jueves, 3 de abril de 2014

Opinión: De la alpargata a la España de 4 velocidades.






            Hoy no hay un hecho, ni un hombre, ni una mujer ni tan solo una batalla, ni una tripulación de un barco, ni un extraño animal, ni una creencia. Sencillamente hay una cosa y una reflexión final sobre la pecaminosa marcha de España. Y como prolegómeno, un testigo de excepción, el SEAT 600.

          El Seat 600 es sin lugar a dudas el automóvil más famoso, más bonito, más elegante, más rápido, más fiable, más versátil, más deportivo, más económico, más amplio y más español de cuantos fabricó la casa Seat. Decir todos estos bonitos adjetivos porque sencillamente no había otro y si lo había no estaban para nada al alcance del bolsillo medio del español de mitad del Siglo XX. Lo mismo valía para asistir a una boda novia en ristre, que para un exhausto viaje Barcelona-Madrid que para ir de camping con la familia los domingos. Valía para todo y gracias a que sirvió para todo España empezó a servir para algo, pues la Historia de la España de los 50´- 60´ está indefectiblemente unida al destino de este aparato. Se unieron ciudades, se unieron personas, destinos, amigos, familias, trabajos... En no poco y pese a la moralidad vigente se engendraron nuevos españoles en él y sin lugar a dudas el español hizo un poco más realidad sus sueños gracias al 600. Así las cosas y como podéis observar en la foto de abajo hasta a la mujer se le empezó a tomar como reclamo a la hora de vender un Seat 600, cambió hasta la publicidad. Y es que el español medio siempre ha sido un hombre acomplejado. Ahora la República, luego la Guerra Civil, más tarde la dichosa Dictadura y... actualmente el paro. Así las cosas el 600 contribuyó en no poco en desacomplejar al español medio, producir algo completamente novedoso y de calidad y con un sentido muy patrio ningún español ha renegado del 600. Es de los pocos objetos los cuales ha aunado pasiones y gustos dejando al margen ideas políticas y clases sociales, claro... que también había el típico ricachón de Mercedes de importación que rompía la regla social de la mayoría. Señalar que el español y en su complejo siempre pensó que lo extranjero era mejor que lo nacional. Somos muy poco proteccionistas con las empresas que nos dan de comer. Y el 600, en parte nos hízo olvidar ese complejo.




      Corría el año 1955 cuando se presentó esta joya en el Salón de Ginebra. Así las cosas no creo que los directivos de Seat de la época bajo licencia Fiat y auspiciados por el I.N.I. imaginasen el epitafio del último modelo de Seat: "Naciste príncipe, moriste rey". Tras así dar triste colofón a su producción en cadena con un total de 799.419 unidades y 50000 exportadas sobre todo a Finlandia, Reino Unido, Alemania, Francia, e.t.c... El porcentaje del accionariado se dividía en 3, a saber: Un 51% el I.N.I., un 17% FIAT y el resto entre bancos e inversores. Con esta coyutura la Sociedad Española de Automóviles de Turismo (SEAT) sería dirigida por directivos italianos y militares adictos al Régimen. Y los trabajadores serían contratados en función de su bagage profesional en la materia y a ser posible que no hubiesen trabajado en el extrajero para no influir directamente en la opaca sindicalidad vertical de la época. También se contrataron mujeres las cuales pasarían a desempeñar puestos de oficina, limpieza, cocinas o camareras y la subcontratación de trabajos para nada existía en la factoría y casi me atrevería a decir que en ninguna fábrica en España. Señalar que el 80% de sus piezas eran de orígen español. Para SEAT trabajaban cerca de 30.000 personas. Unas 20.000 en la fábrica y unas 10.000 en concesionarios. Decir, que para la época trabajar para SEAT era todo un lujo, ya que en no poco garantizaba el futuro de una familia entera. A su alrededor incluso se creó un barrio, el de San Cristobal (patrón de los conductores), había una guardería en la fábrica y una escuela de aprendices que muchos de ellos posteriormente pasarían a engrosar la lista de empleados y generalmente los hijos de los trabajadores a la larga se les reservaba un puesto en la plantilla. Por lo que la empresa era bastante paternalista con sus empleados. Cada empleado de SEAT venía a trabajar como unas 50 horas semanales contadas las horas extras. Para la época, no estaba mal y un obrero venía a cobrar unas 2.500 pesetas al mes.









