martes, 3 de junio de 2014

La Armada Invencible. La Empresa de Inglaterra.





        Cuánto se ha dicho sobre la Armada Invencible. Elementos, incompetencia marinera, mala suerte, pésima marinería, Felipe II, Medina Sidonia.... muchas, muchas cosas y no fue para tanto. Hoy haremos un post sobre ella. Sobre un desastre, pero sabed que no fue el único.

        Antes de empezar decir que el término ya está manipulado y no en poco por los cronistas ingleses. Sabed que España es el único país que en no poco se ha atribuido muy en su ignorancia y quijotismo disparates que no ha cometido, como por ejemplo la Santa Inquisición. A estas alturas de la película decir que España no quemó brujas, herejes, judíos y protestantes sería y valga la redundancia una sublime herejía pero no más que los paises protestantes. Es algo completamente indiscutible  que en el XIX el último ajusticiado fue un tal Cayetano Ripoll y fue un escándalo en toda regla en Europa. Pero eso no quita que en España se quemase menos gente que en Alemania o en Escocia, paises a la sazón protestantes y bastante menos piadosos que España, cuando menos en estas lides. Que el último fuese Ripoll no justifica ni asevera en nada, e insisto, en nada los disparates que se han pronunciado acerca de la Santa Inquisición española, sin duda alguna bastante más magnánima que la europea. Pero nadie, ha reparado nunca en ello y así las cosas llevamos los españoles el Sambenito y sin ganas de rehabilitarnos en nuestras arbitrariedades en comparación con los países de nuestro entorno. Y por si fuera poco, aquí va el resto:

        Después de este prólogo, decir que el término "Invencible" proviene de una absurda falsa dialéctica inglesa ya que si fue "Invencible" para que iban a luchar?. Nadie lucha en contra de algo "Invencible" ya que nunca va a ganar. Fue "La Empresa de Inglaterra" de Felipe II. Y punto. Cualquier término extranjero no hace sino complicar las cosas y no menos distorsionarlas. España eso sí, ha descuidado mucho su Historia, no así los ingleses que han mantenido el tipo como han podido muchas veces magnificando actos o atribuyéndose falsos heroismos, aunque héroes sí los tuvieron y evidentemente entre Drake y Nelson me quedo con el segundo. Nelson fue un honorable marino inglés, Drake un negrero primero, un pirata después.

        Corría el año 1554 y más en concreto un 25 de Julio cuando Felipe II, a la sazón el rey prudente contraía matrimonio y en segundas nupcias con María Tudor, la cual fallecería a los 4 años sin dejar heredero. Así las cosas "Bloody Mary" se encargó muy bien de perseguir protestantes librándose estos a su muerte y regresando el trono a la casta protestante con la Reina Virgen, Isabel I la cual no dudó en perseguir católicos. Así las cosas, Felipe no lo podía permitir. E inició una cruzada católica en contra de Inglaterra. Las tornas habían cambiado e Inglaterra sería independiente del Papa como nuevo país protestante.

         Felipe se las prometía muy felices. Era un rey magnífico y de amplios territorios donde nunca se ponía el sol. Señalar que su armada era sin duda la mejor del mundo y no solo eso, Irlanda, Escocia y los católicos ingleses estaban del lado de Felipe. Sería coser y cantar. Desembarcar en Inglaterra y la causa católica se uniría por sí sola a su empresa.

      John Hawkins, mercader y corsario británico era uno de los mejores navegantes ingleses y tendría un alumno aventajado, Francis Drake. Sir Francis Drake, el primer inglés que daría la vuelta al mundo y aquel primer inglés que vió el Pacífico era un hueso muy duro de roer. Eso sí......... mientras navegaba, esquilmaba y no dejaba bicho viviente. Más que corsario, que lo era fue un pirata al mando de su Graciosa Majestad, la reina Isabel. Patente de Corso. Eso era lo que tenía. Habían pasado vilmente de servir a su reina de negreros a hacerlo de corsarios.

       Y es aquí donde entra en escena Don Álvaro de Bazán. Marqués de Santa Cruz, marino invicto en más de 50 batallas. El mejor marino que dio España junto con Blas de Lezo y que de los cuales sin duda alguna haremos un monográfico en este nuestro blog. Don Álvaro nunca perdió una sola batalla, jamás pero ni en ello le sonrió la suerte a Felipe. Don Álvaro moriría de tifus y no pudo emprender la Empresa de Inglaterra con él. Con estos mimbres, un nuevo fichaje, el Duque de Medina Sidonia. Un hombre que no sabía gobernar ni una miserable chalupa ocuparía el mando de Don Álvaro muy a su disgusto. Decir, que Medina Sidonia no pocas veces rehúso de tan ominoso cargo. Alegaba excusas de todo tipo tan peregrinas como que se mareaba en los barcos, e.t.c. pero Felipe quería un Grande de España al mando. Total, iba a ser coser y cantar y.... claro, Dios iba a estar de su lado.

