sábado, 26 de abril de 2014

El Abismo Challenger. O como descender 11 kilómetros bajo el mar y que no te pase nada....



        Aldrin, Collins, Armstrong. Un cosmonauta llamado Yuri Gagarin, un escalador conocido por Edmund Hillary, unos exploradores llamados Amundsen y Scott y hasta una perra llamada Laika han pasado a la historia de la vida como unos héroes. Reconocidos y perseguidos por la opinión pública. Pero no es menos cierto que dos prohombres más han de ser introducidos en la lista de reconocidos aventureros y nadie, absolutamente nadie los conoce y mucho menos los reivindica. Son Jacques Piccard y Don Walsh. Vamos por ellos os aseguro que la historia os gustará:



 

         Para nada es una alegoría sobre Tintín ni el belga Hergé. Pero sí he de decir que Hergé se inspiró en uno de los personajes que nos ocupan para diseñar al profesor Tornasol. Precisamente en Auguste Piccard padre.

       Corría pues el siglo XVII cuando los sabios de la época consideraban que el fondo marino no era sino una intensa llanura la cual carecía por completo de relieve. Una expedición oceanográfica británica iniciada en la Navidad de 1872 demostraría lo contrario. El barco se llamaría HMS Challenger, de pabellón inglés con una dotación de 243 hombres, una singladura de 127.000 kilómetros y más de 4 años de duración demostraría que no era del todo cierto.

       El objeto, un torno con una plomada, y la distancia 11 millas al lado de las Marianas en el Pacífico. Soltaron el torno. 1000 metros...., 2000 metros...., 2500 metros..., 4000 metros...., 5000 metros...., 6000 metros. Ya la tripulación se empezaba a arremolinar en torno al torno y valga la redundancia. 7000 metros... 8000 metros...., 9000 metros...... Y fue ahí donde toco fondo aquel ilustre trozo plúmbeo. El fondo del mar y llegados a este punto no era una llanura.

      Leonardo Da Vinci ya demostró que era fácil detectar un barco solo con introducir un largo tubo dentro del agua y escuchar desde tierra el sonido proveniente del mar y no le faltaba razón. Solo que la tecnología parió en el siglo XX el Sonar y a raíz del desastre del Titanic. Así pues el Sound Navigation and Ranging más conocido como SONAR demostró que había una fosa abisal mucho más abisal de lo que hasta entonces se había demostrado. La Fosa de las Marianas y con la friolera de 11.034 metros de profundidad.

       Empezaba así la loca carrera por llegar al fondo de esa fosa abisal. Una locura en toda regla, digna de héroes. Ya aseveré hace un tiempo y en este mismo blogg que conquistar el fondo del mar es mucho más difícil que el Universo. Mi padre ya me lo decía de pequeño. Yo me imaginaba Krakens asturianos o pulpos marinos de 200 metros, enormes algas que atrapaban los barcos y cadáveres con sus calaveras comidas y horadadas por peces pintorescos pero........ me temo que allí no hay ni peces. Según diversos estudios no hay en el Universo ser vivo capaz de aguantar esa presión.
 




       
     
       Para que os déis una idea la presión en el fondo es de 1000 Atmósferas, más o menos como 4 Boing 747 encima de la testa de cada uno de nosotros. Así pues de esta guisa sale Auguste Piccard que no es sino el profesor Tornasol que nos ocupa el cual fue capaz de llegar en globo a 12.000 metros de altura siendo el primer ser humano capaz de llegar a la estratosfera. Piccard tras sus sucesivas epopeyas se empeñó en llegar al fondo del océano pero ya era demasiado mayor para ello por lo que le pasó el relevo y sus estudios a su hijo, Jacques Piccard. Señalar que padre e hijo eran suizos, como Hergé.

       Así las cosas y sin ánimo de tomaros a chufla a Jacques Piccard se le asimiló a Jean Luc Piccard héroe de Star Trek, el cual entre ambos hay un inmenso parecido. Piccard padre tuvo su cómic de Hergé y Piccard hijo tuvo su homólogo en el celuloide. Es de risa pero lo siento, es lo que hay y la historia es así. Si no, os mentiría. No obstante, pensad que todos tenemos un gemelo en este mundo. Uno, o varios.




