miércoles, 30 de abril de 2014

Rudolf Hess. Un martir del Tercer Reich?



       Hoy vamos a diseccionar a un personaje enormemente controvertido. Y muy difícil de entender. Diseccionar a un loco siempre es complicado y este fue uno de ellos, hablaremos de Rudof Hess, para mí un mártir del nazismo. En este nuestro blog poco a poco iremos haciendo algún capítulo sobre el nazismo y es que Hitler creó un mundo similar al de Star Wars y hablo muy en serio. Hasta el casco del malo, Darth Vader tiene la forma del de la Werchmacht. Vamos allá y os aseguro que no es nada fácil entender a tan sublime majareta.




        Así las cosas no era ni alemán, ni austriaco, ni ario ni nada que se le pareciese, por lo que nuestro personaje ya empieza con pésimo pie. Era Egipcio, sí como oís. Nacido en Alejandría y de religión Protestante. Hijo de padre alemán y de madre británica de origen griego. Hijo de un padre empresario ingresó en la escuela de Ciencias Políticas y ya en Suiza en la Escuela Superior de Negocios. Hombre espartano, al igual que su familia y a punto de ir a estudiar a Oxford sobrevino la Primera Guerra Mundial. Le otorgaron la cruz de hierro por diversas heridas en el cuerpo llegando al grado de Teniente y para mí que fue un esquizofrénico paranóico de armas tomar. Aspecto de su psicología que luego, más tarde aclararé. Al menos esa es mi opinión. Tampoco está tan lejos de lo que eran los hombres de Hitler a excepción de Speer.

      Ya de por sí era antisemita antes de conocer a Adolf Hitler pero fue cuando se conocieron en la cárcel el momento álgido en el cual tomó el camino definitivo y para toda su vida de furibundo nacionalsocialista. No por nada, contribuyó en no poco a hacer de Hitler millonario. Sencillamente se pusieron de acuerdo entre ambos, y Hess le dictó a Hitler su "opus magnum": "Mein Kampf". Ahí era nada............. Porque Hitler con "Mein Kampf" se hizo millonario. Todo aquel alemán se casase se le otorgaba un ejemplar de la obra.

       
 En otro orden de asuntos, Hess perteneció a la denominada sociedad secreta "Thule" adalid de la ariosofía germana y antisemita. Una teoría intraterrestre la cual parió no pocas expediciones al Polo Norte porque creíanse depositarios de una raza la cual se encontraba en el centro de la Tierra. Esta teoría fue defendida en mucho por un inglés heredero de Edgar Alan Poe en lo literario llamado Howard Philips Lovecraft el cual propugnaba como raza a imitar la británica. Amén, que Hess y el mismísimo Hitler se rodearon en mucho de astrólogos de dudoso pelaje. Incluso hubo una purga de los mismos por errores de pronóstico fatales. El nazismo tuvo numerosos errores, uno de ellos el que estoy citando.

        Amigos y residentes en la cárcel Hess y Hitler se habían conocido en 1919 a raíz de Thule y es en 1925 cuando Adolfo lo nombra secretario personal. Es pues, en 1933 con el ascenso del cabo de Bohemia a la Cancillería del Reich cuando pasa a ser Presidente del Comité Central Nazi ocupando la totalidad de las carteras haciéndose así Lugarteniente de Hitler o segundo de abordo del Reich. Sin duda alguna, si Hitler tuvo un amigo ese fue Hess y si tuvo un fiel, ese fue Goebbles que lo acompañó hasta su muerte en el búnker, pero de Goebbles nos ocuparemos otro día. Hess fue ante todo y sobre todo un amigo, antes que un edecán. Y Goebbles un sinvergüenza más.

         Corría el 10 de Mayo de 1941 cuando se desata la tormenta central que ocupa nuestra historia. Hess había ordenado crear manipular en secreto un Messerschmitt BF-110 dotado de una potente radio, vacío de armas para que no pesase y con un fuselaje lleno de combustible para hacer un viaje a Escocia.




