sábado, 12 de abril de 2014

Oliver Cromwell, catolicismo, protestantismo, IRA y... rugby.







           Oliver Cromwell, o la historia en Inglaterra del Protestantismo, Catolicismo y del Calvinismo.

            Corría el año 1599 y más en concreto en Hungtingdon cuando un 27 de Abril venía al mundo un niño que sería llamado a cambiar por completo el esquema tanto religioso como político y militar de la Inglaterra de su tiempo y del actual Reino Unido. España, culturalmente es un país que sabe muy mal enterrar a sus muertos, por extensión tiene mala memoria histórica e indefectiblemente peor mala memoria para personajes del calibre de Oliver Cromwell siendo este inglés y un furibundo anticatólico que es en resumidas cuentas los que nos ocupa. Saber que existió es suficiente, entenderlo ya es harina de otro costal. Vamos allá pues a ver si sacamos algo en claro porque si os he de ser sincero no lo tengo ni yo. Es muy, muy complicado.

            Cromwell fue un tipo contradictorio, polémico y controvertido. En España la inmensa mayoría de la gente piensa que la Monarquía Británica es, fue y será intocable y goza de las de más rancio abolengo de Europa pero nada más lejos de la realidad. Abolengo tendrá pero, rancia, rancia lo que se dice rancia no es. También tuvo sus sombras y una de ellas fue la implantación de una república en Inglaterra por Cromwell. Así las cosas su ranciedad se vió interrumpida por el personaje que os doy aquí cuenta y que es con mucho para mí el más importante que dió el Reino Unido, pese a que el ranking lo ostenta Sir Winston Churchill. Soy bastante amigo de Churchill. No en vano defendió a Inglaterra de la alemania nazi con lo único que tenía: "Sangre, sudor y lágrimas". Pero he de decir que su trascendencia no lo fue tanto como del personaje que nos ocupa y cuando menos hasta nuestros días.

          Así aparejados y bien conocidos los actuales desastres del IRA la historia de tan patética organización emparentada con ETA  no en poco nace de la mano de Oliver Cromwell que a la sazón se le puede definir como el azote de los católicos en el Reino Unido. En Holanda, cuando pasa alguna catástrofe la gente dice: "habrá sido el Duque de Alba" en alusión a los temidos Tercios de Flandes de Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. En Irlanda, lisa y llanamente y en vez de blasfemar dicen: "habrá sido Oliver Cromwell...!". No así en España, país blasfemo por antonomasia, eso sí muy, muy católico. En España, cuando algo mal ocurre Dios, San Dios y todos los santos del calendario desfilan de dos en dos.

     Cromwell, era un Puritano radical, creía en el parlamentarismo en sustitución del rey y denostaba la venalidad de los cargos públicos a la hora de recaer sobre nobles caballeros las más de las veces, y abominaba de los obispos. Así las cosas en Inglaterra dominaban los Protestantes, en Irlanda los Católicos y en Escocia los Calvinistas. Tres religiones que de por sí emanan de un mismo Dios no había forma de ponerlas de acuerdo en tan poco espacio territorial y en una isla, señalar que ahora tampoco hay forma pero es lo que hay. El Rey, Carlos I que si bien en un principio era anticatólico, a posteriori no vería con malos ojos la persistencia del catolicismo en sus islas. A tal extremo llegó su empeño que los Protestantes temían que Carlos restaurase el catolicismo en Inglaterra ante lo cual los puritanos ejercieron una enorme presión sobre su monarca.

          En un amotinamiento por parte de los católicos irlandeses éstos obtuvieron su independencia pero Oliver Cromwell primero tenía que poner orden en Inglaterra para así más tarde lanzarse a la reconquista de la católica Irlanda. Temblad, católicos, temblad!.



        Ahora le toca el turno a la Calvinista Escocia. Los escoceses calvinistas o presbiterianos al ver que Cromwell se oponía al parlamento presbiteriano consintieron en apoyar a Carlos I a la sazón rey de Inglaterra. Con estos mimbres y, para preservar su religión los escoceses se lanzaron a la conquista de Inglaterra perdiendo estrepitosamente la guerra en el año 1648 en la Segunda Guerra Civil Inglesa donde Cromwell era el comandante en jefe de su ejército sin saber siquiera amartillar una pistola en la batalla de Preston. Con el Parlamento en manos de Cromwell se llevó a cabo el regicidio. Carlos I de Inglaterra sería pues, decapitado como un bellaco.

