viernes, 25 de abril de 2014

La esclavitud y el trabajo en España.



          Hoy, día Primero de Mayo. Día del Trabajador. Yo soy un trabajador y mi mujer también. Manifestaciones, sindicatos, trabajadores, algún autónomo y no pocos desencantados tomarán las calles de todas las ciudades de España y del mundo. Habrá banderas de todo tipo. A saber: españolas, sindicales, del orgullo gay, republicanas, comunistas, cubanas y alguna griega en firme mezcolanza y no poca confusión ideológica. Si bien el portador de la hoz y el martillo en su ignorancia está de enhorabuena. Stalin tomó Berlín el Primero de Mayo de 1945, a la sazón Día del Trabajador pero el depositario de tal bandera yerra de manifestación por lo que no se aclara.... Que se vaya a una que celebre el fin de esa mala guerra y en mucho me convencerá de que celebra algo acorde con sus colores.

           A día de hoy, haremos un merecido repaso de lo que es la esclavitud, trabajo sin remunerar y por la jeta. Describiremos la tradición esclavista de países europeos y no tanto y definitivamente haremos un epílogo final de lo que es el trabajo, su concepto en España y  lo compararemos con otras sociedades más avanzadas que la nuestra si bien bastante racistas. Porque, no nos engañemos. EEUU abolió la esclavitud pero no el racismo.

          La esclavitud. Ese mal que siempre se ha dado, se da y se dará mientras el Ser Humano siga siéndolo al menos en el planeta Tierra. Una vergüenza inherente al hombre y su evolución. Y como más tarde analizaremos fue con mucho en lo que más se apoyaron las sociedades evolucionadas como la nuestra para poder expandirse y tener una serie de derechos que a aquellos infelices les arrebatamos tan solo por el color de su piel. Pero claro..... de esto ya no nos acordamos y nos creemos que hoy en día hablar de esclavitud es algo muy lejano, de los tiempos de Horacio Nelson o Cristóbal Colón, pero nada más lejos de la realidad.

       Para empezar, señalar que la esclavitud ha existido siempre desde que el hombre es hombre, incluso anterior a la Escritura. Egipto, Mesopotamia, Roma, Aztecas, Incas.... todo pueblo antiguo tenía en mayor o menor medida a gala la esclavitud. Decir que en el Antiguo Egipto había esclavos, pero si algo es rematadamente cierto y diversos estudios así lo aseveran las Pirámides egipcias no estuvieron construidas por esclavos, sino por hombres libres que trabajaban de sol a sol en una devoción hacia su faraón rayano lo paranoico. No por nada se construyeron en 70 años lo cual equivale a colocar una piedra cada 2 minutos y medio en su sitio. Y... eso no se hace con esclavos. Sino con una férrea organización de obreros especializados, arquitectos e ingenieros los cuales no conocían la polea pero sí el Derecho del Trabajo.

      Pero vamos a centrarnos en la esclavitud Moderna la que va prácticamente desde el Descubrimiento de América.


          Es esa esclavitud la que dio lugar a la base global del comercio que gozamos actualmente y que entre el S.XV y el S.XIX produjo un negocio de no menos de 14.000.000 de negros junto con más de 33.000 singladuras fletadas. A partir de ahora, utilizaré la palabra "negro", no con ánimo despectivo sino como raza extraordinariamente resistente.

         Señalar que las informaciones que hay ahora actualmente sobre este tipo de comercio son completamente fidedignas y con razón. A partir de 1815 en Inglaterra se empezó a prohibir la esclavitud y sus abolicionistas tiraron como pudieron de archivos para justificar su supresión, pero no nos engañemos, para ellos el comercio de esclavos ya no era tal bicoca. Sencillamente las pérdidas de sus colonias eran inminentes.

         Decir que en un principio y por ruin que parezca la esclavitud era beneficiosa para el esclavo. Así las cosas, no era sino una forma de librar de la muerte a un prisionero. Polibio, fue un esclavo griego y dado su talento se libró de la muerte bajo la premisa que arriba suscribo. Por lo que fue capaz de escribir la primera Historia Universal de la Historia de la Humanidad. Otros eran dedicados a servidumbre, trabajos relativamente sencillos, e.t.c. No todos iban a galeras como Ben Hur, si bien en este caso eran gente de baja ralea, presos, asesinos, e.t.c.





