que lidiar, ver y tragar con todas estas cosas mientras un niño como yo sencillamente contemplaba la televisión sentado en el suelo delante de ella y sin entender nada. Lo único que entendía era la típica frase de mi abuelo que me decía en cuanto encendía una Vanguard: "A ver a quien se han cargado esos malnacidos de ETA. Aún tendremos otra más hijo mío, otra Guerra Civil....". Ahora sí lo entiendo.