       
La misión: Llegar a Escocia y entrevistarse con el Duque de Hamilton que ya había conocido en los J.J.O.O. de Berlín en el 36´ justo debajo del zeppelin Hindemburg y así firmar un armisticio anglo-alemán para que el duque mediase con las autoridades británicas y conseguir una entrevista entre Hess y el rey Jorge VI a la sazón tartamudo. Señalar que Churchill estaba en horas bajas, Hitler consideraba a los ingleses como un pueblo válido en su organigrama ario y que una vez perdida o ganada la Batalla aérea de Inglaterra se acometería la Operación Barbarroja para invadir Rusia. Así pues, los alemanes por mor de los acontecimientos estarían entre dos frentes europeos. Mejor amigos que enemigos. Señalar también que cuando Hess llegó al palacio del Duque de Hamilton curiosamente se encontró con las luces de la pista encendidas en plena noche y..... depósitos de combustible solamente válidos para ese tipo de cazas. Algo muy rayano lo conspiranoico y que dudo bastante al respecto si bien hay datos. Señalar que ya por aquel entonces Hitler le había concedido a Hess por razones que no vienen al caso y que se presuponen una completa negativa a volar hasta ese día 10 de Mayo. Así las cosas, Hess no se saltó ni una sola norma respecto a su führer. Y es que tenía expresamente prohibido montarse en un caza hasta ese día y por un espectro de tiempo de un año.

      
Rudolf Hess que era un experto aviador giró el avión, lo invirtió no con pocas dificultades y cayó en paracaídas lastimándose una pierna y encontrándoselo un labrador llamado David McLean al cual subyugó en su perfecto inglés diciéndole que era un paracaidista de su Graciosa Majestad llamado Alfred Holm y que necesitaba ver al Duque de Hamilton. Se le indagó, desenmascaró, en Alemania se le buscó, se dudó, se le identificó....... Sí, era Rudolf Hess. Así las cosas fue recluído en la Torre de Londres y ya no abandonaría nunca, nunca, nunca, una cárcel. Churchill, el Premier británico y Primer Lord del Almirantazgo se había quedado con la boca abierta.

         Hess había dejado en Alemania a un infeliz: un tal Pintsch con una carta lacrada para entregársela al otro día a Hitler en Berchesgaden. Ni que decir tiene que el tal Pintsch y una vez leída la carta por Hitler, éste lo confinó durante 3 años en una cárcel y luego lo mandó al frente del este para luego ser capturado por los soviéticos. Que culpa tendría?????????. Cosas que pasan. En cuanto a Göering, Mariscal del Aire o payaso del Reich (al fin y al cabo eran sus aviones) y su conversación con el señor Messerschmitt:

        Göering: -"Por lo visto cualquiera puede entrar en su hangar y llevarse una de sus máquinas."
        S.R. Messerschmitt:- "Hess no es cualquiera es el Stellvertreter."
        Göering:- "Pero usted no se da cuenta de que ese hombre está loco?."
        S.R. Messerschmitt: "Si eso es así. Reichmarshall, hace tiempo que debería haber ocasionado su dimisión".
        Göering: -"Messerschmitt es usted incorregible. Bueno.... ya veré como arreglo esto....."

          Hess, después de esta conversación quedaba completamente apartado del Reich, de Alemania, de la guerra y de la vida. Sencillamente lo habían tomado los suyos y los otros por un loco de proporciones bíblicas y a sí mismo también se creería un tarado. Y... los ingleses no lo soltaron. Su destino: Primero la Torre de Londres, acto seguido una mansión del siglo XIX llamada Mitchel Place llena de micrófonos para luego recalar definitivamente en Spandau.

         Rudolf Hess y su viaje a Escocia. En realidad no se sabe lo que pudo pasar. En el año 2017 se desclasificarán todos los expedientes del caso, pero en Nuremberg lo condenaron a cadena perpétua cosa para mí desproporcionada. Señalar que en los Juicios se le veía ausente, no hacía sino pronunciar frases sin sentido y no entendía nada. Se hacía el loco?. O es que estaba loco de verdad?. Mi diagnóstico es el siguiente: Era un loco que no creyéndose loco se lo hacía. El médico que lo atendió se volvió completamente tarumba arrojando los siguientes resultados: Personalidad completamente anormal, marcadas tendencias hipocondríacas paranoides y delirio de persecución.

       A mi juicio un esquizofrénico paranoide como antes he mencionado. Un tipo adicto al Régimen de Hitler y que adoraba al Führer sin duda alguna y que en su fuero interno albergaba la posibilidad de evitar a toda costa que esas madres inglesas y alemanas portaran a hombros los ataúdes de sus hijos. Un hombre que en su fuero interno tomó las de Villadiego para evitar una catástrofe como la que sí se daría. Un salvapatrias pero con razón.

         
Cuentan que Speer en cuanto abandonó Spandau a los 20 años lo primero que hízo fue preguntar a los carceleros si iban a tratar bien a Hess. Se fue consternado de esa cárcel y es que Hess en no pocas ocasiones despertaba a sus compañeros con contínuos lamentos y gritos. Hipocondríaco a maravilla, esquizoide y con delirios de persecución esos fueron unos pocos diagnósticos de los psiquiatras de Spandau. Se pensaba que por una conspiración judía le daban la comida envenenada, nada más alejado de la realidad porque vivió hasta los 93 años. Un caso. Por añadidura, en la Torre de Londres se dedicó a recoger muestras de la comida que le dieron para luego así analizarla y denunciar el paulatino envenenamiento al cual había estado sometido. No comment....

           La opinión pública inglesa y apoyada por Churchill llegó a la conclusión de que el castigo a Hess fue desproporcionado y que al final se convertiría en un mártir. Y así fue. Se revisó su pena una y otra vez, pero la URSS no dio su brazo a torcer y allí feneció a la longeva edad de 93 años. No por nada, también era un gasto completamente inútil ya que 600 funcionarios tenían una relación directa o indirecta con Hess el cual pasó a ser el preso mejor contemplado de la Historia de la Humanidad. A mi juicio, un dislate. La prisión estaba diseñada para 500 presos y solo había uno. Y no contentos una vez muerto Hess derribaron la cárcel. Increíble.







         En cuanto a su óbito, reseñar que murió por asfixia. Pero no asfixia por suspensión sino ahogado. Quizá lo extrangularon ya de una vez???. A saber.

         Mi opinión es la siguiente: Pese a las contínuas tribulaciones sobre su supuesta puesta en libertad fue un mártir del Reich. Así como suena. Un individuo que lo tuvieron ahí recluido por la sola presencia viva de un escarmiento generalizado y asentado en una sola persona. Una herencia viva de lo que fue el ominoso Tercer Reich. Un escarnio. Hess no mató a nadie en su vida. Es más, en mala hora conoció a Adolf Hitler al igual que el resto, pero él lo pagó más caro siendo un enajenado durante toda su vida sin siquiera posibilidad de retracto ni revisión de condena. De hecho, su vida se acabó en 1941 en la Torre de Londres y a raíz de la locura de su viaje. Instigado o no por Hitler. Si lo instigó Hitler en peor sitio queda el dictador, ya que de él no se podían fiar ni sus amigos. Porque Hess fue el único amigo que tuvo Hitler.

        Así las cosas y como he dicho antes para mí es un mártir. Resulta que ahora los grupos neonazis no se amparan sino en el famoso viaje a Escocia para reivindicar a Hess y no sin razón en un tácito empeño de lograr una paz por parte del personaje que nos ocupa. En realidad fue el único que lo intentó de no ser que la desclasificación de los archivos en 2017 digan lo contrario. El único que hizo algo por firmar un armisticio con Inglaterra y lo tomaron por un chalado. Por otra parte me extraña muy mucho que tipos como Speer o Doenitz salieran a los 20 años y Hess nunca. O algo había que nadie sabe o sencillamente fue un vivo escarnio de los aliados para con el Tercer Reich. Así las cosas han logrado el efecto contrario. Eso sí, Hess ni en los juicios, ni antes ni después se arrepintió del Nacionalsocialismo. Eso es un hecho.

        Definitivamente y hartos de las continuas peregrinaciones de neonazis y de pintadas comunistas y anarquistas la Comunidad Bávara Protestante decició dar puerta a la tumba del supuesto mártir del Tercer Reich. Se le incineró y arrojaron sus restos al mar para así dar por finalizado su lamentable periplo tanto en esta vida como en la otra. Porque ni muerto, lo dejaron en paz....







           Y... esta es una de las más famosas y ocultas historias del Tercer Reich. El devenir de Rudolf Hess es sin duda alguna una de las piezas clave de la Historia de la Segunda Guerra Mundial. Un hombre que loco o no (estaba como una regadera) podría haber cambiado por completo el organigrama de una guerra. Tened en cuenta que Inglaterra y Churchill aguantaron solos durante un año a una Europa conquistada en su práctica totalidad por Adolf Hitler. En palabras de Sir Winston Churchill y refiriéndose a aquellos pilotos de los Hurricane y Spitfire: "Nunca tantos debieron tanto a tan pocos".

        Rudolf Hess. Héroe o villano?. Sin duda alguna un nacionalsocialista que a mi juicio lo pagó excesivamente caro.