          Los mayores tratantes de esclavos de la Edad Media fueron los Árabes sin duda alguna y en Europa los primeros en introducir la esclavitud tal y como la imaginamos fueron los portugueses los cuales llegaron al Nuevo Continente tan solo 8 años más tarde que Cristobal Colón. Un producto, el azúcar y una dificultad laboriosa y añadida a la hora de manufacturar la caña hizo que Portugal empezase a reclutar esclavos de África para sus plantaciones en Madeira, en este caso antes de 1492. Portugal instaló en Brasil sus factorías y las llenaba a base de esclavos africanos, señalar que no perdían ni en agua. El barco arribaba repleto de infelices a Brasil y volvía no menos repleto de productos manufacturados por esclavos. Decir que Portugal generalizó la raza negra como la más resistente, tanto para el trabajo como para que no contrajeran las enfermedades europeas, sencillamente el negro estaba inmunizado ya a ellas. Esto, junto con el caldo de cultivo que había en África y que no era sino que los propios jerifaltes de las tribus vendían a sus semejantes a cambio de 30 monedas de plata propició que fuese la "raza elegida" a partir de entonces. Lo cual dio lugar a que se destruyera por completo la artesanía autóctona africana que sí la había, volviendo prácticamente a cuando eran aborígenes. Se les despojó pues, de lo poco que tenían durante más de 300 años.


          Fray Bartolomé de las Casas, aquel que abolió la esclavitud en las Indias logró hacerlo. Pero... lo que nadie dice es que a raíz de este hecho no se abolió la esclavitud sino que se sustituyó al esclavo. Sencillamente el aborigen indio era muy susceptible a las enfermedades europeas y el negro no. Señalar que los portugueses eran piadosos con sus esclavos. Se calcula que entre el 25% y el 50 % de la mercancía tanto británica como portuguesa fenecía en el viaje de ida, pero los portugueses bautizaban a sus negros antes de arrojarlos al mar mientras que los ingleses los tiraban tal cual. Decir de un barco británico el cual sacrificó a todos sus negros con tal de cobrar el seguro.






           Los españoles también tuvimos nuestros esclavos, desde luego. Pero en menor medida. El comercio ordinario de España era de más altos vuelos que el de Inglaterra, Francia o Portugal. Era la minería y sobre todo la plata el sustento de nuestra economía si bien Cuba era la provincia más rica de toda España gracias al tabaco y el azúcar. Con estos mimbres he de decir que practicamente España entró de forma cuasiclandestina en el negocio de la esclavitud, cuando Inglaterra empezó a prohibirla como bien he señalado en 1815, ante lo cual se consideraba un barco negrero como clandestino. Hubo gente que se hízo aún así millonaria como el Marqués de Comillas y hasta bien entrado el XIX se seguía aprobando este tipo de comercio como por ejemplo Cánovas del Castillo a la sazón Presidente del Congreso de Ministros y consumado partidario del esclavismo.

          Aseverar por activa, pasiva y perifrástica que los ingleses fueron los que más partido sacaron de este siniestro negocio. Carlos II, hijo de Carlos I aquel rey decapitado por Oliver Cromwell fue sin duda el que más apoyó este tipo de prácticas. Los ingleses siempre se basaron no en la cantidad sino también en la productividad del negro. El esclavo en cuestión podía ser traspasado, vendido, alquilado, otorgado en dote.... tampoco se dudaba no en Inglaterra sino en todas las potencias europeas de marcarlos con una señal en los pómulos o en cualquier parte del cuerpo para identificación de su propietario, el cual muchas veces y si el trabajo en la hacienda a largo plazo lo permitía importaba niñas para que los esclavos se reprodujesen y diesen lugar a nuevos para trabajo o venta de los mismos. Decir que para descargo del inglés si es que lo tiene que todos los países europeos incluídos tales como Brandeburgo o Dinamarca tenían un pequeño puerto de salida en África y una pequeña factoría en Sudamérica.

         En un principio se utilizaba el secuestro por cabotaje, es decir los europeos temerosos de contraer enfermedades o de vérselas con la culebra de turno no se internaban excesivamente dentro del trópico pero para ello tenían a sus negros a sueldo que sí lo hacían y estos caciques se las sabían todas, vaya si se las sabían.

       Os preguntaréis si entre tal avalancha de esclavos no hubo algún levantisco o inadaptado, pues sí los hubo. Y es que dada la inmensa población de esclavos en muchas colonias tenían todas las de ganar. En un principio el esclavo no era sino prácticamente un hombre aislado que trabajaba y a cambio se le mantenía pero al fin y a la postre esto desembocaría en avalancha. Vigilados por hombres armados y encadenados unos a otros era la mejor garantía contra una rebelión que sí la hubo en Haití. Una turba de esclavos a su manera bien organizados se rebelaron en contra de sus amos en 1791 y así las cosas entre todos ellos formaron un estado independiente de la metrópoli en 1804 hasta nuestros días, otro día explicaremos sus rituales de vudú y el misterioso polvo zombi. Y es que la productividad mandaba la economía e islas tales como Barbados las cuales económicamente se hicieron más rentables que las colonias del Norte de América, así como Martinica superó a la francesa Canadá.

