viernes, 4 de abril de 2014

Speer y Germania. Arquitectura nazi.






          Aquí están tres  de los muchos asesinos de la IIGM. A saber, y por orden de izquierda a derecha Hermann Göering, el brabucón del Reich. El mayor ladrón de obras de arte de la historia. Un héroe de la aviación en la Primera Guerra Mundial, Mariscal del aire en la Segunda y a la sazón jefe total y absoluto de la Luftwaffe. Su imagen es lo que era, no engañaba a nadie.Con el personaje de en medio, sobran comentarios. Y en tercera instancia, Abert Speer arquitecto personal de Hitler y posteriormente Ministro de Armamento del Reich. Era un tipo magnífico. Inteligente, culto, meticuloso, educado, apuesto, alto y bastante austero para en realidad lo que era, su porcentaje de inteligencia era muy superior a la media de su camaradas. Pero... excesivamente competente y ahí fue donde falló para la Historia. Esbozaremos pues su relación con Adolfo Hitler y el proyecto de ambos: una ciudad llamada GERMANIA. Y a Hermann Göering lo dejaremos para otro día, merece capítulo a parte este tiparraco.

         Berlín era una ciudad, corrupta bajo los cánones de la época, un estilo al París de los años 20. Los años locos del charleston, el cabaret, el alcohol, las drogas, la prostitución y las tabernas se mezclaban entre lo que era el modus vivendi del oriundo berlinés de la segunda década del XX. Así las cosas, Hitler consideraba la capital de Alemania una cloaca antimoral para sus gustos éticos. En esta coyuntura mitad venganza, mitad porque era la capital de Alemania los berlineses solo votaron a Hitler en un 25%. Significativo pero a la vez exíguo escrutinio para un megalómano de la talla de Adolfo. Derribó 60.000 viviendas preferentemente judías desarraigando a 100.000 berlineses y dejándolos sin hogar. Un dislate en toda regla.

         Empezaremos por el estadio para ser benévolos:




         Estadio Olímpico de Berlín:
      
         Año 1936. Pese al boicot del resto de Europa y EEUU a Hitler se le permitió hacer sus olimpiadas. No es de extrañar, le estaban permitiendo hacer todo, hasta olimpiadas, todo un bochorno para el resto de Europa. Del estadio no hay mucho que comentar. Magnífico e inconmensurable. Cabían 100.000 personas. Con esto ya sobran comentarios. Imaginaos algo parecido al Nou Camp pero en el año 36´. Hitler no reparó en gastos y Joseph Goebbles el más jacobino de los nazis puso en marcha una magistral operación de propaganda y por una sola vez en su vida dijo la verdad ya que la mentira siempre fue su divisa. Divisa plasmada en una bonita frase atribuida a él pero que la copió de Lenin: "Una mentira repetida 1000 veces es una realidad". No en vano Goebbles admiraba a Lenin. Como avances tecnológicos, reseñar que fue la primera vez que se retransmitía en color (pero los receptores no estaban equipados para ello), fue la primera vez también en la cual la antorcha viajaba desde el Olimpo a la sede y un testigo de excepción que ya de por sí me atrevería a decir que hacía sombra y nunca mejor dicho al estadio y sobre el estadio. El dirigible "Hindenburg".





        Hitler, no obstante salió con el rabo entre las piernas y un atleta negro y norteamericano le aguó el estadio y la fiesta. Su nombre y conocido por todos, Jesse Owens. A día de hoy, el estadio todavía sigue en pie y es utilizado para jugar al fútbol e innumerables deportes.


  
           Con estos mimbres reseñar que  Adolfo después de las olimpiadas ya empezó a desvariar y mucho. Esta vez sería Nuremberg y un nuevo estadio encargado como el anterior a nuestro otro protagonista: Albert Speer de 28 años. Pretendía hacer un estadio en la ciudad cuna del nazismo y que albergara a 400.000 personas, todo ello de granito. Una locura en toda regla, ya que Speer le aconsejó que no, porque sencillamente la gente no vería nada a tal altura. Pero Hitler le dijo lo de siempre: Ingenieselo!!!!!!!. Y Speer a callar. Señalar que de Germania lo único que se hízo fue el estadio para las olimpiadas del 36´ junto con la cancillería del Reich.. El resto proyectos, proyectos y más proyectos. Unos se podían hacer otros no. La producción de granito había que hacerla de 4 a 1. Es decir, lo que se tenía que extraer en un año era la producción de 4.

           La cancillería:




       

          Qúe decir de semejante edificio neoclásico. Tapices, obras de arte, estatuas de corte romano que emulaban los dioses paganos teutones, águilas, bolas del mundo....... Bufff!!!. Para qué queremos más. Al despacho de Hitler se accedía a través de un pasillo de 47 metros para terminar en una puerta de 6 metros de altura. El suelo estaba completamente pulido, con la firme vocación de que el que anduviera por el tuviese la firme convicción de que en cualquier momento podía resbalar ante el Reich de los 1000 años y que solo duraría 12. Se hízo en un tiempo record, un año. Es más acabaron la obra con 2 días de antelación. Ahora felízmente desempeña un oficio más funcional, hay apartamentos. Así mucho mejor.

          Vamos a por otro atentado más. El Arco del Triunfo:








          A imitación del de París erigido por Napoleón. Sin ir más lejos. Sin complejos. Pero..... pesaría 25 veces más. Así... con un par. 2.500.000. toneladas iba a pesar. Olé. Así las cosas decir que el suelo tendría que soportar la friolera de 50.000 kgs por metro cuadrado. Estudios recientes que han tomado los diferentes arquitectos actuales demuestran que era imposible hacerlo. El suelo de Berlín es muy maleable y Speer le pasó unos informes a Hitler los cuales aseveraban que si el suelo en el ensayo que hizo se hundía más de 6 cms al final el arco se caería. Se hundió 16 cms, casi nada. Así las cosas Hitler le dijo lo de siempre: Ingenieselas!!!!!!!. Este no se hízo, ya que había comenzado la guerra y el Reich tuvo que desviar sus esfuerzos al arte de la guerra.

            Vamos por otro esperpento valleinclanesco y ya el que riza el rizo: La gran sala:





      

        Ahora si que quiero que estéis pendientes de esto. Que no se os escape un detalle. Se quería proyectar a imágen del Panteón de Agripa. Con esta coyuntura y dimensiones cabría dentro la Torre Eiffel creo que sin la aguja ya que iba a medir 300 metros desde suelo hasta la cúpula. Podrían volar helicópteros dentro, sus dimensiones eran la de tres veces un campo de balompié, evidentemente todo de granito con un total de 200.000 toneladas el equivalente a 200 Jumbos de peso, cabrían 180.000 personas y... un pequeño problema: Lleno, se generarían nubes por el vapor de agua que despidiese la gente, por lo que al final acabaría por llover. Increíble. Lo más insólito de esta historia es que donde lo iban a ubicar SÍ se podía hacer. Así las cosas, después de que Hitler le dijese a Speer: Ingeniéselas!!!!!. Speer se tuvo que poner manos a la obra indefectiblemente. Aquí cavó su propia tumba y pasó de ser un gran arquitecto a un sinvergüenza. La mano de obra que utilizó fue esclava ya que tampoco le quedaba otro remedio debido a las movilizaciones militares. En un campo de concentración cercano a Berlín con forma triangular llamado Sachsenhausen se montó una empresa de ladrillos donde la mano de obra eran presos. Murieron cerca de 3.500 fabricando ladrillos. Decir que de esta afrenta a la arquitectura y a la moral no llegaron a quitar ni el terreno para fabricar la dichosa sala. La guerra, exigía desviar la mirada hacia otros menesteres y Speer pasó a ser Ministro de Armamento. Muy competente por cierto, ya que el Reich agonizaba y logró alargar la guerra un año más.

