sábado, 22 de febrero de 2014

Opinión: Catalanismo.




   El nacionalismo catalán. Qué decir que ya no se haya dicho pero añado más y no a Mas. Así y a bote pronto mucho me temo que lo que no logró el General Franco eliminando la Senyera ahora lo van a perpetrar unos separatistas catalanes imponiendo la estelada:

      Corría el año 1922 y el último Gobierno Constitucional de la Monarquía cuando nació el arancel Cambó el cual no hizo sino preservar durante no menos de 38 años la política comercial de Cataluña. Cambó, oriundo de Argentina y ministro de fomento con Maura impuso un arancel el cual gravaba con un 38% todos los productos de origen catalán para así salvaguardar la incipiente industria textil catalana ya bien asentada en la región. Tras la dictadura del General Primo de Rivera (padre de José Antonio) el cual en no poco contribuyó a la estabilización del país, articulación y vertebración del mismo, Primo abandonó el poder por iniciativa propia. Sencillamente sus planes de estabilización económica no daban sus frutos debido a ciertas castas. Se inicia así el gobierno de la Segunda República dominado catastróficamente por una innumerable sucesión de presidentes del gobierno con sus dislates a cual más surrealista. España iniciaba así su camino hacia una guerra civil la cual sería tremendamente fraticida y la cual ganó Franco. Previamente, el Golpe de Estado del General Franco había sido fallido y al ser fallido estalló la Guerra Civil desangrando ya definitivamente la marcha de España, abandonándola a la autarquía franquista.
     
      Se iniciaba así la lamentable autarquía franquista. Y... potenciaba el arancel Cambó catalán. Los industriales catalanes otrora adictos al ya separatismo catalán antes de la Guerra Civil no escatimaron en visitas al Pardo solicitando audiencia a Franco para más que nada no tomar represalias sobre sus fabriquetas y no dejarlos en la estacada simple y llanamente. El General Franco, no quería problemas. Sencillamente les dijo que sus fabiquetas seguirían produciendo textiles y demás productos y no solo eso, el arancel Cambó seguiría vigente a todas luces. Con los vascos, tajo parejo.

     
   En resumidas cuentas, en una crisis emocional, económica, política e institucional Franco benefició en no poco a Cataluña, dejando al socaire de los acontecimientos al resto de España. La camiseta de felpa con un gravamen del 38% si es catalana. Si es andaluza o extremeña el gravamen no se aplicaba. Decir.... que tanto en Andalucía al igual que Extremadura solo se realizaban actividades extractivas, jamás industriales. La industria solo se localizó en Cataluña, País Vasco y Madrid. A un empresario llamado Barreiros, nadie le hizo caso por gallego o al menos eso pienso, claro que a pesar de su común procedencia al General Franco no le interesaba una competencia directa con Seat y mucho menos estando ubicada en Cataluña. El mundo de la automoción en España ha sido un auténtico desastre y el de la motocicleta más, pero eso es otra historia.

       Si os fijáis en la primera foto es de un jovencísimo Jordi Pujol vestido de militar del ejército español. Sea lo que fuere Pujol fue al Liceo Alemán de Barcelona de la época. Época del Tercer Reich y allí desfilaba toda suerte de individuos vestidos de las SS, Gestapo y demás uniformes a cuales más fascistas. Aquí no se le ve brazalete alguno y el cinturón parece ser del ejército de Tierra pero el casco es de la Werchmacht.


Del recorte de periódico que adjunto, sin comentarios.

 
 
   
       En resumidas cuentas e ideologías filofascistas a parte el Nacionalismo Catalán viene de largo, tanto ideológica como políticamente así hasta situarse en la situación actual con Mas y compañía. Y.... en parte la culpa fue del General Franco que no quiso bailar con la fea del grupo ni tener problemas con ellos. Pero dado el bagage de este sempiterno nacionalismo no quisieron erradicarlo los presidentes de la II República, ni Franco, Adolfo Suárez, ni Leopoldo Calvo Sotelo, ni Felipe, ni Aznar, ni Zapatero y ni mucho menos Rajoy, el cual en la oposición se sentó en una silla a esperar y por lo que puedo observar sigue en su silla como presidente socarrando a todos sus ministros como Gallardón sin osar dar la cara como por ejemplo en el asunto del aborto.