        En cuanto a EEUU señalar que la esclavitud fue a menos poco a poco debido al maquinismo imperante y a la premura de las exportaciones. Decir que esa esclavitud norteamericana tiene visos protestantes ya que emanaba directamente de un imperio, el inglés. Sencillamente el sur se retroalimentaba de mano de obra esclava en sus plantaciones de algodón, pero en el norte se introdujo el maquinismo y una máquina, la desmotadora de algodón. Se hizo pues evidente que una manera de socavar el ánimo esclavista del sur pasaba por la introducción del maquinismo norteño para así desbaratar la vocación esclavista del sur. El norte había entendido muy bien que la solución pasaba por abogar por la introducción de la máquina. Más productiva, eficiente, barata y sin ese conflicto que a la postre se tornaría social que era el basar la economía en la esclavitud. Estalló pues la guerra de Secesión y Lincoln no dudó un ápice en introducir negros entre sus filas ganando así la guerra, aboliendo la esclavitud, introduciendo el maquinismo y una nueva clase social la cual sería capaz de consumir unos productos nuevos. Lincoln fue ante todo y sobre todo un visionario económico y social. Fue pues el principio de una nueva era la de la Revolución Industrial y no menos problemático en lo social fue también el comienzo del racismo en EEUU. Señalar que hasta entonces el racismo no tenía ningún peso específico ya que uno no puede ser racista en contra de su coche, piso o televisor pero en cuanto se le otorgan derechos a un colectivo sea del tipo que fuere sin duda alguna
se sacan los pies del tiesto y así se inició una persecución ilegal hacia el negro en EEUU que dicho sea de paso todavía continúa. El blanco y el negro eran pues iguales. El negro para los blancos anericanos se convirtió en algo parecido a si tu radio cada vez que la conectas te exige 8 horas de trabajo y un euro para tomarse un café por los servicios prestados y con derecho a media hora de interferencias en su jornada laboral con pilas Duracell.

          En cuanto a la religión... Ni estaba ni se les esperaba para aquellos infelices. Hecho el apunte de Bartolomé de las Casas y el resalto a título anecdótico de los bautismos portugueses su atonía fue la moneda de uso corriente. El Protestantismo, eso sí se llevó la palma en Inglaterra y EEUU pero no es menos cierto que es innegable que todas, absolutamente todas las potencias europeas con Portugal a la cabeza se subieron al carro del comercio de esclavos. Así pues y dicho sea de paso no se puede señalar con el dedo a ninguna nación en particular ya que todas estuvieron en mayor o menor medida implicadas. El que esté libre de pecado, que arroje la primera piedra.

        Reseñar que a partir de entonces los métodos sajones se adueñarían de la producción industrial pero no es menos cierto que catapultados por esclavos a los cuales les dieron la libertad cuando ya no valían para nada en lo productivo. Cierto es, que también fueron los primeros que iniciaron su abolición y así las cosas el cambio de método productivo les otorgó esa "medalla". En cuanto a España, pues...... no se que harían con el oro y la plata acumulada, posiblemente acabaría en Moscú después de la Guerra Civil. España esclavizó poco, pero recordar que no supo adaptarse para nada a la Revolución Industrial preponderante en países protestantes y de ahí nuestro atraso. Y.. es más se acordaron de la esclavitud y de ese vicio abominable cuando las minas de Potosí estaban ya vacías por lo que en todo y felizmente en el comercio de esclavos llegaron más tarde que pronto.


       Y...como no, nos metemos ya en el Siglo XX. Ahora nos toca el turno a los europeos. Sí, los esclavos europeos de Hitler y Stalin. Señalar que el régimen de Hitler se sonrroja comparado con el de Stalin en cuanto esclavismo se refiere. Stalin tuvo más tiempo y el comunismo es un régimen de tipo internacional, es decir aspiraba a propagarse internacionalmente. Acaparó a diferentes estados de la Europa del este, a la Unión Soviética., China, Cuba, Camboya, Corea del Norte donde no menos de 100.000.000 personas fueron exterminadas y esclavizadas en base a la nomenklatura comunista. Sobre Hitler... qué contar que no haya sido ya perfectamente ilustrado en películas, libros, series y documentales, pero insisto, se queda a la altura del barro comparado con lo que hízo el comunismo.