      Mucho se ha hablado de tan nefando acto, por parte de los puritanos. Marcó un hito en la Historia de Inglaterra y de Europa. Así las cosas, en Europa la inmensa mayoría de los monarcas de vez en cuando se tocaban la cabeza, no fuera a pasar que no la llevasen sobre los hombros. No sería la primera cabeza que rodaría. Sírvase como ejemplo la de Luis XVI en la Revolución Francesa o el magnicidio de los Romanov en la Revolución Rusa. Aún así, Oliver fue muy "piadoso" y no consintió enterraran a Carlos testa a diestra, tronco a siniestra y una vez separada la cabeza del cuerpo se la volvieron a apañar cosida. Véase el extraordinario parecido de Alec Guinness con Carlos I en una película a la que luego me referiré: "Cromwell".





        Una vez despejado el terreno y el rey pasado a mejor vida y solventado el problema católico tal y como después aclararé Oliver Cromwell crearía la "Mancomunidad" O "Commonwealth". Que dicho sea de paso se ha ido extendiendo hasta nuestros días. No el puramente sentido práctico que tiene ahora pero sí en su designación y... no solo eso. Se erigió "Lord Protector". Es decir, las islas iban a ser un protectorado integrado por Inglaterra, Escocia e Irlanda. Queda pues la cuestión católica por resolver.

         Cromwell no quería que ningún estado anejo a Inglaterra pudiese estorbar sus planes tanto políticos como religiosos y a la vez se cobraría a muy alto precio la disidencia irlandesa. Así las cosas se lanzó a la reconquista de la independiente Irlanda con su ejército modelo denominado "New Model Army" (magnífico grupo de rock, por cierto) sus "Casacas Rojas" y sus "Ironsides". Aquí y solo aquí es donde toma posesión el muy dudoso proceder de Cromwell. Hasta ahora había solventado muy bien las cosas incluso con el regicidio pero con Irlanda y su población católica llevó a cabo una purga de proporciones bíblicas y que le llevaron a una muy bien ganada mala fama, la que todavía le guardan en Irlanda. Cuentan, que en realidad pretendía Cromwell no era una reconquista al uso sino una más que Guerra Santa e imponer su nomenklatura. Exterminó católicos por doquier. Una verdadera matanza de civiles y clérigos católicos. Cuentan que prendía fuego las iglesias con la gente dentro, que torturaban y violaban, pillaban y asesinaban a todo bicho viviente y así confiscó el 40% de las tierras católicas. En mi humilde opinión no se puede interpretar la actitud de Cromwell como un genocidio (o... quizá sí), pero sí como un consumado escarmiento, e insisto, marcó en muy mucho las diferencias entre ambos estados hasta nuestros días y total para nada como vamos a ver a continuación.

         Cromwell como no podía ser otra cosa impuso un modo de vida puritano o protestante, abolida la monarquía por él mismo le ofrecieron por dos veces ser rey y rehusó a ello por principios morales y ahora viene lo más sorprendente, instauró la libertad de culto siempre privado si no era protestante. Cosa la cual es incomprensible después del varapalo católico, así como también aprobó el reasentamiento judío en Inglaterra, expulsados 350 años antes por Eduardo I.

         Oliver Cromwell murió un 3 de Septiembre de 1658. Le sucedió como "Lord Protector" su hijo pero carente por completo de las dotes de su padre se reinstauró la monarquía en la figura de Carlos II. Así las cosas ordenó desenterrar a Cromwell separar su cabeza del cuerpo y éste último fue tirado a una fosa común. La cabeza se clavó en la Abadía de Westminster de donde fue robada. Lo de la cabeza tiene su miga, ya que fue rondando, rodando y sufriendo diversos avatares la mar de pintorescos para ser definitivamente encontrada en 1960 y enterrada en Cambridge donde estudió el dueño de tan pintoresca testa.






        
        En resumidas cuentas. Para mí Cromwell fue un brillante personaje pero un sinvergüenza sobre todo en su solución católica. Señalar que llegó tarde al poder, fue a los 40 años cuando empezó su meteórico ascenso no sin hacer gala a partir de entonces de un ingenio y capacidad de resolución de problemas muy desarrollado. El Puritano es la vertiente "hardcore" por así llamarlo del Protestante si bien los postulados de Cromwell eran completamente legítimos y ajustados más a una realidad actual que de entonces y (véase parlamentarismo, libertad de culto, e.t.c..) no supo evitar la tragedia o no quiso. En mi opinión entró en Irlanda y contra los católicos como elefante en cacharrería sin tener para nada en cuenta las consecuencias que se avecinarían aún en nuestros días. Un pueblo educado y adiestrado en su religión si está convencido de ello o lo exilias como se hízo en España con los judíos o lo exterminas como hicieron los nazis con los mismos. No hay término medio. El arraigo a una creencia es muy fuerte, si bien en España creemos más ya en el Marca que en el Catecismo debido a lo obtuso de nuestros dirigentes religiosos. Cromwell creyó en el castigo ejemplar para con el sedicioso. Es lo mismo que darle una paliza a un niño por robar un simple caramelo, no cogerá nunca ninguno más, desde luego pero posiblemente acabe siendo un monstruo. Irlanda e Inglaterra llevan toda la vida igual. Sin aclararse y de bomba en bomba desde Oliver Cromwell como dos monstruos midiéndose.

       Eso sí..... fue valiente y cercenó la cabeza de un rey. Y recordad que la Revolución Francesa se estudia en todos los bachilleres pero la Inglesa se pasa completamente de largo siendo ésta de la misma trascendencia que la primera. En cuanto a mi opinión por las virtudes y vicios del protestantismo y del catolicismo ya hice dos posts en este blogg y que ahora os voy a reseñar.

      No se si estaré en lo cierto pero los revolucionarios ingleses entraron en el parlamento ariete en mano. Dieron 3 golpes de ariete y al tercero la gran puerta de acceso a la sala cedió. Hoy en día en el Parlamento Británico eso lo hace un ujier con un cetro. Golpea tres veces la puerta y la Cámara de los Comunes se abre. Si alguno cree que no es cierto lo que digo me lo aclare, insisto, creo que es así desde entonces.



     En cuanto a las banderas. Aquí tenéis un facil esquema de la posición de las mismas y dando lugar al Reino Unido (Gales no cuenta, para eso tienen un príncipe). Es una mezcolanza entre Inglaterra, Escocia e Irlanda. Con esta composición surge la "Union Jack", bandera de la confederación por así decirlo. Evidentemente la de Inglaterra en medio, como mandan los cánones. Sabed también que hubo un payaso por Sabino Arana llamado que copió el muy triste de él la Ikurriña vasca. Hace falta ser malo y poco imaginativo.








     Aquí el Catolicismo desde mi blogg:

http://laverdadteharalibre6.blogspot.com.es/2014/03/opinion-catolicismo.html


    Ora el Protestantismo también desde mi blogg:

http://laverdadteharalibre6.blogspot.com.es/2014/03/origenes-y-consecuencias-del.html


     En cuanto al celuloide. No os andéis con milongas: "Cromwell" de Richard Harris y Sir Alec Guinness. Magnífica, sobre todo estos dos actores. Claro que actores que siempre han hecho todo bien parece que esta sea una más, pero nada más alejado de la realidad. Solo se están reafirmando en que sí son los mejores.








      Y.... hoy toca hasta una canción.

https://www.youtube.com/watch?v=6Ejga4kJUts

     Cuando escuchéis esta canción pensad que desde Oliver Cromwell no pocos inocentes han sido asesinados a manos del "IRISH REPUBLICAN ARMY" o IRA.

     En cuanto al trébol irlandés es el de San Patricio que quiere decir "Padre, Hijo y Espíritu Santo". Por eso por ejemplo la seleccíon irlandesa de rugby lo porta en su escudo:

   






 P.D.: Dedicado a mi amigo JESÚS BAQUEDANO en el exilio irlandés. Por supuesto, y como muchos como él por razones obvias. Ánimo, Jesús. Como manda Irlanda.