        El General Franco sería un excelente militar pero como economista un perfecto inútil. Franco y su autarquía desangró España. Tuvo que dejar la economía en manos de los ministros del Opus Dei y aprobar el Plan de Estabilización del año 59´para así y por sufragio universal junto con el mayor pucherazo en unas elecciones nacionales los españoles abandonásemos su eterna autarquía económica y de una vez tumbar el arancel Cambó y propiciar el "Milagro económico español". Milagro español a medias, porque a todos esos infelices que tuvieron que emigrar a Francia, Alemania, Inglaterra, e.t.c. nadie les preguntó que les parecía la autarquía y que la Iglesia fuera un Estado dentro del Estado de forma omnipresente (desechamiento del Plan Marshall).


   A día de hoy nos encontramos con una Cataluña por los suelos tanto económica como ideológicamente hablando. Acumulan más del 30% del déficit público y no sería mala salida abandonarlos a su suerte. Se acabaría en España la crisis de facto ya que los industriales catalanes vendrían a España a implantar sus fabriquetas y sin rendirle pleitesía al General Franco. Eso sí.... con bonificaciones fiscales para no salirse del país e irse a Francia por ejemplo. Cataluña instauraría una nueva moneda, el "Pujol" o el "Mas" y la tendría que devaluar no menos de un 50%, el ejército brillaría por su ausencia y sería un país del tipo Luxemburgo, Holanda o Mónaco. Sin ejército pero en la ruina. Policía no habría. Se le daría a un petimetre un uniforme y una pistola y a funcionar sin ningún tipo de formación académica lo cual ya lo hicieron los nazis en su tiempo con las S.A. Sería también un buen momento para invertir en vivienda catalana que estaría por los suelos, a la par que la ruina para todos aquellos que tuviesen el ya consabido chalet en Calafell, Salou o Cambrills. Decir que la CE y la OTAN no sabría nada de nada de este asunto. No obstante la CE tampoco querría un conflicto a 700 kilometros de París y otros tantos de Madrid pero es lo que hay y tendrían que acatarlo.

     
  A día de hoy la porción de pastel de déficit nacional que le corresponde a Cataluña es de un 18% que sumado a la deuda de la Generalidad constituyen ambas la friolera de 350.000 millones de euros dando lugar al 30% suscrito líneas anteriores. En otro orden de asuntos, el porcentaje de exportación hacia el resto de España se cifra en un 80% por lo que la secesión es un disparate. Especulan con crear su propio país en base a exportaciones a territorios fuera de la UE tales que Rusia, Japón o EEUU pero dudo bastante estos mercados abran sus fronteras a un producto derivado de una franquicia secesionista ya que al fin y a la postre la pérdida de competitividad de los mismos sería más que un hecho por ende y analogía en un mundo globalizado sin cuento. Ejemplos tales que la disgregación checoslovaca o Ucrania son más que reveladores.

     En resumidas cuentas, un desastre. La solución es viable para España una España que jamás va a poder devolver el billón de euros que debe de su déficit público con un 26% de paro y sin visos de mejorar pero no es menos cierto que la globalización tiene carácter siempre, siempre fiduciario desde que Nixon abandonó el patrón oro.

 
   El escenario, a la larga se contemplaría de otra forma. No hay mal que 1000 años dure y España perdería un territorio y hegemonía esencial en Europa. El catalán lo que se dice vago, vago, vago lo que se dice VAGO no es, desde luego. Recordad que hace justo 200 años nos dábamos palizas con los franceses y ahora parece que no podamos vivir sin ellos. Poco a poco Cataluña y a lo largo de muchos años se recuperaría de facto y entraría en la UE y en la OTAN de pleno derecho. "La persistencia de la memoria" y haciendo alusión a un cuadro del catalán Salvador Dalí no conoce de recuerdos cuando tiene un socio económico y válido comercial.
   
    Es ahora, cuando todo va mal que surgen los nacionalismos y es ahora la forma de presionar a un país como España que hace aguas por parte de una región que todavía hace más aguas. Esto es lo que se denomina "caldo de cultivo". Y es ahora cuando siempre, siempre, siempre hay que decir NO  a los nacionalismos separatistas para tener una España unida y hacer frente a nuestra cada vez más depauperada economía. El catalán lo está pasando mal, pero no menos que el madrileño y el aragonés y en su ignorancia contempla que si se separa todos sus males han de acabarse lo cual es un craso error.

    Os recuerdo que Marco Licinio Craso el que otrora formase triunvirato con Julio Cesar y Pompeyo fue el hombre más rico de Roma y el más corrupto, y lo mataron haciéndole beber de su propia medicina: Oro líquido. O.... al menos eso cuentan.