      

      Como muestra os cito la obra cumbre de Alexandr Solzhenitsyn "Archipiélago Gulag" la cual recibió el Premio Nobel de literatura donde se narran las horribles experiencias vitales del autor en un gulag soviético. Para más aclaraciones acerca de los esclavos de Hitler y Stalin también os dejo dos enlaces de este nuestro presente blog
donde se narran las obras públicas de Hitler y Stalin y sus métodos para acometerlas. En verdad ambos posts ponen los pelos de punta y son fiel reseña.

     Este sobre la locura nazi:

http://laverdadteharalibre6.blogspot.com.es/2014/04/speer-y-germania-arquitectura-nazi.html


     Este sobre la barbarie comunista:

http://laverdadteharalibre6.blogspot.com.es/2014/02/kolima-la-carretera-de-la-muerte.html


       Nada más tengo que añadir en cuanto al método esclavista, que sí lo haría pero dado lo extenso del tema creo que con esto ya hay más que suficiente. Hoy es día del trabajador y como tal, haré un somero repaso de la situación en la que se encuentra España en el mundo del trabajo, que dicho sea de paso es completamente lamentable:

        Mi generación es la generación de la carrera y del traje y la corbata. Todas lo han sido en España pero la mía que ha tenido medios, más todavía. Lo cual refleja en no poco lo que en España se considera el trabajo: Una lacra. Y... creo que siglos ha de ello. Debido en parte a una pureza de sangre acarreada durante siglos donde trabajar hubo que trabajar.... pero no nos engañemos, lo más cómodamente posible. Por poner un ejemplo y una excepción para portar la Cruz de Santiago, uno de los requisitos era no trabajar con las manos pero a Diego Velázquez se la dieron. Eso sí, tras mucho litigar Felipe IV con el Papa por lo que así se quedó aquella frase de.... "Remover Roma con Santiago" para obtener algo. Porque Velázquez trabajaba con sus manos. Así las cosas resulta cuando menos chocante que oficios o profesiones las cuales requieren una destreza manual tales como mecánicos, albañiles, fresadores o carpinteros hayan sido llevados a menos por tenerse que manchar las manos. Es así, no nos engañemos. Resulta no menos paradójico que en cualquier anuncio de televisión que se precie si el ambiente es el trabajo siempre son anuncios los cuales su argumento se desarrolla en una oficina y no en una cantera, taller o panadería a excepción de los consabidos de Bimbo. A las pruebas me remito: "Tenemos chica nueva en la oficina...". Decir también que en cuanto al traje y la corbata es anacronía, los grandes empresarios ya ni los llevan. Véase, Amancio Ortega, Zuckemberg, Branson, Gates...... Qué generación más equivocada la nuestra!. Actualmente es cierto que sacan profesionales de todo tipo. Pero claro... el que tiene un puesto de trabajo, tiene algo honrado. Y hay que desterrar falsos mitos y que la gente se gane los garbanzos. Ya no estamos para ser selectivos.

         No es de extrañar que hasta hace 10 años al fontanero le sacasen la cerveza, el bocadillo, los 300 en mano por arreglar un grifo y le tratasen de usted, no fuera cosa que la próxima no viniese. Eso sí, abogados, médicos, ingenieros y filósofos los había a patadas y no del todo en el paro pero sí pasándolas en muchas ocasiones moradas. Claro que estudiar FP era una ignominia, una afrenta y un disparate hacia la pureza de sangre de la familia. Evidentemente ahora ya ni los fontaneros se libran pero de seguro encontrarán antes trabajo que un ingeniero y quedándose aquí.




        España es un país que por diversas vicisitudes que en parte pasan por nuestro carácter debido a esa pureza de sangre y por la incompetencia de nuestros políticos en donde no gusta trabajar. No digamos ya en determinadas tierras del sur de España que más por piedad cristiana que por otra cosa no cito... (véase el PER) Nuestros políticos en parte no han creado un tejido industrial acorde para nuestros gustos laborales y es que en España ser autónomo y dedicarse a lo que uno le gusta es toda una aventura. En cuanto al trabajador del Régimen General no es sino un esclavo agradecido de los tiempos que corren. Un alienado del trabajo donde se le exige el máximo rendimiento en base a un sueldo más que miserable las más de las veces. No es de extrañar pues que el lunes por la mañana recibamos todos los españoles en nuestros móviles guasaps del tipo:

         Y de los cuales ya estoy harto porque no vienen sino a reafirmar por el resto lo que yo mismo siento. Señalar pues que un país donde ser autónomo es toda una aventura, asalariado un esclavo agradecido mal pagado, y parado un desastre aparte de tener una presión fiscal brutal, en España se trabaje para vivir y no se viva para trabajar.