           Su cilindrada abarcaría desde los 633 cc hasta los 767 cc, con una potencia máxima de 32 CV para alcanzar la friolera velocidad de 115 km/h. Con estos antecedentes el 600 no corría, sino volaba bajo. Además las primeras versiones vendrían con las puertas de apertura tipo "suicida", osea con las bisagras del coche en el lado ulterior de la puerta y no anterior, un atentado total para la moralidad de la época ya que las mujeres obligatoriamente se veían en el trance de tener que extender sus piernas al montarse en el coche y hacerlo de una forma elegante a la par que discreta (los pantalones estaban proscritos para la mujer). En la España del General Franco hasta en la automoción exaltaba la virtud de la mujer, las más de las veces sin querer, claro. Actualmente solo el Opel Meriva monta este tipo de puertas y unicamente en las traseras.

          Comprar un SEAT 600 era toda una epopeya. Los plazos de entrega se hacían cada 3 años. El demandante se inscribía como futuro cliente, pagaba 3.500 pesetas de fianza mas una aval notarial o bancario y una vez fabricado y por riguroso orden de lista el aspirante accedía al modelo solicitado, eso sí, el color era lo de menos ya que la empresa los fabricaba como le venía en gana y te podía tocar uno rojo, blanco, azul, el amarillo color natilla tan típico de la SEAT.... El precio final del 600 acabado era de 60.000 pesetas. Señalar también que la inmensa mayoría de los compradores eran hombres y de vez en cuando se colaba alguna mujer de la cual se sospechaba era hija, sobrina, nieta, o esposa de algún desafecto al Régimen ya que para comprarlo uno tenía que presentar también credenciales de buena conducta, afinidad y vecindad hacia el poder establecido, ahí es nada...... Ante lo cual no se tomaron represalias. La picaresca no era baladí, ya que algún vivales de la época sabedor de la larga lista de compradores accedía a uno y posteriormente lo vendía a un precio superior. Decir que servidor lleva 18 años introducido en el "mundo de la grasa" o de la automoción y tales características tanto comerciales como de fabricación le parecen cuando menos jocosas. Añadir, que SEAT también introdujo al terror de la cadena de montaje: El cronometrador de métodos y tiempos. En una cadena todo es medible y porcentable y siempre, siempre, siempre.... en favor de la empresa.




         Así las cosas y como ya he dicho antes el 600 se convirtió en una pieza clave, yo diría la más del devenir de la sociedad española de los 50´. El toro de Osborne y el SEAT 600 fueron los símbolos por antonomasia de esos años. Años duros en los cuales Franco abandonaría al fin y a la postre su autarquía en el Plan de Estabilización del año 59´ y dejaría un aperturismo económico en manos de los ministros del Opus Dei. Nació la famosa figura del Dominguero, padre de familia el cual no dudaba en montar en su 600 y meter en el a su mujer, abuela y tres hijos y alguno hasta a la querida para pasar un día de asueto de camping en la Sierra madrileña o en cualquier parte le viniese en gana. Gracias al 600 los españoles pudieron articularse de forma completamente independiente viajando por la piel de toro, crear un pequeño turismo de clase media y así potenciar el negocio de paradores, hoteles, hostales, gasolineras, e.t.c....

        Como ya he dicho antes y en lo político el Plan de Estabilización del Opus Dei integraba a ministros de la talla de López Rodó, Alberto Ullastres o Mariano Navarro Rubio. Se aprobó el Plan en el año 59´ con una mayoría del 99%, algo insólito para unas elecciones por lo que fue el primer pucherazo del franquismo. No soy adicto al Opus Dei y cualquiera que me conozca os lo podrá corroborar pero decir que al Opus Dei le debemos en parte el despegue económico de la España de Franco. Ya que éste último sería un buen militar pero como economista, un inútil. Esto lo suelo contar de vez en cuando pero nadie se cree que el milagro económico español lo propició la Obra. En otro orden de asuntos y bajo mi opinión si yo mandara a las mujeres a coser, me limpiaba a 2.000.000. de inmigrantes de España y un 1000.000 más de españoles los mandaba al extranjero os aseguro que acababa con el paro y sin que los ciudadanos pagasen un solo impuesto como entonces, eso del IRPF, módulos, e.t.c.... era algo que brillaba por su ausencia. Así las cosas y haciendo una excepción en el asunto de inmigrantes en España empezó la gente a trabajar y muchos incluso a pluriemplearse o "pluriempleasen" que decían los abuelos de entonces aquí en Aragón. Franco, en cierto modo lo tuvo difícil pero a la larga fácil no contaba con los handycap arriba descritos. Pero.... en España y gracias a Dios a las mujeres ya no se les exige el permiso de su marido para trabajar, costumbre, que dicho sea de paso también se dio en Francia. Sea de la forma que fuere a la mujer siempre hay que legislarla. Antes y ahora.

         Con estos mimbres España junto con SEAT trajo una plaga que ahora no logramos resolver: El maquinismo. Nos pensamos que el maquinismo vino de la mano de la Revolución Industrial pero no es menos cierto que su exacerbación nos ha traído estos lodos. En mi opinión tan respetable como otras y no poca gente me discute que la investigación y más a nivel industrial pasa por reducir tiempos y producir más rápido y mejor sin tener en cuenta el drama existencial que nos asola. Así las cosas al humanista se le ha desplazado por completo. Derecho, Historia, Bellas Artes, Música, Filosofía...... son carreras que no sirven para nada en lo material. Seamos muy francos y consecuentes con lo que digo y pensad en que solo se inventan cachivaches para uno forrarse e introducirlos en el sistema de vida del consumismo. La gente de natural ya no piensa por sí misma ni siquiera lee para distraerse, solo consume y gasta en inventos. No es que la gente no lea es que cuando lo hace no entiende lo que pone y las más de las veces no logra concentrarse en el escrito. Una ruina, vamos. He topado con compañeros de trabajo que me ven a veces leyendo en el autobús de ida a casa y me han confesado que no leen porque sencillamente son incapaces de concentrase en una historia que no es sino el argumento de Caperucita Roja. Así las cosas y ya lo comenté en un post sobre el Protestantismo y pongo a continuación que, al personal en parte le han vendido unas Preferentes y unas hipotecas porque no han leído la letra pequeña. Sencillamente se fiaron de un banquero que les aconsejaba tal que aconseja un cura desde el púlpito acerca de lo que debes o no debes hacer. Hasta ahora la opinión del director de la sucursal bancaria y del corredor de seguros iba a misa. Una trampa para incautos.

 http://laverdadteharalibre6.blogspot.com.es/2014/03/origenes-y-consecuencias-del.html


        El dichoso balompié, la Belén Esteban y el BMW de altas prestaciones llevan al español por la calle de la amargura. El español, busca becerros de oro sin buscar ni en lo cultural y mucho menos en lo espiritual. Por todas partes va anhelando y perdiendo el tiempo y piensa en su engaño que su vida sería mejor si se parecieran un poquito a ellos o simplemente tuvieran un Mercedes de la clase "A". Craso error. Acabarán al fin y a la postre como Marco Licinio Craso, el hombre más rico de Roma al cual mataron (en este caso el sistema se encargará él mismo de eliminarlos) bebiendo oro líquido. No es pues desdeñable que Fernando Díaz Plaja señalara como uno de los peores pecados capitales la envidia como abanderada.




      
     

       En la España de Franco esto sencillamente no existía. La nostalgia es muchas veces la dicha de ser infelíz pero no en vano la ética consumista española estaba bastante más saneada que la de ahora. Había héroes tal que Manolete, Gento o Lola Flores pero el español andaba bastante más preocupado del prójimo que actualmente. Y... héroes que sabían hacer algo o dominaban un arte, no chabacanos. El sistema de carencias del español le empujaba sencillamente a subsistir de esta forma. No había otra. Así las cosas y en síntesis corren muchos mejores tiempos ahora pero no es momento para los ilusos y nos damos cuenta a estas alturas. La maldita crisis que nos asola nos está poniendo en nuestro sitio, donde en realidad ha estado siempre nuestro país, en la España del 600.


      En lo político hay una carencia explícita de intelectuales en la España de la -no lectura y del ídolo estrafalario-. Adolfo Suárez, Fraga, Carrillo, Marcelino Camacho, Tierno Galván, Gutiérrez Mellado, Torcuato Fernández Miranda... fueron hijos del Régimen que bregaron a favor de él o en su contra pero a la vez intelectuales que captaban perfectamente el sentir de su pueblo. Bárcenas, Pepiño Blanco, Díaz Ferrán y la casi totalidad de dirigentes sindicales y eclesiásticos con Rouco y Setién a la cabeza, sinvergüenzas unos, anacrónicos otros que aún tienen la desvergüenza de mentar la Guerra Civil como hizo el otro día Rouco y es que ya se les acaban los argumentos. Ni que decir del empresario del pelotazo, que se piensa que con gestionar, llamar por teléfono, ordenar y explotar sin saber hacer otra cosa se hará de oro sin ningún esfuerzo a costa de una falta de ética que no es sino un dislate y que al fin y a la postre se volverá en contra de él. Claro, que hay todavía quien piensa y denosta a personajes tales que Amancio Ortega como hombre que ha sacado adelante su negocio por pura casualidad, en resumidas cuentas, la envidia hace de las suyas. Decir que Amancio se montó su propia empresa con ayuda de su mujer haciendo batas de boatiné y que no se metió en un monopolio gasístico o eléctrico para sangrar a los españoles una vez privatizado. Sabéis muy bien de que personajes os hablo. Choca que los políticos de ahora tengan títulos rimbombantes: Registradores de la Propiedad, Notarios, Jueces.... pero no menos choca que a un presidente del gobierno que pasó por España dejándola como un solar no supiese el precio de un café. O que su antecesor saliese alguna vez cocido en una convención vitivinícola o hablando en tejano. (Lo de no levantarse cuando pasaba la bandera de EEUU o poner los pies encima de la mesa delante de Bush lo omito por lo ominoso del caso).