          Así las cosas y visto lo visto a Hitler se le antojó dotar a la ciudad de una resistencia a prueba de bombas. Hitler prometió que jamás Berlín sería bombardeada pero en verdad los aliados la redujeron a cenizas ventilándose el 95% de los edificios. Luego los rusos, harían el resto. Violar a más de 90.000 mujeres, con lo cual y al fin y a la postre, muchos berlineses son descendientes de rusos. Llegó la situación a tal extremo que los niños alemanes jugaban al "ahora te cojo". Consistía en coger a una niña y entre 5 ó 6 chicos simular una violación con una niña de su misma edad. Lamentable. Se dio el caso de mujeres matadas a mordiscos en manos de los rusos. Pero dejando a parte estas horribles anécdotas se ensayó con un cemento mezclado con vigas de acero, se hicieron pruebas y era un cemento capaz de soportar el impacto de un misil. Digo de un misil, no de un obús. Y los misiles solo los tenían ellos, los V1 y V2 gracias a un personaje que posteriormente lideraría el proyecto Apollo norteamericano, Herbert Von Braun, un comandante de las SS y que llevó al hombre a la Luna. En este caso, SÍ se podía hacer pero la ciudad que nunca iba a ser bombardeada era ya una práctica ruina. Se construyeron pues más de 1000 búnkeres en la ciudad. Búnkeres que quintuplicaban su población para lo que estaban construídos. Las paredes estaban dotadas en su ignorancia de pintura tóxica fosforescente por si algún apagón y ahí estuvieron los berlineses en el final de los días del Tercer Reich, como ratas acorraladas, lidiando contra la asfixia y algún escape letal de gas. Ancianos, mujeres y niños. Porque los hombres estaban siendo exterminados fuera de esas madrigueras por los rusos y muchos niños de 12 y 14 años también en las Juventudes Hitlerianas.











      Del Búnker de Adolfo no quiero hablar. Sencillamente fue una fiesta macabra la que allí se dio cita. Si os fijáis en mis posts nunca me centro en los grandes sátrapas, prefiero ignorarlos por lo ominoso de los mismos. Prefiero referirme a sus acólitos o hechos que íntimamente van ligados a ellos. No obstante luego os recomendaré una película sobre el búnker.

        En cuanto a Albert Speer decir que fue un tío muy, muy inteligente. Pero le cayeron 20 años. Tuvo mucha suerte, o se lo montó muy bien en los juicios de Nuremberg. Speer estaba ya pasado de todo. Personalmente creo que fue el único de los hombres de Hitler que no se tragó el cuento del nazismo pero le pasó lo mismo que al resto. Se metió hasta las orejas pero...... con reservas. Al fin y al cabo era arquitecto. Nunca pudo demostrarse que estuviese al corriente del genocidio pero sí lo sabía. El muy ladino en una convención en la que se expuso la "shoah" o "solución final", se fue a "mear", y no volvió. Himmler expuso como única solución el exterminio sistemático de las denominadas "clases inferiores". Es más, le preguntaron al Reichsführer de las SS Heinrich Himmler piadosamente si había que exterminar a los niños también y dijo que SÍ ante la sorpresa y terror de los presentes. Argumentó el hecho de que esos hijos de las "clases inferiores" en caso de no exterminarlos definitivamente y de mayores se volverían en contra de los hijos que habían eliminado a sus padres produciendo así un conflicto social poniendo muy en peligro la salvaguarda de un Reich que debería de durar 1000 años. Pero Speer se había ido a "mear" y no quiso saber nada y no volvió. Testigos presenciales del hecho así lo corroboraron en Nuremberg con lo cual solo se le acusó de esclavismo, nada más. La pena, como dije antes: 20 años. Así las cosas, dominaba el inglés a la perfección, era educado, afable, nunca faltó al respeto en el juicio se rodeó de una pátina de inclasificabilidad absoluta, se hízo independiente del resto como si con él no fueran ellos ante el estupor de los conmilitones del Tercer Reich. En la agonía del Reich, Speer fue a despedirse de Adolf Hiter. Según cuentan las crónicas hablaron los dos presididos por una imágen del ídolo de Hitler, Federico el Grande de Prusia y Hitler le dijo que se fuera tranquilo, había cumplido con creces con su obligación como un hijo del Tercer Reich y que le estaba enormemente agradecido. Cuando salió de la puerta del búnker debió decir: "Ahora te las ingenias tú".




      Una vez salido de la cárcel Speer siguió viviendo del cuento. Publicó sus memorias y se forró, así como suena. Es más, incluso la BBC lo entrevista varias veces en la mejor serie para mí de la Historia de la Segunda Guerra Mundial: "El Mundo en Guerra". Speer fue un individuo que se cameló a Hitler y al juez Jackson pero fue un consumado nazi que sí lo sabía. Sabía muy bien lo que se cocía en los campos de exterminio. Si bien todo en el fondo le dio igual. Su hijo también se hízo arquitecto como su padre y es uno de los mejores arquitectos de toda Alemania. Ha presentado y materializado muchísimos proyectos de exposiciones mundiales, tiene una gran empresa y es muy cotizado.




       Qué decir, qué síntesis sacar sino sobre la gran víctima: Alemania. Yo, en cierto modo a los alemanes les estoy muy agradecido. Trabajo para una empresa alemana comprada hace ya tiempo por la General Motors  y no voy a morder la mano que me da de comer, no obstante me gusta ser crítico con ellos y pienso que es un pueblo muy acomplejado. Esa basura que crearon la hicieron ellos. En su descargo decir que era su solución natural debido a las deficiencias del Tratado de Versalles pero la shoah, genocidio u holocausto no fue ninguna solución natural, sino antinatura. Cierto es, que el pueblo nunca lo supo y tampoco supo que votaba al mismísimo demonio. Sé que alguno se llevará las manos a la cabeza respecto a lo que estoy diciendo por culpa de la señora Merkel pero he de decir que un país que enseña sus campos de concentración en los cuales murieron más de 6.000.000. de personas es un gran país o cuando menos propósito de enmienda sí que tiene. Pero tuvieron su propia locura. Personalmente yo si fuese alemán estaría completamente avergonzado ya que en no pocas veces occidente y más Europa recuerda lo que allí se dio cita. Películas, series, tertulias.... muchas giran en ese sentido. Y si os fijáis a la mínima que descolla un partido político como "Amanecer dorado" en Grecia la gente se lleva las manos a la cabeza.

         Volviendo al tema de los monumentos de Speer, señalar que en Alemania está prohibido arreglarlos. Todos aquellos vestigios del Tercer Reich que no han sido eliminados por ese país están terminantemente prohibido reconstruirlos. Por lo que todo lo poco que queda amenaza ruina. En cuanto a las siguientes fotos son rayano lo ridículo. El águila arrancada con una sombrilla al lado, por lo que puedo apreciar ahí en el púlpito zeppelin donde se subía Hitler a dar sus discursos parece que se hacen carreras de motos........ si Hitler lo viese se arrancaría el bigote. Un auténtico desastre.











     En cuanto a una película altamente recomendable sobre el búnker señalar la mejor que hay sobre esa surrealista juerga de muertos y decadencia. Es sencillamente increíble la decadencia que se respira en esa película.




    
     Y dos enlaces:

       Uno, de "El Hundimiento":

http://www.youtube.com/watch?v=R8JnpFFIS8w

      Vaya cara la de Goebbles, ese de chaqueta parda.... y que mal humor gasta el colega. Además sudan todos tinta. Como para no obedecerle Speer cuando le decía: "Ingénieselas!!!!".

        Y otro..... lo que nos ocupa: Germania.



https://www.youtube.com/watch?v=OOvbUKkTk-4