         No obstante, he de decir que en España se trabaja muy bien siempre y cuando la empresa tenga métodos no nacionales (sobre todo sajones), es decir, importados de otros países, claro ejemplo es la automoción de la cual España representa la segunda potencia europea en fabricación de automóviles después de Alemania. El empresario español y sin generalizar es muchas veces de todo menos empresario. Una CEOE lamentable es firme ejemplo de lo que es un empresario español que dicho sea de paso no todos
son unos tiranos como Gerardo Díaz Ferrán. El inmovilismo pues, de unas leyes que en parte favorecen al trabajador muchas veces dejando al empresario como vulgarmente se dice con el culo al aire no es sino el firme reflejo de una superprotección por parte del Estado del empleado por cuenta ajena, derivado de una mala política en materia del fomento industrial que ha llevado a muchas grandes empresas españolas a ser privatizadas para que el politicastro de turno vea recompensado su mal bagage público en un retiro a cuerpo de rey y por cifras astronómicas (Seat, Endesa, Iberdrola...).

       
 Desde otro enfoque, al trabajador se le sobreproteje al no contar España con una industria consecuente por lo que en el momento que se le acabe el paro que se busque la vida y el empresario que suelte antes el IVA que ya le "pagará" la administración en cómodos plazos. Cuando en países como en EEUU, Alemania, Francia o Inglaterra al trabajador no se le contempla tanto. Sencillamente puede cambiar de trabajo como de chaqueta porque sí hay un amplio tejido industrial que favorece al trabajador y al empresario a la par que una mejor comunión entre ambos. Así las cosas, unido lo que acabo de señalar a un inmovilismo tanto nacional como continental a cambiar de ciudad, país o domicilio los españoles estamos como estamos. Evidentemente yo sería el último en abandonar mi país o ciudad de origen para cambiar de trabajo y es que nuestra cultura de "propiedad hipotecaria" así lo corrobora. En España se compra mucho pero se alquila poco. Pero no es menos cierto que el Milagro Económico del General Franco forzó la situación. "Vente a Alemania, Pepe" de Alfredo Landa es claro ejemplo. Eran otros tiempos.


           En cuanto a los sindicatos, el palio de siempre. En Alemania o EEUU por solo citar dos ejemplos no hay subvenciones por parte del Estado para ellos. Sencillamente trabajador que entra en una empresa está obligado a sindicarse empresarialmente y como conciencia de clase social obrera, por lo que se elimina la subvención del Estado para esta partida y para las poltronas. Recalcar que en España hay muy poco sindicado. El más que evidente mal proceder de los sindicatos a nivel nacional junto con el que dirá mi empresario si se entera crean un caldo de cultivo fatal para la práctica de la sindicación dejando al trabajador en una situación más que comprometida y sin protección alguna. Solo en las grandes empresas y gestionadas en su mayoría por potencias extranjeras al trabajador no se le mira mal si se sindica. Es más, se le aconseja sobre ello y la cuota sindical directamente se descuenta de la nómina. Esto, es un hecho.

        
Con estos mimbres reseñar y llegados a este punto del análisis que si España estuviese fuera de Europa esto sería ya la toma del Palacio de Invierno en Rusia. Me abstengo pues de dar un futurible sobre la situación tanto empresarial como laboral española. Pero lo que al trabajador mucho le ha llegado a conseguir las castas imperantes y unos políticos inoperantes están echándolo todo por la borda y de un plumazo. Esto, también es un hecho.

       Pero no nos llamemos a engaño. Hay países que están peor. Es mejor muchas veces ser cola de león que cabeza de ratón si bien España es ese país el cual todo el mundo anhela y.... para quedarse a vivir, no solo para visitar. Si nos remitimos a países del Tercer Mundo me quedo aquí, en España. Con sus sindicatos, empresarios, castas, costumbres y amigos. Eso sí, a los políticos os los regalo. Y es que viendo estas imágenes la esclavitud consentida por y para nosotros parece ser no tener fin. Dicen que unas imágenes valen más que miles de palabras. Aquí las tenéis. El que esté libre de pecado tire la primera piedra.... Según San Juán. El caso, es consumir y que conste que yo tengo unas de esas (Converse). No me escondo pero soy consecuente: