martes, 18 de febrero de 2014

El Duende de Zaragoza




    Corría el año 1934 y más en concreto Noviembre y Diciembre de ese mismo año y hasta el 15 de Enero de 1935 cuando un hecho poco común suscitó la cuando menos atención de los medios de la época. La noticia saltó a todos los periódicos del país incluso llegando a ser portada del Times en Inglaterra.
     El luctuoso hecho se produjo en la Calle Gascón de Gotor de la ciudad de Zaragoza y no fue sino la aparición de unas extrañas voces en la hornilla de la cocina de uno de los pisos del inmueble. La voz alertó a Pascuala, la criada de la familia Palazón, familia la cual dio parte a la Policía. Enseguida y tras la denuncia se personaron no pocos guardias de asalto de la época y ante el estupor reinante llegaron a concentrarse del orden de 2000 personas en las inmediaciones del inmueble convirtiéndose esto en un problema de orden público. Decir, que estamos a caballo de los años 34-35 y en los prolegómenos de la Guerra Civil. En Alemania ya había estallado la "Noche de los cuchillos largos", el Fascismo estaba en boga y entre las clases bajas la moda era el Comunismo y el Anarquismo, en España la Monarquía ni estaba ni se le esparaba de aquí a 40 años y el gobierno de la II República no tenía muy a bien tal tipo de escándalos aunque no fuesen de orden político. Amén de la incompetencia de la cual hizo gala tal período político republicano con no menos de 26 presidentes a su cargo.
      Se presentaron jueces, arquitectos, albañiles, los mismos propietarios, vecinos, videntes, pitonisos y guardias con nulos resultados en sus pesquisas. Pero lo peor de esto no eran las consabidas voces, sino el desparpajo con el cual actuaba el ente. Sirvan de ejemplo estas conversaciones:

          -Cuántos estamos en esta habitacion???????
          Duende: Estais 12.
          -Mentira, estamos 11.
          Duende: Y.... ese niño que teneis en los brazos, no es una persona???.

                 Un buen día un obrero llegó para picar y el duende le dijo:
        
            -Como no te largues iré a tu casa y te haré la vida imposible!!.

                 Evidentemente el obrero se largó como alma que lleva el diablo.

            Policía: Quieres dinero?
            Duende: No.
            Policía: Que quieres pues?
            Duende: Nada, no soy ningún hombre.

                 Había veces que se permitía el lujo de hacer clarividencias del tipo:

              -Ya está aquí otra vez la policía!!.
 
                 Y en verdad estaban subiendo por las escaleras.

         

     Como podéis ver, todo un desastre. Después de esto se levantaron la cocina, los techos, el fogón, los tejados, se revisaron los pisos colindantes sin encontrar absolutamente nada que diera el menor signo de la evidencia de una voz que atemorizaba a todo aquel que visitaba ese piso y que tenía en vilo a los habitantes de Zaragoza.

      En realidad, la voz parecía salir de la hornilla del gas. Decir que para aquel entonces ese era un piso de los considerados de lujo en Zaragoza y que eran muy pocos los que tenían gas al uso como ahora. Decir también que era imposible que una persona se alojara en el conducto del gas ya que este medía 15 centímetros de ancho y ahí no cabía nadie.
       Unos jovenes de natural bromistas se disfrazaron de fantasmas con unas sábanas y aterrorizaron a los viandantes de la zona. Decir que la policía los arrestó y les metieron una multa de 50 pesetas de la época a cada uno. Toda una fortuna, en una España en la cual dentro de poco los tanquistas rusos incorporarían la pipa común de girasol para paliar el hambre de las clases más depauperadas. A Cataluña, le espera algo similar si se independiza y no seré yo el que les compre un saquete. Pero.... no nos desviemos del hilo.
       
       Añadir, que era materialmente imposible introducir ningún aparato de grabación ni de reproducción. Tales prodigios entonces solo los tenían la Fox, RKO o la Warner y en España los discos eran de música. Unos de baquelita, otros de resina. Evidentemente estos detalles los cual narro son completamente superficiales ya que estaba completamente demostrado que el duende atendía a preguntas con lo cual era un ser inteligente y bastante burlón de natural.

        El caso lo archivó el juez sin más dilación a partir de Enero de 1935 alegando secreto profesional y echándole la culpa o sospechando sobre la criada Pascuala de la cual decían tenía una "ventriloquía psiquica". Decir que psiquiatras también se personaron en el caso pero la Psiquiatría y Parapsicología en esos años estaba muy atrasada y no se les consideraba una ciencia a pesar de que un psicoanalista llamado Sigmund Freud ya había tratado a un tierno infante de 6 años llamado Adolfo Hitler con pésimos resultados para el profesional del ramo y para desidia de sus padres aconsejando a los mismos internarlo en un sanatorio psiquiátrico a la mayor premura posible si bien este hecho no está nada claro. Nunca fui partidario de las teorías freudianas pero admito que en este caso llevaba la razón con caballo ganador aquel médico austríaco. En su vida pudo diagnosticar con más tino ni a un pequeño ni a un adulto.

        Hoy en día hay innumerables documentos, periódicos, informes sobre el caso del Duende de Zaragoza pero el más destacable es un testigo vivo de los hechos, afincado en la ciudad y cuyo nombre responde a Arturo Grijalba Torre y que narra no pocas veces los hechos acontecidos debajo de su piso. Entonces Arturo contaba con 4 años de edad y era el vecino de arriba del piso del duende. Y todavía vive.

        Si algún día venís por Zaragoza o dais un paseo por ella, sabed que en la confluencia de Gascón de Gotor con Juán Pablo Bonet y Paseo Sagasta, antes Paseo del General Mola hubo un duende. Duende, que tuvo en vilo a toda la ciudad y cuyo caso nunca fue del todo esclarecido. Con el paso de los años el antiguo edifico se derribó para dar paso a uno nuevo en los años 70´ en cuya entrada se puede leer:

        "Edificio Duende".
    Señalar que las letras originales fueron poco a poco arrancadas por vándalos al más puro estilo tumba de Jim Morrison y ahora figura una placa de metacrilato.


     Aquí teneis una dramatización por si quereis ampliar el caso. Es de la Cadena Ser. Y...excelente:

http://www.youtube.com/watch?v=hW4zVTY4Nw0