martes, 25 de marzo de 2014

Opinión: Catolicismo.








           En menudo jardín me estoy metiendo... Bueno. Vamos allá. Sin ser un experto en catolicismo y considerándome un consumado agnóstico, nunca ateo y menos anticlerical empiezo este post que no es sino un vago análisis que menos que más pretende ser una descripción unas veces piadosa, otras crítica de lo que es el Catolicismo y en los más de los casos compararlo con la indiosincrasia española.

      
               Así y a vuelapluma, decir que para nada comulgo con el ateísmo. Sencillamente no existe por definición. Nunca se puede ser ateo ya que llegado a este punto el que niega la existencia de Dios la reafirma al negarla, luego existe si uno lo niega. En cuanto al anticlericalismo, decir que en esta vida dios me libre de ser "pro" o "anti" de algo. No pocas veces se hinca la rodilla por razones de todo tipo. Nuestro devenir es completamente voluble y heterogéneo, luego lo mejor es no casarse con nadie sobre todo en razones tanto políticas como religiosas, ser crítico, contemplar la realidad como es y sin ningún sesgo fanático. Así las cosas el anticlericalismo es el fanatismo de lo "anti", al igual que el ultracatolicismo, ultrajudaísmo o ultraprotestantismo el fanatismo del "pro". Con esto pongo ya de antemano una pica en Flandes de lo que va a ser este post. El que se considere de una de las dos castas ya citadas que cierre el blogg y se dedique a leer otros menesteres ya que este post no va ser a la sazón el suyo. El gran problema muchas veces del ser es que uno lo es pero en su fuero interno no se lo cree. Por eso muchas veces la gente pone cara de catavinagres cuando se le recuerda lo que en realidad es, ha sido y en su loco empeño siempre será sin el mínimo ánimo de cambiar llevando muchas veces al individuo a graves aprietos. Ni que decir tiene que en España uno cuando asciende en el trabajo se debe a méritos propios, saber hacer y estar. No a que sea el sobrino del jefe, hijo del dueño o primo del gerente...

           Señalar que una de los peores dislates que ha tenido España fue la expulsión de los judíos como ya afirmé en otra entrega, creo que una referida a Fernando el Católico y su libidinosa muerte. España se perdió una posibilidad manifiesta a todas luces de desarrollo tanto económico, como comercial como cultural a todas luces. Ante lo cual ya de entrada partimos de una nefasta base. Cometió un nefando acto de racismo e intolerancia a la par que desde entonces nos hemos creído una nación para nada racista, cosa que al punto he de aclarar y nada más lejos de la realidad. La única ventaja que le aprecio a la expulsión de los judíos de España es que al fin y a la postre y llegados al SXX el General Franco no se que hubiese tenido que hacer con ellos. Su expulsión hace ya 500 años nos eximió a todas luces de entregárselos a Hitler para exterminarlos pero.... claro. Quizá con los judíos sin haberlos expulsado nuestra nación se hubiese desarrolado más a la larga y hubiese entrado junto con los países aliados sin que hubiese tenido que estallar una Guerra Civil, decir que el lobby judío podría haber evitado una guerra y más. Sea lo que fuere aquí se hubiese cometido una masacre tal que la de Francia, Polonia, Rusia, Alemania con ellos sin ningún tipo de omisión, con Franco o sin él. Así las cosas si en España no se exterminó judíos fue lisa y llanamente porque no los había, para bien y para mal. En cuanto al papel de la Iglesia Católica con el Holocausto, decir que sí fue verdad que salvaron bastantes vidas en el anónimato, decir que no pocos jerarcas nazis fueron dotados de pasaporte vaticano para salvar el tipo y que aún estamos esperando a que Pío XII condene ese genocidio. Jugaron a varias bandas, las más de las veces de forma velada.

         40 años de dictadura militar es algo muy grave. Hay por ahí gente que en su ignorancia confunde lo que es ser un dictador con una dictadura concreta y muy particular que fue la del General Franco. Franco, ante todo y sobre todo fue un dictador y ante todo y sobre todo no fue racista (en España éramos todos católicos y tenía una guardia mora) y superlativamente fue un dictador exacerbadamente católico. Y el que no lo considere así también puede cerrar la presente página y dedicarse a otros menesteres. 40 años donde en base a un catolicismo ya bien consolidado a pesar de las dos Repúblicas españolas se potenció de una manera harto brutal. Sencillamente la Iglesia católica en España fue un Estado dentro de un Estado. Ya lo era anteriormente pero entonces más y máxime apoyado por Falange.

         El binomio catolicismo exacerbado con Falange no nos vino mal. Sencillamente garantizó un cierto orden después de la Guerra Civil. España era independientemente de la Dictadura militar de Franco un país que a pesar de los pesares lograba mantener el orden público y las más de las veces sin ningún tipo de opresión al menos después de los primeros años y una vez firmado el Plan de Estabilización del Opus Dei. La opresión ya era sencillamente una característica del devenir de los españoles que por natural histórico ya lo estábamos antes de Franco, durante y después. A las pruebas me remito: más de 100 pronunciamientos militares y golpes de Estado en el Siglo XIX, unas inoperantes Repúblicas con más de 26 presidentes, una Dictadura militar a posteriori y una tasa de paro actual del 26 % avalan mi teoría del oprimido español. En España se vivía de malas formas pero siendo sinceros no creo que comparativamente hablando peor que con los paniagudos que nos gobiernan. Una muestra de ello era que España se llenó de turistas. A un país con inseguridad ciudadana seamos claros, no viene ni Blas. No obstante, cualquier dictadura os la regalo, siendo rico o pobre.

       Pero volviendo a lo que nos ocupa y para que podáis contrastar mi opinión hay que partir de la base de que el catolicismo y a diferencia de otras religiones como la judía o protestante sus postulados emanan directamente de Dios, el cual deposita su confianza en el Papado, el Papado descansa en un sacerdocio y el sacerdote difunde la palabra de Dios a sus fieles. Así como suena. Así las cosas y a diferencia de las religiones ya anteriormente citadas el católico nunca ha necesitado saber leer la Biblia para poder desarrollar su religión. Sencillamente su credo lo otorga el cura de su parroquia, el cual reporta al Papa y el Papa a Dios. Así mal vamos. Hasta bien entrado el Siglo XX el católico no sabía ni leer ni escribir, creéroslo porque dudo bastante que vuestros bisabuelos o tatarabuelos supiesen leer o escribir o cuando menos hacerlo con serias dificultades. Su credo para nada se lo exigía mientras que en el resto de Europa los niños judíos ya con 4 años interpretaban y leían los Manuscritos del Mar Muerto y los protestantes la Biblia. Sencillamente si no lo hacían estaban fuera de su comunidad religiosa lo cual no deja de ser una "pequeña" dictadura encubierta, para que nos vamos a engañar. Directamente no pertenecían a la membresía religiosa. Con estos mimbres y a pesar de lo piadoso que culturalmente estoy siendo con el protestantismo, señalar que su educación no era tan deseable como ha podido ser comparativamente hablando con la católica. En instituciones protestantes se pegaba y castigaba tanto o más como en las católicas. Que "la letra con sangre entra" no ha sido para nada patrimonio exclusivo de la educación católica sino de ambas. Mi teoría queda pues avalada con tres ejemplos, a saber: Las continuas denuncias de Charles Dickens en sus libros, véase "David Copperfield" u "Oliver Twist", una ópera rock producida bien entrado el Siglo XX llamada "The Wall" de Pink Floyd y que supone una feroz crítica a la eseñanza británica y Diana Spencer saliéndose del protocolo de como se debe de educar a un hijo dentro de una institución cuasivictoriana como es la actual Monarquía Británica.
 


 




         Al catolicismo siempre lo rodea esa pátina secular que es fatal. La corrupción, la pederastia, la envidia y el contínuo ánimo de lucro han hecho del Vaticano una institución completamente opaca como es lógico y en lo espiritual muy alejada del sufrido fiel. Por ocurrir, ha ocurrido que el cuarto Papa que aquí os muestro llamado Juán Pablo I murió a los 33 días de su pontificado, cosa que no se la cree nadie. A éste hombre se lo cargaron y punto. No nos andemos con milongas. Sucesos y escándalos como el de los Legionarios de Cristo con las demostradas pederastias del padre Maciel y que ya señalé en mi post de "Un Papa juzgado post-morten" así lo demuestran. Es una entidad que se basa al fin y a la postre muchísimas veces en el buen hacer del católico el cual en su vida comete buenas acciones por la sencilla razón de que es un hombre relativamente con sentido común para ello e intuye que su salvación es pareja a las buenas obras a diferencia del protestante que sabe que sus acciones son lo de menos porque se considera un producto emanado directamente de una Divinidad y tal Divinidad si en realidad ha osado crearlo tiene la salvación asegurada por el mero hecho de haberle permitido nacer. Postura para mí un poco ridícula y muy enfrentada al refranero español de "A Dios rogando y con el mazo dando".

         Históricamente hablando, el católico ha sido sin duda hombre de buenas y piadosas costumbres. Los católicos hemos tenido un continente entre las manos y no exterminamos sistemáticamente a aborígenes como se hizo en EEUU. Los convertimos al catolicismo pero nuestro atraso sistemático en lo económico, religioso y político ha dado lugar a que fuéramos muy malos profesores para con nuestros pupilos y así les va como les va en Sudamérica. Secillamente los abandonamos a una suerte bastante por así decirlo incierta. Fue una negligencia en toda regla.

        Actualmente estoy ya cansado de esa progresía que afirma y reafirma que España es un país "aconfesional". En su magna ingnorancia se cree el cuento de la Constitución Española pero España sigue siendo inminentemente católica. La crucecita de la declaración de hacienda así lo determina "solo para la Iglesia Católica" y para ningún credo religioso más. Así las cosas y por si no tiene bastante el gobierno sea del color que fuere solo subvenciona a la Iglesia Católica y nada más. España es un país con libertad de culto pero católico por los cuatro costados. Lo de la libertad de culto ya se encargó muy bien de eliminarlo Franco a costa de aún así de no beneficiarse del Plan Marshall con todas sus consecuencias que eso acarreó para España. A España se le prometió el Plan Marshall siempre y cuando admitiera la libertad de culto en España, pero Franco era un ultracatólico exacerbado y no consintió intrusos en su cortijo. Franco consiguió una paz de 40 años para España, un sucesor y aleccionó a unos militares que no consintieron el Golpe de Estado (señalar que las capitanías generales en España a fecha del 23 F y Aramburu Topete Director de la Guardia Civil no apoyaron el golpe y fueron militares adictos a Franco en su día) pero nos vendió a la larga al mejor postor o su mejor postor: la autarquía económica, la Falange y un catolicismo superlativo.

         La Iglesia Católica española y a pesar de sus fortunas y adversidades nos ha dado nefandos personajes como los obispos vascos, los cuales para nada han dudado en aliarse con los malnacidos etarras para conservar ellos el tipo y su poder a la larga. Decir que ETA nació en un seminario. El Seminario de Derio en Bilbao y que ahora es un magnífico hotel o casi me atrevería a decir complejo hostelero.

 



        Señalar también que España no es un país racista pero sí lo es. No es intrínsecamente racista en el sentido de que seamos un cúmulo de mezcla de razas pero en nuestra educación, valores y costumbres somos intrínsecamente católicos. Así las cosas siempre me mofo y befo de aquellos sujetos los cuales van por la vida diciendo que el catolicismo no les afecta. En el fondo son unos ignorantes ya que si bien piensan que no les afecta, celebran la Semana Santa, la Navidad, El Pilar, evidentemente son celosos del orden conyugal y parental aprendido durante decenas de siglos y que en no poco bebe del orden católico y tampoco son conscientes de que su magra cuenta corriente sería mucho mayor si trabajasen en una sociedad protestante y bastante menor si lo hiciesen en una musulmana. Racistas no somos pero en el momento que entra un individuo al grupo que se sabe judío, protestante o musulman ya le cuelgan la etiqueta. Véase: "llama al moro" o "ve a ver al judío". Que dicho sea de paso estas dos etnias bastan para referirse a un individuo machista o a uno de natural egoísta respectivamente.

         En otro orden de asuntos y a parte de las subvenciones para la Iglesia Católica que otorgan los partidos políticos sean del orden que fuere aquí no paga ni Blas. Esto es, el IBI de Catedrales, Iglesias, colegios y diversos edificios a la sazón católicos están exentos del cobro. La educación católica para que nos vamos a engañar es buena en los colegios. Tienen sus propios métodos de estudio emanados de una experiencia de ya hace sigloslas más de las veces francesa (Maristas, Lasalianos, Calasancios, Jesuítas, Dominicos....) y parece que han desterrado de una vez por todas los castigos corporales. Pero sí es verdad que en comparación con las instalaciones de los colegios públicos éstos últimos no les llegan ni a la suela de los zapatos y siguen y suman sin querer pagar un IBI. IBI en parte condonado porque España sigue necesitando una educación en parte católica y a libre elección de los padres del alumno ya que estos progenitores son católicos. No obstante, señalar que si se cerrasen definitivamente los colegios religiosos los niños tendrían que dar las clases en pabellones de baloncesto. No hay tantos colegios públicos para tantos niños.

        En cuanto a la piadosidad de la religión católica, denosta la usura. Sencillamente no la contempla pero su institución es usurera. En resumidas cuentas, "haz lo que yo te digo pero no hagas lo que yo hago" es una frase a todas luces que describe ferozmente la posición secular católica como Institución vaticana. Señalar como ejemplo a Cáritas Diocesana. Una magnífica institución sin ánimo de lucro la cual tan solo se nutre de un exiguo 4% de la Iglesia. El resto son aportaciones institucionales y de católicos o no de buen hacer. Lamentable pero cierto.

       Se que este post a no pocos habrá molestado pero es la dura realidad. No obstante ya he avisado de antemano y como decía Jorge Martínez el cantante de Ilegales: "Señora, si no le gusta mi careto, cambie de canal". Como colofón añadir que actualmente parece que la institución vaticana ha tomado nuevos derroteros si no nuevos, sí más populares. Y es que Paco parece que se lo está tomando en serio. Es un perfecto showman. A Juán Pablo se le subieron a la chepa totalmente, Ratzinger ex-prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe no pudo con ellos, es más como Juán Pablo no admitió su dimisión como Cardenal dimitió como Papa y Bergoglio parece que está arreando a base de bien. De momento, Rouco ya ha volado. No obstante, señalar en mi modesta y escéptica opinión que muy de extrañar es que la Institución, tan opaca por antonomasia de un giro tan acusado de 360 grados tal y como se trasluce en la conducta de Francisco I. Y es que los entresijos del Vaticano así como su Archivo que mide cerca de 60 kilómetros solo los conoce Dios.......