      Armada e infantería. Ese sería el plan. Medina Sidonia se reuniría con Alejandro de Farnesio en el norte de Francia en Calais (fueron más originales que en Normandía) y allí embarcarían los infantes para la Empresa de Inglaterra. El 20 de Mayo de 1588 Medina Sidonia partiría con 135 naves (Don Álvaro de Bazán exigió el doble) con una potencia de fuego de 1.100 cañones. 4 galeras con 2000 galeotes, 25 enormes urcas lentas como caracoles, galeazas muy maniobreras en el Mediterráneo pero pésimas en el océano junto con 20 galeones de altos vuelos completarían la escuadra española. Imaginaos el espactáculo. Debía ser algo precioso. Todo un bosque flotando al socaire del dios Neptuno.
 




        Así las cosas mucho peso pero pocas nueces. Los cañones españoles estaban hechos de hierro deficiente, ya que la invasión requería su premura y encima mezclaron cañones modernos con antiguos. Decir, que el español no era muy amigo del cañón. Y el inglés, antes bien al contrario combatía a la "galana", evitando el abordaje. Las picas de los Tercios eran untadas con sebo para que el inglés con guantes no las pudiese atrapar de barco a barco e inutilizarlas. Mucho sebo y poco seso. Sin embargo el cañón inglés era magnífico y gozaba de una artillería estupenda los cuales desplazaban el proyectil hasta una longitud de 1 kilómetro. Algo impensable en los cañones españoles. Así las cosas las cubiertas de los barcos eran rociadas en su totalidad por arena para no resbalar debido a la sangre propia o del contrincante y muy a diferencia de lo que el personal por ahí se piensa los proyectiles no explotaban. Solo destrozaban las cuadernas y maderámenes de los barcos. Circunstancia esta muy, muy ventajosa para Inglaterra, la cual con sus culebrinas y cañones atravesaban los cascos de los barcos españoles como si fuera mantequilla. El resultado era feroz para la tripulación y más para los galeotes, los cuales remando veían como toda la madera salía despedida en miles se astillas las cuales se clavaban en cabezas, ojos, piernas y pechos. Si había una explosión era sin duda en la santabárbara del barco, lugar donde se depositaba la pólvora y entonces adiós barco.

        Hawkins había perfeccionado mucho la navegación inglesa y había colaborado en no poco a la hora de construir barcos muy, muy maniobreros, rápidos y eficaces. Los barcos españoles eran lentos y poco dados a la marinería y con esta ventajosa situación Drake asoló los astilleros de Cádiz donde se estaban fabricando las naves españolas. Y.... una circunstancia completamente peor fueron los toneles antes que las naves hundidas. El tonel de agua tenía que ser de madera vieja para que su contenido no se pudriera en la travesía, pero esta preciosa madera también volaría por los aires. Sustituyéndola al fin y a la postre por madera nueva la cual complicaría mucho las cosas en la singladura inicial de la "Invencible".

        Con esta ya consumada desventaja la armada se lanzó al mar dándose cuenta al poco de que el agua estaba podrida y ralentizando mucho la marcha en un avance lento y desacompasado debido a las urcas que demoraban la travesía además de tener que parar para las aguadas. Añadir por si no fuera poco que de 30.000 infantes con los cuales partió Alejandro de Farnesio a Calais, solo llegaron 12.000. El resto había abandonado la empresa.
  
       Los espías británicos al ver la que se avecinaba se apresuraron a informar a Sir Francis Drake el cual estaba jugando una partida de bolos en Plymouth aquel puerto de donde salieron los pioneros del Mayflower. Y tranquilamente exclamó: "Bueno..... acabemos esta partida de bolos y luego derrotemos a los españoles...". Esto no es del todo cierto, pero sirve como muestra de la tranquilidad con la que se tomaba el corsario la que se le venía encima. Y es que Drake sabía muy bien lo que se hacía. En Julio de 1588 Drake incursiona en Calais y no duda en sacrificar 8 buques cargados hasta los topes de pólvora y previamente incendiados contra la escuadra española la cual salta por los aires y la Armada sale desesperada de tal incursión en un radio de 11 millas. Hubo episodios épicos como el del San Felipe, el cual acosado por 17 barcos ingleses vendió muy cara su captura y aún así logró zafarse del ataque inglés. Murieron 250 marinos de su tripulación.

        Como podéis imaginar ni desembarcaron en Inglaterra. Un desastre. La "Invencible" diezmada, quebrada y acosada por unos barcos muy maniobreros y dotados de excelentes artilleros atacaban a los españoles como moscardones en escaramuza tras escaramuza. Y es ahora cuando empieza un periplo de tormentas, aguaceros, vientos....... elementos. Si os fijáis en el mapa que adjunto de la singladura es completamente surrealista. Algo parecido a si yo quiero viajar de Zaragoza a Madrid y paso por Puerto de Vega en Asturias para ver unos amigos e irme de copas. Lamentable. Fue patética. Dieron más vueltas que un pirulo, acosados por el mal tiempo y........ más cosas que ahora os describiré.

         Las naves rodearon todas las islas en su vuelta y recalan infelices de ellos en la Irlanda católica. Lo que no sabían o ignoraban es que el virrey era inglés y por tanto protestante y de esta guisa todo español que iba a parar a Irlanda era pasado a cuchillo para no entrar en connivencia con los católicos irlandeses los cuales eran unos proscritos. De ellos se asesinaron a 1900 españoles a excpeción de todo aquel que portara un título nobiliario y que del cual se pudiese pagar un rescate. Muy listo, el virrey inglés.

        De la primigenia expedición que partió hacia la conquista de Inglaterra 8.500 murieron en temporales, 1400 en los pocos combates, 1900 los ya citados en Irlanda y 7.500 enfermos que caerían por goteo hasta su llegada a Santander.

      El desastre de la Armada Invencible fue un hecho muy magnificado por Inglaterra. Señalar que aunque fue un desastre en toda regla Inglaterra era ya portadora de la imprenta y difundió muy mucho tal desbarajuste. En España la imprenta si estaba no se le veía por ninguna parte. Pero no fue esta la única empresa que mandó Felipe sino 4 más y si bien sus resultados fueron magros no resultó tan ominosa como la que nos ocupa.

      Con estos mimbres y ante los contínuos fracasos de Felipe II para contra Inglaterra optó por fortificar América para que en su Imperio siguiese sin ponerse el sol ya que con Inglaterra no podía. No por nada se le llamaba el rey "prudente". Cada decisión que tomaba la demoraba "in eternum". Drake empezó a asolar las costas españolas con pésimos resultados. Allí donde iba a parar era repelido con saña y en Galicia se llevó una buena tunda por parte de una mujer, María Pita, la heroína gallega en 1589 así como en Lisboa donde 10.000 ingleses ya no volverían más a su país. Se estima que las bajas fueron de un 70% para el corsario. Señalar que Drake, conforme avanzaba esquilmaba no dejando títere con cabeza y su mala fama hacía vender muy, muy caro el pellejo de sus habitantes. Aquel pirata, corsario, bucanero o filibustero o como Dios diese a entender que era o había sido, aquel que fue el primer inglés en circunnavegar toda la Tierra y aquel que fue el primer británico que viera el Pacifico no fue sino un indeseable y... un gran marino, por cierto.

      Así pues, y en otro orden de asuntos, las cosas como no era de esperar siguieron su curso entre los dos países pero no es menos cierto que la mayor armada hasta el Desembarco de Normandía tuvo su canto de cisne en Cartagena de Indias al siglo siguiente y más en concreto en el año 1741 donde un auténtico bosque de madera con 186 buques de todas clases con 28.000 soldados en una coalición anglo-americana (participó el hermano de George Washington) fue a darse de bruces contra 3000 españoles allá en Cartagena de Indias y contra Blas de Lezo, a la sazón comandante general de la zona por méritos muy, muy, propios. Los ingleses se las prometían muy felices e incluso habían acuñado moneda antes de una batalla que se sabían ganada. Pero.... nada más lejos de la realidad. Mordieron el polvo y sin tormentas. Pero este hecho se ha silenciado por parte de los historiadores españoles en un vil mal reconocimiento de nuestros héroes y nuestra honrra patria. Así las cosas y cuando alguien os hable del desastre de la mal llamada "Invencible" decidle que para desastre el de Inglaterra en Cartagena de Indias a manos de un hombre manco, tuerto y sin una pierna llamado Blas de Lezo y sus 3000 resistentes. 3000 contra 28.000, no lo olvidéis y la mayor flota militar hasta bien entrado el siglo XX. No obtante, os prometo un monográfico sobre ello en este nuestro blogg.


          P.D.: Sirva pues este post como homenaje al pueblo de mi mujer, Puerto de Vega en Asturias. Pueblo el cual tuvo que instalar un baluarte para las posibles incursiones de ese contumaz corsario por Drake llamado y que asoló toda la costa cantábrica y al cual las más de las veces se dio su merecido.