      Todavía hay nostálgicos del Régimen que en su ignorancia piensan que cualquier tiempo pasado fue mejor. Pero se engañan a sí mismos ya que en realidad no es que cualquier tiempo pasado fuera mejor, sino que si ese tiempo se hubiese alargado hasta nuestros días quizá no tuviesen que levantarse a las 6 de la mañana para ir a currar. Son los hijos de ese juego de triles por Constitución llamado, donde las castas de antes, las de durante y las de después tuvieron que ponerse de acuerdo y repartirse España entre todos ellos, tocando las más de las veces a menos cacho para cada uno e introduciéndose los nuevos en el hipercomplejo mal llamado Estado de las Autonomías que para mí no es tal estado sino un federalismo total y absoluto fagocitando sin piedad los magros recursos de los españoles. Eso sí, en empresas públicas que ellos se montan con la aquiescencia del Estado para que el primo, sobrino, tío o amigo inútil o gentil, entre en esa maraña de engendro industrial o embajada que desangra al país a costa de nuestros impuestos sin dar nada a cambio. Todo un disparate tolerado por nuestro gobierno y exíguos bolsillos.

       En cuanto al periodismo, qué decir.... No corre mejor suerte. Mal pagados e influidos por las castas imperantes. En España el periodismo sencillamente está dominado por las castas, véase políticas o religiosas. Mal pagados las más de las veces y a decir lo que yo digo pero no hagas lo que yo hago. Y es que Jefferson dijo una verdad lapidaria: "Un país podrá subsistir sin gobierno, pero no sin libertad de prensa". Insisto, en España hay grandes periodistas pero cuidado no saques los pies del tiesto que te meto. Lo cierto es, que con tal cantidad de cadenas de televisión, periódicos, emisoras, e.t.c. y algún free-lance por internet la información al final se traduce en desinformación. El maquinismo, por tanto se vuelve a imponer en este caso. Hay autores y periodistas excepcionales que han tenido que largarse de España o sencillamente han sido defenestrados como es el caso de César Vidal o Pedro J. Ramírez de El Mundo e incluso muchos de ellos amenazados de muerte o con intentos de asesinato véase el caso de Jiménez Losantos o Carlos Herrera. Si a grandes intelectuales les pasa esto que no les pasará a los que están bregando y pagándoles cuatro duros y a contratos???. Increíble. Eso sí.... el "Marca" que no falte..... al fin y al cabo un resultado de un partido es una verdad palmaria. O se gana, empata o pierde, es inapelable. No obstante, decir que con la mafia que hay en el balompié de todo se puede ya llegar a esperar y de seguro a alguno se lo pulen por un comentario de más que será una impenitente verdad.







       Como colofón decir, que mucho ha cambiado España desde ese 600 que según cantaba la copla de marras "la carretera nacional, es tuya". Hemos pasado del 600 al X5 de BMW, coche por antonomasia de la crisis. De la extrema sencillez a la hoguera de las vanidades en una evolución que al final nos ha llevado a la involución en un país en el cual la gente lo está pasando muy, muy mal por culpa de unos politicastros y banqueros que en el caso de Aznar en primera instancia permitieron entramparse a todo el mundo porque "España iba bien", un ZP que siguió sus pasos con buen "talante" y que para mí fue más que una plaga bíblica y un actual presidente amigo de las sillas, a saber: en la oposición se sentó en una silla a esperar le cayera la guinda y en la presidencia sigue en la silla a esperar que alguien de Europa lo saque de una situación lamentable, quemando a sus ministros de la forma más abyecta, porque aún estoy esperando que salga a la palestra y justifique un tema tan sensible como el aborto.

       Y.... en cuanto a los problemas de una escisión española por parte del separatismo catalán y vasco ya expresé abiertamente mi opinión en este blogg:

http://laverdadteharalibre6.blogspot.com.es/2014/02/opinion-catalanismo.html