         Corría el año 1958 cuando se llevó a cabo la intentona. Jacques Piccard y Don Walsh un oficial de la Armada norteamericana los que tuvieron el santo valor de acometer tal locura. Señalar que Piccard era ingeniero. El batiscafo, el Triestre y la singladura 5 horas. Increíble pero cierto. Con estos antecedentes empezó la bajada a los infiernos y siempre pendientes de un hilo. O... un cable que los unía al barco nodriza. 1000 metros...., 2000 metros...., 3000 metros...., 4000 metros.... y el Trieste sigue y suma devorando metros. 5000 metros................ Y el cristal se quiebra. No pasa nada. Los cristales del Trieste son dobles y no hay nada que "temer" Piccard es ingeniero y lo corrobora no sin la duda metódica de Walsh que ya duda de todo. 6000 metros.... 7000 metros.... y el cristal exterior estalla en mil añicos. No pasa nada, no hay nada que "temer" tenemos un cristal interno capaz de aguantar... 7000 metros y ya estamos en un espectro de tiempo de 3 horas de bajada. Vamos por más, con un par. 8000 metros... 9000 metros.... hasta ya al fin alcanzar los 10916 metros en 5 horas. Bastante más de lo que se especulaba con el fondo. No contentos con ello, aún tuvieron los santos cojones y perdón por la expresión de quedarse tan ricamente 20 minutos en el fondo. Echarían un mus o un guiñote?. Eso nadie lo sabe. MISIÓN CUMPLIDA.

       Magnífico, insuperable, dos valientes. Tened en cuenta que en esas características y si el batiscafo se rompe duran un milisegundo. Literalmente imposible sobrevivir a tamaña presión. Ni a 50 metros el ser humano se zafa de la presión. No es aplastado, pero sus células al portar aire implosionan por la descompensación de fuerzas. Además pendientes de un miserable hilo que si quiebra y a estas alturas de la película nada hubiese pasado porque ya en el fondo da igual pero imposible retornar a la superficie. Así, y con este par de héroes dentro de la nave o ataud los subieron inmediatamente. Qué menos, no obstante debían llevar y de seguro relojes suizos "water resistant" por si acaso....y si no algún Casio con alarma y radio.



         En mi humilde opinión esta es la mayor epopeya de la Historia en cuanto a records se refiere. Señalar que odio el libro Guinness de los records porque para nada me conmueve el americano capaz de comerse 200 hamburguesas colgado de un árbol boca a bajo vestido de lagarto pero esto es una lucha entre el hombre y su hostil entorno, imagino sabréis reconocer mis suspicacias. Como he dicho antes, el fondo del mar es algo inexplorado. Señalar que esto fue como vulgarmente se dice "a pelo". Meterse en un cacharro y bajar. En cuanto a la exploración espacial es todo más complicado en el sentido de que se necesitan cálculos, equipos, ordenadores (no tantos, se llegó a la Luna con un 64K y encima se les colgó y tuvieron que reiniciarlo) y mucha gente detrás pero para mí esto es la intrínseca aventura de un par de chalados que les salió bien y estaban solos, colgados de un miserable cable y pendientes de una teoría universal, la de la gravedad y la de la presión del agua. Lisa y llanamente.

        Es pues, justo reivindicarlos tanto a Walsh como a Piccard. En no pocas ocasiones he expuesto lo que aquí en nuestro blogg os suscribo y la inmensa mayoría de la gente no sabía de la epopeya de ambos. Es más, tomaban los cerca de 12 kilómetros como algo completamente imposible de ser realizado. Una quimera digna de un loco.

       Ahora le toca al turno a nuestro Neptuno del cine. James Cameron, el cual no tengo nada claro que hízo pero según he estado revisando datos se me ha cruzado por el camino. Esa "Leviathan", "Titanic", "Terminator" (si os fijáis juega con los fluidos a demanda) y el documental sobre el "Bismarcq" y el "Titanic" dan fe de ello. Por lo visto el tío bajó a rodar a esa maldita fosa para captar imágenes que le inspiraran en su película "Avatar". No obstante, un amigo mío, Dani Martinez Arilla me dijo hace poco que acumula y a raíz de esa película no pocas demandas por plagio y por copia de las portadas de Roger Dean, a la sazón diseñador de las portadas del grupo de rock progresivo YES. Hummmmm!!!!!. Me parece que Cameron se pasó de listo. Son portadas de los 70´ las que aquí os expongo.
 



 


          PD.: Dedicado a mi amigo Dani Martinez Arilla, aquel el cual me sacó de mi ignorancia sobre James Cameron y "Avatar". Dani.......... te lo digo muchas veces. Está todo inventado. Solo hay que saberlo.



 


      Qué espabilao es este. Así también lo hago yo. Me gustaría verlo colgado de una cuerda. Encima copiando imágenes. El dinero es lo que tiene...........